Currently browsing trucos cocina

Cómo currarte una “centrifugadora” escurre lechuga casera en un único paso.

escurrir lechuga

Indispensable saber escurrir la lechuga requete bien si quieres currarte este modelito para militar por el planeta.

Unos escurren el bulto (militante) y otros las lechugas. Pero a todos mira que nos toca los cataplines tener chismes “que te hacen la vida más fácil” (como las centrifugadoras de lechuga) rodando por las liliputiense cocinas de los mierdaeuristas.

Alternativa a los centrifugadores de lechugas comprados. Listo en un único paso.

Paso 1– Pillas las hojas de lechuga en una mano y en la otra unas cuantas pinzas de la ropa. Aproxímate al tendedero (con sigilo para no llamar la atención de los pájaros que luego se zampan las hojas). Una vez allí, haces un juego de pinzas con los dedos y con las pinzas para así dejar pillada cada hoja de lechuga en la cuerda del tendedero. Como deduciréis (los mierdaeuristas de pura cepa con cocinas liliputienses) el proceso se hace en un único paso físico por la distancia real existente del tendedero a la cocina.

escurre lechuga casero

Ventajas de la centrifugadora comprada. Ideal si quieres emular a MacGyver (que es el culpable de que el 89 % de los niños que se quedaban embobados viendo como construía un ala delata con unos haraposos calzones y una escobilla de retrete hayan acabado como ingenieros, informático, frikis o algún que otro electrocutado…).

A lo MAcGyver, te puedes currar con el centrifugador de lechugas, un peine y un yogurt, un separador de sangre y plasma manual. Dándole marcha al centrifugador lechuguino y en sólo 10 minutos, te sale separada la sangre en plasma y glóbulos rojos pesados, lo juro por Snuupi. Vaya, de esas actividades que no puedes morirte sin hacerlas.

escurre lechuga casero

También te vale para tu kit ensaladero: Cómo desinfectar verduras y frutas

Cómo evitar los gases después de zampar legumbres

gases legumbres evitar

Todos os los tiráis, os tiráis pedos, sin excepción… TODOS menos yo, que se me caen, no anda la vida como para ir tirando las cosas por ahí.

Incluso esa tía buenorra que has visto en el bus. Sólo que la tía buenorra pertenece al clan de las mujeres que han hecho un pacto mundial para ocultar sus flatulencias a toda costa (algunas esperan a casarse en gananciales para mostrar su verdadera naturaleza). Nena libérate, nunca reniegues de tus pedos, salen de dentro de ti, ¡es como negar a un hijo parido!. Los gases no liberados ni se pierden ni se destruyen, solo se demoran, vuelven a los intestinos. Así que ya sabes, como bien dice un amigo, más vale perder un amigo que una tripa.

Los tíos son otro cantar, alardean y para algunos, los pedos son muy valiosos, les sirven para comprobar el nivel en el cual se haya su relación una vez consolidada. Si no hay bronca después de aliviarse, es que la relación “va viento en popa”. El pedo es el toque de trompeta del mono antropoide que hay en el hombre y que afirma su imperativo territorial de la única forma posible. El pedo es libertad.

Para que no me mandéis al pedo me pongo al lío.

Lo que joroba es tener gases “extras” después de zamparte una fabada. Soluciones:

– “Asustar a las lentejas” como dice mi abuela. Cuando las legumbres rompen a cocer, las retiras del fuego o añades un poco de agua fría. Así reducirás la concentración de oligosacáridos, que son los culpables del gas.

– Zamparte las legumbres sin piel. Puedes pasarlas por un chino.

– Las algas kombu, Poner un pequeño trozo en remojo junto con las legumbres y también en la cocción. Es súper efectivo (lo malo para un mierdaeurista de pura cepa es el precio, alrededor de 4,95 euros los 100 gms. Lo bueno que utilizando un pedacito de 5 centímetros es suficiente).

– Después de comer, tómate una infusión digestiva; manzanilla, poleo menta, anís verde, hinojo, …

Cómo pelar un huevo de un soplido (también incluye cómo cocer el huevo perfecto)

pelar huevos fácilmente

Algunos no saben ni freír un huevo y otros tampoco cocerlos. ¡Manda huevos!, que gran cantidad de gente los dejen con la yema verde o cruda. Un huevo cocido correctamente tiene la clara blanca y compacta y la yema cuajada y amarilla. Además se pelará más fácilmente que si la cocción ha sido una chapuza.

Aquí os traemos un método para cocer huevos ahorrando 10 minutos de gas o vitrocerámica con respecto a la forma de cocerlos¨tradicionalmente” (cocerlos en agua hirviendo durante 12 minutos).

0- Usa huevos que sean frescos. Es importante para que la yema quede centrada.

Saca los huevos del frigo antes de cocerlos. Deben de estar a temperatura ambiente para evitar que se la cáscara se raje (por la diferencia de temperatura). Hay quien añade unas gotitas de vinagre o de limón o al agua para que en el caso de rotura, el vinagre facilite la coagulación de las proteínas del huevo y no se te desparrame parte de la clara por todo el agua.

1 – Mete los huevos en la olla con el agua fría y pon al fuego fuerte. El agua debe cubrirlos dos o tres dedos.
2 – A partir de que el agua comience a hervir, deja cocer los huevos durante sólo un minuto.
3 – Apaga el fuego.
4 – Deja tapado el cazo u olla, encima de la fuente de calor (ya apagada) durante 15 minutos. Transcurrido este tiempo, pásalos por un chorro de agua fría.

De esta manera los huevos se cuecen perfectos. Nada de yemas verdes o crudas y ahorrando casi 10 minutos de gas o vitro encendidos.

Y ahora sí, llegó la hora de pelarlos de un soplido… vídeo al canto.

Cómo descorchar una botella de vino con un zapato y en menos de un minuto

abrir botella sin sacacorchos

A más de uno le ha sacado de un apuro tener los pies en el suelo… en el caso de abrir una botella, los pies en el suelo… y el zapato en una mano. Este truco sirve para A/ cuando al “sacachochos” le dé por jugar al escondite, B/ para quedaros con la peña, C/ para joder al vecino a las 3 de la madrugada por los alaridos que está dando su ligue de la noche, y que encima son simulados.

Y hasta tiene razón física y todo para los ilusos. La energía potencial.

El zapato hace de amortiguador y muelle. En cada golpe, el líquido de la botella es empujado un mogollón hacia el tapón. Los líquidos son “incomprensibles”, no se pueden comprimir como los gases. Una masa líquida es dura como una piedra.

Es aconsejable cubrirse la mano con un paño o usar unos guantes gruesos tipo jardinero por si a la botella le da por no resistir los cebollazos que le dais, que sabemos que sois mu brutos.

¡¡Dentro vídeo y fuera corcho!

Truco para hacer espuma de leche para el café, sin vaporizador ni trastos raros.

espuma leche

En una cafetería cualquiera de barrio…

– Camarero, un café con leche, por favor.

Es ver el café con leche y ya estoy de mala leche y echando espuma por la boca.

– Camarero, me has endiñado agua filtrada en un calcetín sucio al aroma de neumático quemado y con un sospechoso color marrón mugre.

Eso sí, como desatascador de tripas no tiene igual, lo recomiendo para los estreñidos. Pero aparte de esta ventaja como limpiador de tuberías corporales, ¡¡coñe, que a mí me gusta (como a tantos de vosotros) el café con leche con espumita!!. Sr camarero, ¿¿es tan molesto darle caña al vaporizador de la cafetera para que oxigene la leche a la vez que se calienta para hacer un poco de espuma para el café??.

Menos mal que el camarada Juan Alonso nos ha mandado un truco de cómo conseguir espuma de leche para el café. Es fácil y solo necesitas cosas que casi todo el mundo tiene en su cocina:

* Un frasco con tapa que ajuste bien.
* Microondas
* Y claro está, la leche y el café
* Dos brazos, propios o los del cachas del vecino, así ya tienes excusa para invitarle a café.

1 – Pilla un frasco con tapa de por lo menos 260 ml (necesitamos espacio para que la leche se expanda). Pon 170 ml de leche en el frasco.

2 – Enrosca bien la tapa del frasco para no poner los azulejos perdidos. Sacude a ritmo enérgico el frasco durante 30 segundos para que se oxigene el líquido.

3 – Quita la tapa y calienta el frasco en el microondas a potencia máxima durante 30 segundos. La leche, por el efecto del calor se volverá espesa y espumosa. Puedes volver a agitar unas cuantas veces más para crear más espuma.

4 – Con una cuchara, saca la espuma de la leche y colócala sobre el café. Disfruta… ¡y a la mierda el café ese guarro de la cafetería de la esquina!.

Vía : ehowenespañol

Sidebar3 : Please add some widgets here.