Torta de “camaronejillones” para pobres (secadas en tendedero)





Lo sé, las fotos son una mierda acorde con este blog de mierda-euristas,  y consecuencia de mi cámara de mierdaeurista empedernido. Eso sí, no os quejaréis del tamaño, burro grande ande o no ande. A ver si me toca una cámara mejor en una tómbola.

* Un calabacín mediano
* 12 Mejillones (sólo el bicho, con las cáscaras puedes hacerte un collar, o unas castañuelas, o una peineta…)
* Media cebolla o una cebolla entera pero pequeña, o una cebolla de tamaño mmm…el caso es que necesitas un puñado de la mano llena de cebolla picada fisnamente.
* Un ajo, sin vampiro.
* Un huevo
* Sal (no se te olvide, que sino se te quemará fácilmente la cebolla cuando la frías)
* Especias a tu gusto (con la mezcla de especias marroquís Ras el Hanout, está de vicio).

Empezamos que tengo que irme a hacer la permanente en los pelos de las piernas…

1 – Abres los mejillones, mejor que a la fuerza como habías pensado, los abres al vapor, que traducido para los imberbes culinarios, es que los echas en una olla ¡SIN NADA DE AGUA, ni sal!, tapas la olla, y los dejas a fuego mínimo hasta que veas que han abierto las conchas. El bicho mejillonero de dentro de la concha lo descuartizas sin sadismos gratuitos a trocitos con unas tijeras que no sean de jardinero.

2 – Rallas el calabacín y junto con todos los demás ingredientes lo salteas con un poco de aceite.

 

3 – Escurres el aceite y mezclas todo este tinglado con harina y un huevo hasta que seas capaz de hacer bolas sin que se te queden pegadas a la mano como si fueran mocos de dinosaurio.

 

4 – Haces bolas del tamaño de una pelota de ping pong, y las espachurras dándoles tortas para conseguir las tortas.

 

Ya sé que tengo el wok hecho una pena. A ver si alguien le da el jamacuco y me regala uno, aunque sea uno de esos baratuchos de IKEA monstruos SA.

5 – Fríes las tortas en abundante aceite y caliente. Ya sé que tengo el wok destrozado. A ver si alguien se estira y me regala uno, aunque sea uno de esos de IKEA baratuchos

6 – Las sacas del abundante aceite y las tiendes en el tendedero con unas pinzas de madera para que escurran el aceite. La foto de la tortita secándose en el tendedero no me dio tiempo a hacerla, se la comío el gato mientras que fui a por la cámara. Joer, pues era la que más molaba…para la próxima.




Tags:

Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.