Cómo curar (convertirla en antiadherente) una sartén de acero





Curar una sartén de acero es una forma casera de convertirla en antiadherente, muy apropiada para aquellos que hayáis perdido la fe en el Teflon, cerámica, etc etc (la principal crítica a estos recubrimientos es la pérdida gradual de funcionalidad, así como su toxicidad). Y es que una sartén de acero curada correctamente nos ofrecerá una duración que no tiene nada que envidiar a las sartenes antiadherentes más caras.

Procedimiento:

– Mojar un algodón o papel absorbente con aceite de oliva y embadurnar la superficie de la sartén. Es necesario frotar con dedicación para que las grietas microscópicas de la sartén sean rellenadas por el aceite.

– Calentar el horno a 180ºC y meter la sartén durante aproximadamente 60 minutos. Es imprescindible comprobar que la sartén no tenga elementos plásticos o de otro tipo que puedan verse afectados por el horno.

– Transcurridos los 60 minutos se retira la sartén del horno, se deja enfriar, y se lava con un estropajo que no la raye. Una vez secada, la sartén ya está curada y puede ser utilizada sin problemas.

Para mayor información sobre este método (consejos incluidos, para garantizar el éxito), ved la fuente original (cocina.es) : Cómo curar una sartén de acero




Tags:

Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.