Lentejas al Guitarrero : humildes y sencillas pero cojonudas





Recetas-Guitarreras

Ya está aquí  la tercera receta por “fascinaculos” del hit gastronómico del Otoño, ” Recetas Guitarreras: humildes y sencillas pero cojonudas”  por el afamado cocinero disidente Guitarrero Rock.
Hoy, su receta “Lentejas al Guitarrero: cojonudas y humildes pero cojonudas”.

Pausa publi-filosófica:

Otro afamado disidente con las convenciones de la vida social y la civilización establecida fue el filósofo Diógenes de Sínope “el Cínico”, que vivía en una tinaja y no le daba valor alguno a la propiedad privada.  Un tío que la iba liando por donde iba. Y ahora diréis, y qué pinta Diogénes con las lentejas

Un soleado día estaba Diógenes zampándose un plato de lentejas. En eso que  llegó Aristipo, otro filósofo de la época Aristotélica. Este menda (al contrario que Diógenes), vivía en el lujo por ser un gran adulador del rey Alejandro Magno. El caso es que Aristipo le espetó a Diógenes:

– Mira chaval, si fueras sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas.

A lo que Diógenes le contestó:

-Tío, si tú aprendieras a comer lentejas, no tendrías  que degradarte adulando al rey.

 

Venga, y tras esta pausa filosófica, ahí va la receta de las lentejas,  si quieres las comes y sino las cenas.

 
Lentejas al guitarrero

Receta Guitarrera:

Notita antes de empezar. Yo le voy quitando la grasa que suelta con un cazo, y para cuando están hechas no les queda nada de grasuña. Claro que yo apenas le echo muerto.

 

1- Pongo un cacerolo grande, pa hacerme lo menos tres platos, con un poquilloaceite del bueno.

 

2- Le echo una cebolla picada, y unos dientes de ajo enteros, con la piel lavá, y un poco machacaos.

 

3- Truco: le echo sal a la cebolla, enseguida, y lo mismo haré con el pimiento que añada en cuanto lo corte, porque sé que eso le ayuda a perder el agua, y evita que se queme.

 

4- Le echo el pimiento que te dije, y además un apio, incluida la hoja, muy picao. Con su sal.

 

5- Cachito de chorizo, pequeño, también picao. Más que nada pa darle sabor, sin sentirme demasiao hijoputa por seguir sin hacerme vegano.

 

6- Me espero unos minutillos, no mucho, y le echo unos 300 gramos de lentejas, suelo usar de las pardinas, chiquitajas, así, sobre el sofrito. Lo remuevo todo bien, hasta que yo vea cada lenteja brillante, impregnada del aceitillo del sofrito.

 

7- Ahora le echo el agua, a ojo, ya tendré tiempo de ir viendo.

 

8- Echo sal, y un par de hojas de laurel, troceado. No conozco a nadie que se lo coma, luego lo retira uno del plato, pero da mucho sabor.

 

9- Lo tapo y me corto un puerro, muy picado, y lo reservo.

 

10- Después de un rato cociendo, yo habré haraganeao alrededor del cacerolo, le habré echao agua, le habré desespumao (quitao la grasa y la espumilla con el cazo que te dije), y para cuando calcule que le deben faltar unos 25 minutos, es cuando le echo el puerro, o si me da el punto, unas pocas judías verdes congelás, o guisantes. Me salen ricas, creo, y también las congelo, pero no las cuelo. Me he dao cuenta de que si las congelas nada más templarse, no les da mucho tiempo a absorber el caldo. Y en cualquier caso, siempre hay agua pa añadirle.

 
Si os habéis perdido los “fasninaculos” anteriores, aquí tenéis una segunda oportunidad para haceros con ellos. Espachurra la tecla del “click” en los siguientes enlaces:

Patatas a lo Guitarrero: humildes y sencillas pero cojonudas

Culines de verduras al guitarrero: humildes y sencillas pero cojonudas.
 




Tags: , ,

Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.