Currently browsing vegano

“Cacao” de algarroba (Ceratonia Siliquagratis) : “modus operandi”

Hoy os traemos una receta que nos ha mandado muy amablemente la camarada “home schooling” de su cálido e intimista blogmishijosmismaestros

La harina de algarroba se utiliza como alternativa del cacao por su sabor tan parecido a éste.

Una golosina nutritiva y energizante, que es rica en sacarosa, fructosa y glucosa, calcio, hierro y potasio, magnesio, cinc, silicio y fósforo. Contiene ácido graso oleico y linoleíco, vitaminas A, B1, B2, C y D.

Las algarrobas las puedes recolectar totalmente gratis de árboles algarrobos que enjalonan muchas calles públicas entre el mes de noviembre y diciembre. No confundir los árboles de las algarrobas comestibles con la acacia de tres espinas (falso algarrobo).


Árbol de algarrobas comestibles.

1- Lava las vainas de algarrobas y dejarlas secar.

2- Quita las semillas interiores de las vainas.

3- Trocea y tuesta en una sartén hasta que notes que están suficientemente secas (si tienes algún radiador o estufa encendidos puedes aprovechar su calor). Por el color ya de por sí tostado que tienen las vainas de las algarrobas resulta complicado saber si están tostadas a simple vista. Tócalas y asegúrate de que están suficientemente secas, sin llegar a quemarlas.

Después de esto ya las podemos moler. Un molinillo de café te valdrá para ello.

¡Y aquí nuestra harina de algarroba! Soluble en leche, alternativa al cacao y apta para múltiples recetas de repostería…

“Nocilla” de algarroba para untar

* 50 gr. harina de algarroba
* Un chorrito de aceite de girasol
* tahina casera, opcional (tuesta sésamo crudo en unas gotas de aceite de girasol)
* 100 gr avellanas peladas
* leche de almendra casera o cualquier otra leche vegetal casera.

Y otra original y saludable “golosina” con algarrobas:


Piruletas de horchata y algarroba.

La foto se la hemos “choriceado” de la maleta a recetasconmaletaypeineta
un blog donde podéis ver otras “guarradas” dulces.

Piruletas de horchata y algarroba

Pan crudo de semillas y tomate “horneado” al Sol

Les hemos birlado con premeditación y alevosía a eldelantalverde, y para colmo de pecado encima le hemos “descachifollado” la receta de este pan tipo biscotte. Es tan rápido de hacer que ni siquiera tienes que encender la cocina, tan sólo “encender” el Sol.

Ingredientes:

* 150 gr de semillas de lino
* Semillas variadas de la clases que te dé la real gana, de amapola, sésamo, frutos secos, mueslis y cereales de desayuno…
* Un tomate grande fresco
* 4 tomates secos
* Medio pimiento rojo
* Media cebolla
* Un diente de ajo
* El zumo de 1 limón

Elaboración del pan crudívoro:

1- Pilla un rallador, o mejor aun, una picadora eléctrica y métete a fondo con las verduras frescas y los tomates secos ( el caso es dejarlos rallados sin dejarlos hechos polvo). Mezcla con las semillas de lino y alguna de otra clase (frutos secos, muesli…) para darle más matices al tinglado. Si aparece ante tus napias una pasta demasiado seca y que no hay humano que la amase, añade un poco de agua.

2 – Apáñatelas para estirar y aplanar la masa y dejarla con un grosor como el que se aprecia en la foto. Herramientas válidas para tal acción : cuchara de madera, paleta, botella de cristal, vaso, gafas de la abuela (la parte del cristal), bolas china de la novia, la pelota de goma “requisada” a los maderos en la última “manifa”…Por obra y gracia de un cuchillo conseguirás porciones del tamaño que se te antoje.

3- “Hornea” los biscottes de semillas al Sol durante todo un día, sobre un radiador o deshidrata en el horno a 80 grados hasta que estén secas pero flexibles. Guarda tu “papel” nutritivo de cereales y verduras en un recipiente hermético y mételas mano habitualmente para producir una simbiosis perfecta con queso de untar y membrillo, mermeladas, patés vegetales, queso con miel y nueces, con manzanas calientes y atún, con guacamole y fresas, (me perdonen los veganos por estas últimas “guarrerias”)… ¡¡joer que hambre me está subiendo por la rabadilla!!

Seitán “carne vegetal” 1 kilo por 2 euros, hecho directamente desde la harina

El seitán para los que no lo conozcan, es la proteína vegetal o gluten del trigo que se utiliza como sustituto de la carne animal. La textura y esponjosidad que adquiere una vez cocinado junto con salsa de soja, jengibre y alga kombu le convierte en uno de los alimentos más similares a la carne animal. Seitán versus carne animal: el seitán tiene más proteínas, es más digerible, sin colesterol, tiene menos grasa, menos sal, menos calorías y claro está, no existe ningún tipo de sufrimiento animal en su producción.

El proceso para conseguir seitán directamente desde la harina de trigo es muy sencillo y más barato que hacerlo desde el gluten de trigo comprado. Un kilo de seitán, hecho en casa cuesta 2€ contra los 4 euros que cuesta los 300 grms de seitán comercializado.Tan sólo hay que amasar, lavar y, finalmente, cocer.

* 1 kg. de harina de trigo normal.
* 1 litro de agua del grifo
* Un vaso de salsa de soja.
* 1 cabeza de ajos.
* 1 cucharada sopera de jengibre rallado o en polvo.
* 20 cm x 5 cm de alga kombu seca (de venta en herbolarios o establecimientos de productos orientales), pero si no tienes no pasa “na de na”, puedes hacer el seitán igualmente.

Elaboración:

1- Mezcla la harina con el agua suficiente como para hacer una masa que no se te pegue a esos dedos-porra que luces.Amasa y disfruta del “guarreteo” que conlleva manipular esta “plastelina” comestible.

2 – Cuando tengas la “pelota” de harina bien amasada la abandonas ahogándose en agua en cualquier cacharro hondo, durante 45 minutos.

3 – Cambias el agua (que se habrá vuelto blanquecina por el almidón que se va disolviendo en ella), y vuelves a “lavar” (sin detergente, que no te vamos a llamar guarro/a por ello) la masa echando agua limpia y cambiándola hasta que el agua salga limpia y transparente.Esto significa que ahora sólo queda el Seitán (gluten o proteína del trigo).

¡¡Socorro,coño, ¿qué son esos pegotitos más oscuros que están apareciendo en la masa y que antes no estaban?,¡ya la he liado!…tranqui, que esos pegotes más oscuros son el glutén o proteína del trigo, eso es que vas bien.


Pillas esa bola de masa más oscura y porosa, la mezcla con especias a tu gusto y la pones a cocinar a fuego lento durante 45 minutos a partir de que empiece a hervir en un litro de agua, el vaso de salsa de soja, el jengibre, la cabezota de ajos y el alga Kombu si la tienes a mano.

Transcurridos los 45 minutos, apagas el fuego y lo dejas enfriar.

Conservación del seitán:

Cuando el seitán esté frío lo puedes lonchear, cuadricular, filetear o cortar como te dé la real gana. Cocínalo como cocinarías cualquier pieza de carne animal…empanado, frito, en estofados, como albóndigas o hamburguesas, croquetas, en salsa,a la plancha con un chorrito de aceite, como relleno de lasañas, en sopas…etc, etc. Al tener un sabor suave le viene bien que lo cocines con algún sofrito, aliño, salsa de soja, o le agregues especias.
En el frigo dura tres o cuatro días, pero no tienes ningún problema si lo quieres congelar para usarlo cuando lo necesites.

MUY IMPORTANTE: El seitán, prohibido para las personas con intolerancia al gluten.

Fuente : ecocosas

Sidebar3 : Please add some widgets here.