Cómo currarte una “centrifugadora” escurre lechuga casera en un único paso.





escurrir lechuga

Indispensable saber escurrir la lechuga requete bien si quieres currarte este modelito para militar por el planeta.

Unos escurren el bulto (militante) y otros las lechugas. Pero a todos mira que nos toca los cataplines tener chismes “que te hacen la vida más fácil” (como las centrifugadoras de lechuga) rodando por las liliputiense cocinas de los mierdaeuristas.

Alternativa a los centrifugadores de lechugas comprados. Listo en un único paso.

Paso 1– Pillas las hojas de lechuga en una mano y en la otra unas cuantas pinzas de la ropa. Aproxímate al tendedero (con sigilo para no llamar la atención de los pájaros que luego se zampan las hojas). Una vez allí, haces un juego de pinzas con los dedos y con las pinzas para así dejar pillada cada hoja de lechuga en la cuerda del tendedero. Como deduciréis (los mierdaeuristas de pura cepa con cocinas liliputienses) el proceso se hace en un único paso físico por la distancia real existente del tendedero a la cocina.

escurre lechuga casero

Ventajas de la centrifugadora comprada. Ideal si quieres emular a MacGyver (que es el culpable de que el 89 % de los niños que se quedaban embobados viendo como construía un ala delata con unos haraposos calzones y una escobilla de retrete hayan acabado como ingenieros, informático, frikis o algún que otro electrocutado…).

A lo MAcGyver, te puedes currar con el centrifugador de lechugas, un peine y un yogurt, un separador de sangre y plasma manual. Dándole marcha al centrifugador lechuguino y en sólo 10 minutos, te sale separada la sangre en plasma y glóbulos rojos pesados, lo juro por Snuupi. Vaya, de esas actividades que no puedes morirte sin hacerlas.

escurre lechuga casero

También te vale para tu kit ensaladero: Cómo desinfectar verduras y frutas




Tags: ,

Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.