Currently browsing recetas posguerra

Puches dulces en cortaditos (simulacro para la vuelta a las cartillas de racionamiento)

Hoy, os traemos una receta-simulacro para ir practicando de cara a la vuelta a las cartillas de racionamiento que ya se están empezando a usar en España. Ahora, en el Neolenguaje Orwelliano, “cupones de alimento”.

Actualmente Millones de estadounidenses están sobreviviendo gracias a las cartillas de racionamiento, a esta modalidad de acceder a las  “Raciones del hambre” se les ha unido recientemente España. Desde el 1 de Septiembre, han vuelto las cartillas de racionamiento a Extremadura, en la que 4.000 cacereños acuden a instituciones de la beneficiencia para poder comer. Señores, volvemos a los tiempos de la tía “Paca, la culona”.  Pero claro, los tiempos cambian, y de los míseros años de la posguerra hemos pasado al hambre sin posguerra. ¡Hay que ver cómo progresamos!.

 

Sólo hay que echar la mirada a los primeros años del franquismo y el manejo del lenguaje que se traían entre manos por medio de la propaganda política y la publicidad manipuladora. Hoy en día, como otrora, la miseria se disimula bajo una capa de neolenguaje . ¡Señores, disfruten lo votado!… siempre podemos ir a hacer terapia a Ikea o comprar allí una pala muy mona para cavar nuestra tumba.

Pequeña guía del Neolenguaje Orwelliano“.

De la “desaceleración acelerada” de Solbes desembocamos en un “crecimiento negativo”…. ¿y esto cómo se come, con cuchara o tenedor?… Sigamos en nuestro periplo por el neolenguaje. Como nos hemos pasado tres pueblos “viviendo por encima de nuestras posibilidades”, mientras que los verdaderos responsables de la situación económica se frotaban las manos desde los paraísos fiscales, nos castigan con un “cambio en la ponderación de los impuestos”, ¡ojo, no seáis mal pensados!, que el Gobierno no nos ha subido los impuestos, solo ha realizado un cambio en la ponderación de los mismos. Ahora, todos tenemos que arrimar el hombro y realizar un “esfuerzo colectivo”, hablando en roman paladino, vamos, que nos han endiñado por imposición vía orto unos recortes de derechos sociales y salariales, mientras que ellos se lo siguen llevando crudo.

Pero no os preocupéis que nuestros dirigentes, tan sesudos ellos, se han preocupado de “flexibilizar el mercado laboral“, “úsease”, que los trabajadores  pierden sus derechos para que a la clase empresarial les sea más fácil practicar el despido libre y no tenga irse con sus empresas a las  quintas chimbambas para contratar a trabajadores de los “güenos”, de los que no se quejan  por muy deplorable que sean sus condiciones laborables. ¡¡Tócate los bemoles!! (en neolenguaje, hablando en plata o en esperanto).

 

Mientras tanto, desde este infame e infumable blog de cocinillas que os tiene hasta la coronilla, habrá que ir afilando el ingenio para poder llevarnos algo apetitoso a la boca con ingredientes “basic” (como se dice ahora para ir de “cool” por la vida. De la teoría pasaremos a la praxis utilizando un poco de harina, agua, aceite, azúcar, y unos granillos de anís verde para convertirlos en unos “Cortaditos de Puches Dulces”, una receta de la posguerra que me dictó mi “agüela” mientras tejía unos calzoncillos de calceta calienta huevos para mi abuelo.

 

Cortaditos de Puches dulces al aroma de Semillas de Anís verde

* Tres o cuatro cucharadas de Aceite de girasol

* Una cucharada de Anís verde (facilísimo de encontrar y barato en cualquier súper)

* 5 cucharadas de Harina de trigo (al gusto de cómo quieres de espesas las puches, con estas 5 cucharadas de harina el resultado serán unas puches para cortar y comer con los dedos).

* Dos vasos de agua pelá y mondá

* Tres cucharadas de azúcar (la cantidad y el tipo de edulcorante es un poco al gusto, vaya)

* Opcional. Un puñado de nueces u otro fruto seco más económicos como los cacahuetes (si no te llega el bolsillo para nueces ni “nuezos” puedes echarle unos cuadritos de pan tostado, que es lo que se le echaba en época de posguerra)

¡Vamos a la praxis moviendo el coxis!

1 – Tuesta las semillas de anís verde y la harina con el aceite de girasol en una sartén de 10 a 20 segundos sin dejar de remover y con fuego al mínimo.

2- Añade el agua, las nueces o frutos secos y el azúcar y deja cocer durante un minuto aprox y sin dejar de remover.

3- Retira del fuego y vuelva en un recipiente no muy hondo, repartiendo la masa con una cuchara o espátula.

4 –¡Al frigo!, hasta que enfríe (aprox 1 horica). Corta y come con los dedos que saben más ricas.

 

La calidad de las fotos como veréis, van en consonancia con el “estilazo y glamour” de vida unido a las cartillas de racionamiento y mierdaeurismo. Pá que luego digáis que no somos coherentes,ea.

También te puede interesar: ” tortilla de patatas” sin huevo ni patata

Sidebar3 : Please add some widgets here.