Currently browsing vida sana

Reutilizar cachivaches de cocina como originales tiestos

Llegando la primavera, empiezan las ganas de “cacharrear” con las plantas en el jardín, patio, terraza o simplemente en el alféizar de la ventana.
Los cachivaches deteriorados, cascados o en desuso nos pueden servir como originales tiestos sin gastarnos un euro en ellos. Date una vuelta por los armarios de tu cocina y échale imaginación para realizar estas ““recetas” de primavera“.

Si tienes un poco de tiempo y una taladradora, no vendrá mal que practiques unos agujeros en la base del recipiente (en los que haya posibilidad) elegido, para que la planta pueda drenar el exceso de agua. Otra buena opción es plantar plantas medio acuáticas para que soporten tanta humedad en la tierra, o por el contrario plantar cactus y regar únicamente con un pulverizador.

Seitán “carne vegetal” 1 kilo por 2 euros, hecho directamente desde la harina

El seitán para los que no lo conozcan, es la proteína vegetal o gluten del trigo que se utiliza como sustituto de la carne animal. La textura y esponjosidad que adquiere una vez cocinado junto con salsa de soja, jengibre y alga kombu le convierte en uno de los alimentos más similares a la carne animal. Seitán versus carne animal: el seitán tiene más proteínas, es más digerible, sin colesterol, tiene menos grasa, menos sal, menos calorías y claro está, no existe ningún tipo de sufrimiento animal en su producción.

El proceso para conseguir seitán directamente desde la harina de trigo es muy sencillo y más barato que hacerlo desde el gluten de trigo comprado. Un kilo de seitán, hecho en casa cuesta 2€ contra los 4 euros que cuesta los 300 grms de seitán comercializado.Tan sólo hay que amasar, lavar y, finalmente, cocer.

* 1 kg. de harina de trigo normal.
* 1 litro de agua del grifo
* Un vaso de salsa de soja.
* 1 cabeza de ajos.
* 1 cucharada sopera de jengibre rallado o en polvo.
* 20 cm x 5 cm de alga kombu seca (de venta en herbolarios o establecimientos de productos orientales), pero si no tienes no pasa “na de na”, puedes hacer el seitán igualmente.

Elaboración:

1- Mezcla la harina con el agua suficiente como para hacer una masa que no se te pegue a esos dedos-porra que luces.Amasa y disfruta del “guarreteo” que conlleva manipular esta “plastelina” comestible.

2 – Cuando tengas la “pelota” de harina bien amasada la abandonas ahogándose en agua en cualquier cacharro hondo, durante 45 minutos.

3 – Cambias el agua (que se habrá vuelto blanquecina por el almidón que se va disolviendo en ella), y vuelves a “lavar” (sin detergente, que no te vamos a llamar guarro/a por ello) la masa echando agua limpia y cambiándola hasta que el agua salga limpia y transparente.Esto significa que ahora sólo queda el Seitán (gluten o proteína del trigo).

¡¡Socorro,coño, ¿qué son esos pegotitos más oscuros que están apareciendo en la masa y que antes no estaban?,¡ya la he liado!…tranqui, que esos pegotes más oscuros son el glutén o proteína del trigo, eso es que vas bien.


Pillas esa bola de masa más oscura y porosa, la mezcla con especias a tu gusto y la pones a cocinar a fuego lento durante 45 minutos a partir de que empiece a hervir en un litro de agua, el vaso de salsa de soja, el jengibre, la cabezota de ajos y el alga Kombu si la tienes a mano.

Transcurridos los 45 minutos, apagas el fuego y lo dejas enfriar.

Conservación del seitán:

Cuando el seitán esté frío lo puedes lonchear, cuadricular, filetear o cortar como te dé la real gana. Cocínalo como cocinarías cualquier pieza de carne animal…empanado, frito, en estofados, como albóndigas o hamburguesas, croquetas, en salsa,a la plancha con un chorrito de aceite, como relleno de lasañas, en sopas…etc, etc. Al tener un sabor suave le viene bien que lo cocines con algún sofrito, aliño, salsa de soja, o le agregues especias.
En el frigo dura tres o cuatro días, pero no tienes ningún problema si lo quieres congelar para usarlo cuando lo necesites.

MUY IMPORTANTE: El seitán, prohibido para las personas con intolerancia al gluten.

Fuente : ecocosas

Libro “una vida más ecológica” : una antología en la línea de John Seymour

una-vida-más-ecológica

Para los que les pone a tono el movimiento DIY “se pondrán las botas” con este libro que está en la misma linea que los del conocido “padre” de la autosuficiencia John Seymour.

Una vida más ecológica de la editorial Blume es una antología para una vida rural de hoy. En él podréis aprender sobre todos los temas relacionados con una vida en el campo…desde cómo se crea un huerto orgánico, escoger animales de ganadería, apicultura, cómo hacer velas de junco, lejía o jabones aromáticos y perfumes, hasta elaboraciones tan originales como cerveza de ortigas, sidra de peras, ahumados, kétchup de setas, champán de flor de saúco, hidromiel y vinagre de frutas entre otras muchas creaciones.

Los autores son:

Clarissa Dickson Wright, que era una que cambió el chip y ahora es una activa defensora de la vida rural, y rectora de la Universidad de Aberdeen. Sus viajes por todo el mundo la han llevado a aprender sobre diferentes estilos de vida orgánicos y recetas locales auténticas.

Johnny Scott ex-agente de LLoyds, estudió agricultura en tres continentes y fue aprendiz de ovejero, minero, cocinero,leñador.Deportista, naturalista e historiador, colaborador habitual en muchos periódicos y revistas. Aboga por la conservación de una herencia rural para las siguientes generaciones.

El precio : 9,95 euros, pero que dan mucho de sí.

Tarta de zanahoria “adelgazante” : “operación tri-bikini de azotea”

Operación tribikini en marcha con esta Tarta “adelgazante” para  la “operación tribikini”

 

Foto vista en:  cocinarecetas

Receta dedicada además de a la camarada Marta Lo Que Sea, a los que tienen como rutina en el gimnasio : cinco minutos de bici, vomitar, desmayarse, llorar un rato y a la ducha, Y luego una cervecita o un trozo de tarta,  que para eso me lo he ganado.

Con la excusa de que la tarta lleva verdura y fruta podemos alegar que esta golosa tarta no alimenta las malditas lorzas.

Las fotos y la receta original (antes de ser escachifollada por nosotros) son de la camarada del blog “El taller de Sil“, un blog de estilo naif, íntimo y muy hogareño.

Ayudantes de la “operación tribikini” para la azotea.

* Un kilo y medio de zanahorias crudas
* Bizcochitos, soletilla, sobaos o magdalenas largas
* Tres cucharadas de azúcar u otro tipo de endulzante natural, stevia, miel, azúcar integral…
* Amaretto u otro licor que te guste
* Coco rallado
* Chocolate en polvo

¡¡A quemar esas grasas acumuladas en invierno en las lorzas!!:

1 – Raspa y trocea las zanahorias. Si haces este paso efusivamente quemarás media kilocaloría, “usease”, una miaja de la lorza derecha.

2 – Pon a hervir en agua a fuego lento hasta que estén tiernas para poder espachurrarlas con un tenedor. Antes de que el agua se consuma añade el azúcar (o endulzante natural) y el Amaretto o cualquier licor que te ponga a tono. Con este esfuerzo quemarás una kilocaloría, traducción, un “flush” del flotador de barriga (echa a las zanahorias agua sólo hasta cubrirlas).

3 – Escurre las zanahorias y las trituras con la batidora o con un martillo percutor y si padeces chocolatefilia, añade chocolate en polvo o chocolate derretido a la mezcla de zanahorias. Con este mega esfuerzo, quemarás 1 kilocaloría y 3 kilocalorías respectivamente. El mareo que estás sintiendo se debe a tanto sobresfuerzo, métete un chocolate con porras para el cuerpo, a ver si te nos vas a desmayar en plena receta.

4 – En un molde para horno,¡¡pero que horno ni que niña muerta, esta receta no necesita horno, es de las apropiadas para impúberes catetazos culinarios!!, simplemente alterna capas de los bizcochos y de la pasta de las zanahorias (ya que están ahí cómete tres bizcochuelos, con la excusa de comprobar si están rancios). Ya me he perdido con la cuenta de las kilocalorías, ya no sé si con este esfuerzo sumas o restas calorías. Como menos es más, diremos que resta un kilocaloría, una loncha de la lorza inferior izquierda.

foto de : canecositas

5 – Espolvorea con coco rallado haciendo las filigranas que te den la real gana.

* IMPORTANTE : Cuanto más fría esté la tarta, más rica. Lo ideal es que pase al menos una noche en la nevera, eso hace que el bizcocho se empape con el almíbar que suelta la zanahoria y al mismo tiempo la crema de zanahoria se compacta para poderse partir bien.

Como último paso, pésate después de tanto desgaste. Si en vez de escurrir peso lo has ganado haciendo esta receta “adelgazante” no te preocupes, que mañana te zampas la tarta de zanahorias y todo el mundo sabe que las zanahorias adelgazan y ayudan al bronceado. Podrás imbuirte en el tri-bikini (tri-bikini porque por tamaño parece que es para tres personas) y subir a tomar el sol a la azotea, donde nunca hay nadie… (por aquello de que las lorzas seguirán ahí con o sin tarta de zanahorias).

La hamburguesa clonada de 250.000 euros

Ya lo que faltaba…otra aberración culinaria para “ham-burgueses” invidentes a la evidencia de que comemos pura mierda pinchada en un palo, en este caso entre dos panes. Por qué no se estarán quietecitos…

Científicos de la Universidad de Eindhoven (Países Bajos) han creado tejido muscular a partir de células madre de vaca. El tejido tiene aun dimensiones muy reducidas y un color que no se parece al de la carne tradicional (no os preocupéis, )ya lo arreglarán con 115 colorantes químicos
Los investigadores creen posible tener disponible una hamburguesa en octubre de este año.

Estará constituida por unas 2000 fibras y el precio de producción será de unos 250.000 euros.
El nuevo producto ha sido presentado ya en la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS).
El rendimiento energético de esta carne es del 50%, frente al 15% obtenido con carne tradicional. Con este dato y utilizando los mismos recursos para producir carne se podría triplicar la producción en los próximos 40 años.
Cambiar el uso de los cultivos ganaderos por otros destinados al consumo humano, reducir el efecto invernadero derivado de los gases producidos por la ganadería son efectos muy beneficiosos para el medio ambiente.
Para llegar al consumidor se estima que se necesitarán diez años de desarrollo del producto.
Una investigación que revolucionará todo el sector agroalimentario en un futuro muy próximo.

Fuente blogmedioambiente

Sidebar3 : Please add some widgets here.