Archivo para el 12/11

De inocentada a “obra genuina” : el códex Romanoff de Leonardo Da Vinci



El ínclito personaje se une a nuestro “clan de los cocinillas”.

En ocasiones las bromas del día de los inocentes consiguen alcanzar una larga longevidad. Es el caso del código Romanoff de Leonardo Da Vinci, un manuscrito apócrifo de notas de cocina que ha entrado en la categoría de obra genuina perteneciente al representante por antonomasia del hombre ilustrado.

Escrito por los historiadores Shelagh y Jonathan Routh, sin otra intención que divertir a sus lectores. Era tan evidente su propósito que en Londres se presentó a la prensa el día de los inocentes, “The fool´s day”, el 1 de abril. Notas de cocina de Leonardo Da Vinci . Sin embargo, la cuchufleta se agigantó y “Notas de cocina de Leonardo Da Vinci” se convirtió en casi un dogma en ciertas escuelas de cocina. Incluso en el Diario de Noticias digital (www.diariodegastronomia.com) del 10/7/ 2011  se aseguraba con desparpajo que Leonardo podría haber escrito el Codex Romanoff entre 1481 y 1500. Eso y muchas otras cosas de su vida sacadas del libro que el autor del comentario daba como ciertas.

Podéis conseguir “Notas de cocina de Leonardo Da Vinci” en vuestra  biblioteca más cercana.  Os daréis una buena dosis de risa leyendo sobre  los entresijos y pautas de cocina descritas en el Codex Romanoff.

 

Pasta con calamares en salsa americana, (receta chollo en un periquete)



Pasta con calamares en salsa americana

Visto y no visto.  Receta chollo lista en velocidad ultrasónica.

Foto vista en : mundosacatun

Pasta con calamares en salsa americana. ¡Atentos todos,  que esto va a toda leche!

Ingredientes

*Lata  de calamares en salsa americana.  Las tenéis en mercadona (hacendado). La lata de 60 grms a 0,30 euros  o pota en salsa americana de Dia también a un precio muy asequible.

* Espaguetis comprados (de los de toda la vida).

Si pasas de ser ultrasonico y quieres degustar una buena pasta fresca artesana, pincha en haz tu propia pasta casera y sorpréndete de lo fácil y económico que es hacer tu propia pasta artesana.  Con esta masa base además de hacer espaguetis (mucho mejores que los comprados), podrás elaborar tallarines, raviolis, capelleti,  canelones,  lasaña, quadocci o  moldearla con la forma que se te antoje.

Si hoy te siente caprichos@  y quieres que te queden igual de “verdes  marcianetes” que los de la foto de este post, añade espinacas trituradas a la masa base que puedes encontrar en : haz tu propia pasta casera.

Tanto si has elegido los espaguetis de toda la vida o hacer tu pasta casera, la reparación esta “chupá”.

1 – Cueces con un chorrito de  aceite y sal la pasta, según instrucciones del paquete. Si has hecho la pasta fresca casera  cuécela hasta que esté al dente (aprox 4 minutos)

2 – Cuelas la pasta,  refrescas con agua y la pones en un plato

3 – Encima de la pasta, tiras con esmero la lata de calamares o pota en salsa americana,  mezclas,  y si ves que se te queda corto de salsa le puedes añadir un poco de aceite.

Visto y no visto.  Receta sabrosa y en un “flús” en tu mesa.

 

 

Shashimi de atún “mercadonao y macerao”



Shashimi de Atún “mercadonao y macerao”

Sashimi-atún

Otro recetón de Pep Boldú que realmente merece difusión a bombo y platillo.

Lo que hoy nos manda nuestro camarada Boldú  es algo saludable, económico y rico como la vida misma.  Resumiendo,  “mu güeno”. Os la paso tal cual nos la ha mandado Mr Boldú para que  disfrutéis por ración doble. De la receta y su gracia.
SHASHIMI DE ATÚN MERCADONAO MACERAO
Llamadme japo-snob, pero me molan las exquisitas crudeces del país del Sol Naziente.

¡Manos al pescao!
INGREDIENTES:

*Atún Congelao Mercadonao, que encontraréis en paquetitos plásticos de dos rodajas (marca Escuris, pa más señas), al módico precio de 2 euros aprox.
*Salsa de Soja
*Aceite de Oliva (Virgen pa los pudientes, desvirgao pa los apestosos)
*Wasabi, esa especie de mostaza verde japonesa super picante (si no os llega el presu, podéis sustituirla por alguna salsa picante o mostaza, pero que sea buena, no me pongáis pasta amarilla de esa de los frankfurts, no me seáis brutos)
*Cebollino para decorar
ELABORACIÓN
1 -En un cuenco mezcláis un par de cucharadas soperas de soja, una de aceite y una cucharadita de wasabi.

2 –Revolved, malditos.

3 –Agregad las rodajas de atún, que queden cuasi cubiertas de la salsa; decorad con cachitos de cebollino. Si no tenéis cebollino, podéis poner finísimos trocitos de porro, por su punta verde, cortado en mini Juliana.

4 -Dejad macerar un ratillo, cuanto más ratillo, más maceradillo, aunque con 15 minutos ya se puede comer.

* OJO AL DATO:
El Atún Congelao Mercadonao es una especie que hay que descongelar con ciertas medidas profilácticas, ya que viene bastante “empapao” de agua, parece como si tuviera morriña de su pasado vivo. Una vez descongelado a temperatura ambiente, dejadlo sobre papel celulósico para que se vaya escurriendo, con perdón, y repetid la operación varias veces, hasta que quede relativamente seco.

Y hala, podéis invitar a vuestra pareja a una cena a 2 velas y 1 atún.
Salud y alegría, mierdaeuristas.

La crisis toca a Papá Noel



Hoy, de vuelta de la juerga, nos hemos topado con Papá Noel. Hasta a este hombre le repercute la puñetera crisis.¡Aquí no se salva ni Cristo!. Un gran declive de poder y de riqueza para este vetusto Pascuero teniendo en cuenta que el personaje real en el que está inspirado era un obispo del siglo IV, proveniente de  familia acomodada.

Comiendo venenos : “Guía de aditivos en alimentación”, de Esteban Cabal



Venenos a la carta usados en alimentación.

Conservantes, emulgentes, colorantes, antioxidantes, potenciadores del sabor, aditivos en una palabra. ¿Es imprescindible que algunos alimentos contengan hasta 12 aditivos?

¿Por qué esta manía de darnos el cambiazo de productos naturales por productos químicos,  por aditivos?. Los aditivos se utilizan como proceso para el abaratamiento del producto.  Nos venden productos de baja calidad infectados de aditivos para conseguir que el resultado final sea un producto con buen aspecto, apetecible, con colores atractivos y sabores agradables siendo la materia prima de pésima calidad.

El caso del yogurt fantasma.  El color del sonrosado y apetecible yogurt es ficticio, no contiene ni una sola fresa. El sabor no es real por lo mismo que antes, y el olor idem de idem. Resultado, comemos un yogurt desfresado y fantasmágorico.

Muchos de estos aditivos se eliminan fácilmente, en cambio otros se acumulan en nuestros tejidos adiposos, riñones, hígado etc. Se cargan nuestra salud y a largo plazo la perjudican seriamente. Cáncer,  asma,  alergias… colección de señales de alerta que nos manda nuestro cuerpo al sentirse invadido por estos venenos.

En el manual de Esteban Cabal «Guía de los aditivos usados en alimentación» tenéis una amplia información sobre todos los aditivos utilizados en España. (Mandala Ediciones).

Sidebar3 : Please add some widgets here.