Mermelada de rosas al cava para mierdaeuristas sibaritas



Que los mierdaeuristas no tenemos acceso a exquisiteces como ésta…¡ja!. Pon el oído que verás que bien te sabe… ¡¡mermelada de pétalos de rosas al champange, digo, al cava (el rollito de la denominación de origen)!!. Si vais muy apurados, también os valdrá sidra, aunque la mermelada de rosas quede un poquito menos “glamurosa”).

Mira que he estado buscando cava de marca blanca, pero coñe, al parecer todavía no lo han inventado. En Mercadonna el año pasado había un pack de tres botellas de cava tipo tamaño benjamín, que cada una te salía por 0,90 euros, supongo que también las venderán sueltas por un precio similar.

¡¡ A la rosaleda!!

* 300 gramos de pétalos de rosa robadas, eerrr, digo podadas de cualquier parque público (con el calor que está haciendo de todas maneras no aguantan dos días en el rosal, así que vamos a ahorrarle al jardinero tener que retirarlas por afear el rosal). En cuanto a los pesticidas… por lo general en estas fechas todavía no han fumigado los rosales.

Las mejores para esta mermelada son las rosas rojas con perfume intenso.

* El zumo de un limón (pélale y pon la cáscara a secar al sol para aromatizar otras recetas, así le estiramos más.

* Un botellín tamaño benjamín de cava (20 cl)

* 200 cl de agua del grifo corriente y moliente o de rosas

* 250 gramos de azúcar blanquilla y sin dejarnos la “pastilla” en azúcar integral de caña ecológica que es la caña de cara

* Dos o tres gotas de esencia de vainilla (si te rascas un poco más el bolsillo, pero es opcional)


Foto vista en micocinaparati

1 – Deshoja y corta la parte blanca de los pétalos.

2 – Lava los pétalos con agua fría y rocíalos con el jugo de limón.

3 – Pon el agua, el cava (o sidra) y los pétalos de rosas a hervir a fuego lento durante diez minutos.


Ya sé que “Zannuti” no disfruta del halo misterioso del mierdaeurismo, pero no he encontrado otra foto.

4 – Añade el azúcar y deja hervir a fuego lento, cuidando de remover de vez en cuando. En unos 15 minutos verás que empieza a espesar. Si te percatas, de que te quedas sin agua y todavía no tiene pinta de mermelada, sin soltar peroratas, añade un poco de agua normal o de rosas.

5- Retira del fuego y mete la mermelada de rosas al cava en frascos calientes y previamente lavados. Cierra inmediatamente y ponlos boca abajo para que cierren al vacío.






Redecora tu casa con cajas de madera de frutas



Quieres renovar la decoración de los muebles de tu casa y no tienes un gran presupuesto. Nada más fácil que con cajas de madera de fruta. Las encontrarás en fruterías, mercadillos o puedes incluso pedirlas en algunos restaurante que se tiren el rollo y te las den.
Funcional, original y por muy poco dinero.

Efecto madera decapada

Conseguirás este efecto con geso de imprimación, una base que se usa como imprimación y que es muy espesa (en Leroy Merlín o tiendas especializadas en pinturas). Impregnar con muy poca cantidad de geso sólo el extremo de las cerdas de la brocha. Dar brochazos cortos sin presionar y a parches (sin cubrir todo el cajón). Dejar secar.

Con sabor a bohemio envejecido

Lo conseguirás con cera para suelos incolora (tipo de de la marca Alex que encontarás en cualquier súper del estilo de Mercadona, Ahorramax…), betún de judea (en tiendas de manualidades y en algunas papelerías).
Añadir un chorrito de betún de judea (cantidad según quieras de oscuro el envejecimiento de los cajones de madera) a la cera incolora. Mezclar bien y embadurnar con una brocha las cajas. Dejar secar unos 10 minutos (según temperatura ambiente). Frotar suavemente con un paño retirando el exceso de cera tintada. Dejar secar

Chic o naif
Utiliza pintura del color que te dé la real gana, pero sin brillo, para no restarle ese toque retro o vintage.

Visto en: muchoreciclaje





Emocionante parto bajo el agua (HUMOR)



Como sabemos que entre nuestros sufridores, errr, digo seguidores hay mucho naturalista forofo de los partos y de la crianza natural hemos querido compartir un acontecimiento emocionante acaecido recientemente en Recetas Mierdaeuristas… ¡¡un íntimo y emocionante parto bajo el agua!! … ainss que ilusión…





“Bechamel” hecha con agua que te puede salvar el pellejo (incluye socorrido pastel de pasta)



Hoy toca un truco del almendruco para salvar el pellejo. La socorrida y (cachonda) receta se la agradecéis a la camarada Solo Ojos Tres, que nos la ha mandado muy amablemente (acepta souvenires, jamones, piropos con arte, gominolas, y ovaciones con canciones).

POSTUREO DE PASTEL DE PASTA GRATINADO (o de como una bechamel sin bechamel me salvó el pellejo)

Esta receta se me fue manifestada en estado de trance histérico, con mis suegros sentados en el salón, por visita dominguera a traición y sin atenuantes.
Con la despensa sólo poblada con un paquete de macarrones, una lata de champiñones, un huevo por el que recé a varias deidades no estuviera malo, mantequilla que ya era como de la familia del tiempo que llevaba en la nevera…
* Harina
* Queso para salvar el gratinado
* Sal y especias que os molen o tengáis.

El primer paso, es preparar una cutre pasta como en cualquier domingo de resaca que se precie: Cueces los macarrones, sofríes los champiñones. ¿Te vas a quedar tan ancho? Pues imagina lo que dirá tu santa suegra cuando le sirvas “eso” para deleite de su paladar.

¿Cómo salimos de ésta? ¡¡Postureo, coño!! El truco para que este engendro culinario pase el “test suegril”, es una falsa bechamel hecha con agua y paciencia:

En una sartén a fuego más bien bajo derrites la mantequilla para resucitarla, y tostamos la harina en ella (tostadla bien para que tenga fuerza, con mucho cuidado que no se queme, que solo va a llevar agua). El resto es respirar hondo e ir añadiendo agua caliente a los pocos y remover, remover, remover incansables, para que se vaya fraguando nuestra bechamel de postín. Como toque final, sal, alguna pastilleja tipo “¿cueces o enriqueces?” y alguna especia que tengáis por casa para darle sabor a algo, a poder ser orégano y pimienta o algo que recuerde a la fina cocina italiana, que el subconsciente en estos casos ayuda mucho.

Pues ya tenemos a los actores de nuestra farsa, ahora sólo queda maquillarlos y esperar el aplauso:

En una fuente para horno ponemos los macarrones cocidos y los mezclamos bien con el huevo batido. Por encima los “champis” sofritos, y lo cubrimos con nuestra flamante diva de la bechamel. En la cúspide del tinglado colocamos queso (si es en lonchas la presentación es más “cremosa”, pero con cualquier formato se apaña) y al horno a gratinarse hasta que el queso se funda y se dore.

La comida fue un éxito hasta que mi bienamada suegra me pidió la receta… en estos casos de desesperación recomiendo mentir como bellacos e inventarse ingredientes. ¡Es un plato de pasta! Puede llevar cualquier cosa. La salsa de champiñones, puede ser de lo que vuestra mente elucubre, y los macarrones pueden ser desde estrellitas de la sopa (¡muchas!) a placas de lasaña y presentar el plato así.

Desde ese día, el pastelito de pasta me es un plato muy socorrido.

Un saludo!





Cultivar patatas en casa con el fácil método de John Seymour



Tener tu propia cosecha de patatas en casa es fácil y requiere poco espacio según el método de Jonh Seymour. En su libro “El horticultor autosuficiente“, el “padre” de la autosuficiencia recomienda cultivarlas en un saco (poner piedras en el fondo para estabilizarle) o neumáticos (ésta última opción, la más controvertida por la contaminación del caucho).


Al igual que las patatas también puedes cultivar en un saco múltiples hortalizas, plantas aromáticas, y otros tubérculos como boniatos, fresas, lechugas, acelgas…

Pon la oreja, que te contamos como “patatear” en casa…

Yo patateo, tú patateas, él patatea, nosotros patateamos, vosotros patatea…:

1 –Corta una sola patata “semillera”

2- Entierra la patata en una capa no muy alta de sustrato que no tenga terrones y que no sea muy compacta. Riega la tierra un par de días a la semana. Un tallo verde con hojas empezará a crecer desde la patata “semillera”.

3. A medida que la planta vaya creciendo, añade más capas de tierra (y neumáticos si has escogido ésta opción, o sube las paredes del saco si has escogido este otro recipiente) . De esta forma se formarán nuevas patatas en el sustrato añadido. Al fin, la planta emergerá en la parte superior del saco o neumático.

4 – La planta florecerá. Cuando la flor se marchite es el momento de recoger tu cosecha de patatas multiplicadas como el milagro de los peces y los panes.

* Si vives en la zona este española planta las patatas entre marzo y junio. Si vives en la zona centro o norte de España, ponte manos a la tierra en agosto y noviembre. También depende de la variedad de patatas que siembres.

Via : ecocosas





Page 52 of 112« First...102030...5051525354...607080...Last »

Sidebar3 : Please add some widgets here.