Cómo convertir unas tristes Peladuras de Pepino en “Calabacín”.





Cocinar con desperdicios. Cómo convertir unas tristes peladuras de pepino en “calabacín”

cocinar con sobras

Atención, aviso. Esta receta puede herir gravemente tu “vista sexual”.

Hace algún tiempo, un clérigo islámico residente en Europa se descolgó con la aseveración de que “las mujeres no debería estar cerca de plátanos y de pepinos. La razón, poder evitar que crezcan “pensamientos sexuales” en las mentes de las féminas por las similitudes de estas frutas y verduras con el órgano sexual masculino. Por ello, sería adecuado que solicitaran la presencia de un hombre de la familia (padre, marido…) para que sean ellos quienes corten las tentadoras verduras”. Pues majete, la lista de verduras “sexuales”, se me antoja interminable. Qué me dice de los peneanos calabacines, zanahorias, los fálicos espárragos, las “chirlimoyas”, los nabos…

Vía: este sitio

Así que visto lo visto, que no nos podemos librar del mal así como así, ¡pepinillos a la mar!, cada un@ que haga lo que le dé la real gana con su pepino…  y su cáscara a la sartén.

Las peladuras, mondas o cáscaras (como leches las llames) de pepino cocinadas de la manera que te indicamos tienen un puntito de amargor y su sabor y aspecto está entre el calabacín y los espárragos trigueros.

 

 

Ingredientes:

* Peladura de pepino ecológico (de ese que te ha regalado tu tio el del pueblo porque como sea de los comprados es un asalto al bolsillo en toda regla) bien lavada.

*  Huevo

* Una pizca de  sal

* Un chorro de aceite de oliva

* Diente de ajo (opcional)

 

 

Preparación :

 

1 – Pelar el pepino de arriba a abajo, de la cabeza al culo porque sino luego la carne del pepino amarga. Una vez conseguidas las peladuras, cortar las mondas de pepino en tiras lo más finas posible.

2 – En una sartén, pones un chorreón de aceite. Si has optado por usar el diente de ajo, ahora es el momento de ponerlo en la sartén. Fríes las peladuras de pepino, con una pizca de sal, a fuego bajo y hasta que el pepino esté tierno. Lo sacas y lo escurres.

3 – Bate el/los huevos y los mezclas con el pepino frito. Haces una tortilla y te pones la palabra calabacín en la lengua para tenerla preparada para cuando te pregunten de qué es la tortilla.

Foto e inspiración: Lasrecetasanasysabrosasdemamarosa
 

Te puede interesar: cocinar de manera creativa con desperdicios




Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.