Pasta Primavera, la sangre altera





Pasta Primavera al aroma de Lima y Salsa de Soja

pasta primavera ok

Foto de Recetas Mierdaeurista (copylef, pero si al pillarla, nos mencionas, te hacemos la ola y todo)

“La primavera la sangre altera”. Con esta receta se te alterará el paladar.

 

Pasta de la forma que te mole, pero grandecitas, para esta receta no sirven los fideos cabello de ángel, que os conozco, y la liáis en cuanto me descuido.

– Una zanahoria

– Tres o cuatro ramilletes de Brócoli 

– La medida homologada de un “puñado” de Guisantes congelados

– Un Tomate natural

– Pimiento Rojo, pues hij@, depende de lo grande que sea, echas más o menos a tu gusto

– Una lima fresca (opcional)

– Aceite de oliva

– Un buen chorretón de Salsa de Soja

– 2 dientes de Ajo laminados (sin caries, porfa)

Y si quieres añadirle alguna verdura más, tienes todo nuestro “peneplácito”; espárragos, berenjenas, calabacín…

 

¿Y cuándo tenemos todo los bártulos, ahora qué?

 

1- Cuece la pasta, según el tiempo sugerido en su paquete.

2- Corta a láminas las zanahoria (aceptamos un pelapatatas como herramienta de apoyo)

3 – Lo mismo de lo mismo, con el brócoli, ¡a láminas, pero esta vez con un cuchillo!

4 – Lamina que te lamina los ojos, no quitándoles los ajos de encima (si algo no te cuadra, recuerda que el orden de los factores, (algunas veces) sí, altera el producto)

5 – Los guisantes, casi mejor, pasamos de rallarlos. Déjalos tal cual los saques de la bolsa.

6 – El tomate como va a ser una ralladura rallarlo, mejor, hazlo dados, al igual que el pimiento rojo.

Resumiendo que es gerundio, tienes que dejar todas las verduras a una mínima expresión adecuada al tamaño de tu boquita de piñón. Y como decía Antoñito Machado, “la primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido”. Henos aquí, sin saber cómo has tenido los “webos” de seguir leyendo.

Tú lo has querido, seguimos…

7 – Saltea todas las verduras en un buen chorreón de aceite y sin olvidarte de colocar una sartén entre el aceite y la fuente de calor que tengas para cocinar. Deja las verduras al dente. Hecha los dientes de ajo a última hora, dentro de nada podrás hincarle el diente. De diente a diente y tiro porque me toca, así que ahora toca la salsa de soja y la ralladura de piel de lima (si te llega el presupuesto para la lima). Unos dos o tres minutos y ¡fuera!

8- Tira la pasta encima de todo el tinglado anterior y a usar tu boquita de piñón.

Y para terminar, nos despedimos con una de Pablo Neruda, “podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera“. Pues eso, nos podrán quitar el sueño, pero nunca las ganas de soñar.

 

 

 

 

 




Tags: , ,

Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.