Currently browsing trucos de cocina

Hacer hielo en segundos

El trauma que engendró en mi cuando no conseguí que me regalaran el “Quimicefa” en mi niñez, está emergiendo a la superficie. Aprovechaos de mis traumas y aprended cómo hacer hielo instantáneamente.

* Disolver acetato de sodio en agua hirviendo.
* Enfriar en la nevera.

EL acetato de sodio no es tóxico si su origen es vínico (proviene del vinagre o ácido acético para alimentación). Es el compuesto químico que da sabor a las patatas fritas. Se suele añadir a los alimentos como conservante; en este caso se nombra como diacetato de sodio y se etiqueta como E262. Es económico y se puede conseguirse en farmacias o en sitios donde vendan productos químicos.

El truco de “comprar” gratis en el súper

Algunos supermercados tienen la política de regalar los productos a los clientes, en el caso de que éstos se encuentren caducados. En esos lares se pone de manifiesto el grado de necesidad en el que la crisis está dejando a algunas familias, o la jeta que se marcan algunos para sacar partido de cualquier circunstancia. Si te llevas determinados productos y descubres que están caducados, te los regalan. Es el truco del pan Bimbo, la última moda para comer yogures y pan de molde sin pagar un duro. Escondes el producto detrás de las bebidas o de las galletas, esperas unos días y ¡¡compra gratis!!.. ¡Cuando vayas al súper, busca la ganga escondida!. Pregunta a tu cajer@.

8 Trucos de Cocina útiles para no liarla parda

“Botiquín de Primeros Auxilios Culinarios”

1. Que la cebolla no te haga llorar. 


Cuando cortas la cebolla, produces roturas celulares que permiten a una enzima llamada alinasa entrar en contacto con el trans-(+)-S-(1-propenil)-L-cisteina sulfóxido. Así, se produce piruvato, amoniaco y syn-propanotial-S-óxido. Después de la “plasta” de química, vamos al truquillo (nivel iniciados). Remojad la cebolla en agua caliente durante unos segundos antes de comenzar a cortarla. Truquillo (nivel gourmet): Mojad en vinagre el filo del cuchillo antes de cortar la cebolla lo más cagando leches posible que podáis sin “rebanaros” un dedo. No se evita del todo la llorera, pero sí se disminuye notablemente. Hasta los cocineros profesionales lloran un poco. Eso sí, usan cuchillos afiladísimos para que la cebolla no largue más ácido que lo normal.

2-Quitar el maldito olor a ajo o cebolla de las manos


Lo que tienes que hacer es poner las manos debajo del agua evitando frotar los dedos. Esto a veces funciona, pero otras no. La vida no es perfecta. En cambio, si al poner las manos debajo del chorro del agua coges un cuchillo o una cuchara (el secreto es que sea algún objeto de acero inoxidable) y los frotas con los dedos, el metal termina absorbiendo el olor. Yo lo he probado y funciona .
Hay gente que frota los dedos sobre el fregadero de acero inoxidable, e incluso algunos utilizan limón, sal, tomate natural,… estos remedios aún no los he probado. Ya os contaré.

3. Saber si el aceite está caliente (aunque no veas llamas en la sartén)

Lees la receta y dice “cuando el aceite esté bien caliente”… ¿y eso cuándo es?…¿lo compruebo metiendo un dedo en el aceite a lo bonzo?. Hay un viejo truco chino mandarino : arrojad un mondadientes; si al contacto con el aceite  hace burbujitas, está listo. Sii no, esperad a que empiece a hacerlas.

4. Para que no se te pegue la tortilla

La tortilla es un plato fácil en teoría.  Casi todos hemos tenido que bregar con sus excentricidades. A algunas de estas señoras con huevos les entra la neura y se suicidan, acabando “despachurradasa” en el suelo de nuestra cocina. Otras se enamoran irremisiblemente de la sartén y no hay quien las despegue de allí.  Otras se creen muy modernas y se “deconstruyen” ellas solitas…en fin, un “huevo” de contratiempos.  El problema es que la tortilla suele pegarse si no tenéis una buena sartén de teflón. Si ese es tu caso, un buen consejo es calentarla con un puñado de sal gruesa durante unos dos o tres minutos a fuego fuerte. Después de  tirar la sal, le ponéis el aceite y empezáis la cocción.

5. Preparar un arroz  que salga suelto

Hacer el arroz al dente y suelto parece una memez, pero hay que saber prepararlo para que no quede apelotonado. Antes de cocerlo tenéis que saltearlo a fuego fuerte con un chorro de aceite, mientras lo movéis. Después le agregáis dos tazas de agua por cada una de arroz y a hervir  dejadlo de 12 a 14 minutos a fuego medio, tapado y SIN REMOVERLO (si lo”toqueteáis” soltará el almidón y os quedará apelmazado). Dejadlo unos 6 minutos más y ya está listo. ¡Sueltecico y tan bonico!

6-Para que no se te queme la cebolla al freírla

Añadirle sal en cuanto la pongas a freír.
Así de fácil

Cocer coliflor sin “perfumar” toda la casa con esencia de “Pedo del Hierro”.

Poned una tapa en el recipiente donde la estés cociendo.  Y encima de la tapa poned una buena migaja de pan empapado en vinagre. Si no te lo crees,  hazte unos espaguetis y santas pascuas.

9. Para que  no se te rompan los huevos.

Parece una tontería, pero lo más común al hacer un huevo duro es que se parta y el contenido quede flotando en agua. Hay un secreto para que esto no suceda: poned los huevos en la cacerola con agua fría antes de que empiece a hervir; o bien, agregadle un chorrito de vinagre. Acuérdate de que si los huevos no están a temperatura ambiente y están muy fríos, es más fácil que se resquebrajen al cocerse.

Complementos recomendables para este botiquín culinario:  Crema para quemaduras,  tiritas,  puntos de sutura, y un cociner@ cualificado y más experimentado que tú.

Sidebar3 : Please add some widgets here.