Currently browsing recetas baratas

Gnocchi como los de tu restaurante italiano: ¡¡ostris, que se pueden hacer caseros!!

Gnocchis       Ghocchis caseros

 

 

Sí, camaradas mierdaeuristas, esos ghocchis por los que os clavan cuando vais a algún restaurante italiano (los que todavía tienen pasta para esos menesteres) se pueden hacer en casa con unos ingredientes de lo más básicos; patatas, harina y huevo. De los gnocchis de gomaespuma que venden por lo general en los supermercados mejor ni hablamos.

 

 

Ingredienti para unos autentis gnocchis caseris:

* 1 kg patatas
* 200gr  harina, más algo de harina extra para espolvorear los gnocchis
* Sal
* Un huevo (de gallina) grande (el huevo, no la gallina)

 

Modo di fare: 

1 – Cueci las patate en agui hirviendo con un poco de sal.  Sabrás que están ya tiernas pinchándolas con un cuchillo o algo afilado. Deja enfriar y peli las patate.

 

2 – “Descachifolla”  (bello palabro) las patate, y si tienes algún pasa purés olvidado por la cucina, es hora de desempolvarlo. Si  no tienes pasa purés directamente pasamos del artefacto y con el “descachifollado”  a tenedor o a mano será suficiente.

3 – Añade un huevi y una pizzico de sal a la masi. Agrega la harina poqui a poqui.  El caso es obtener una mezcla algo pegajosi pero homogénea y sin grumos.

4 – Espolvori esas manazis sin manicuri que luces ¡y al lío, coñé que es para hoy! (pronunciar en italiani igual que en españoli). Soba un poco la masi y divídela en porzioni, estiri sobre una base (también enharinada porque ¡coñe, cómo se pega a todo lo que toca! ). Una vez estirada la masa, enrolla en forma de cilindro. Con un cuchillo enharinado hasta las cejas, corta porzioni de uno 1.5 cm o 2 cm. Espolvori con harina los pegotitos y si te mola el detalle de las rallitas que tienen algunos ghocchis comercializados, pues hala, tenedor en mano y hazzi muescas.

Cuando quieras utilizare los gnocchis sólo tienes que cocerlos durante unos poco minutos en abundante agua bullante. Cuando el gnocchi flote en la superficie, ya los estás sacando y escurriéndolos muy bien. Añadi alguna salsa, de tomate y albahaca, a los 4 quesos…

 

Salsa de Tomate y Albahaca

Ingredientes:
* Una cebolla pequeña  picada

*Un diente de ajo aplastado

* Un chorro de aceite de oliva

* Una lata de tomate triturado de 1Kg

* Un chorrito de vino blanco

* Un pizca de azúcar

* Sal al gusto

* Un puñado de albahaca

Tira a la sartén la cebolla con sal y el chorro de aceite para que se fría. Añade el ajo machacado y el tomate triturado. Deja cocer a fuego bajo y remueve de vez en cuando. Cuando el tomate esté frito agrega el chorro de vino blanco y deja que se evapore (es el tiempo oportuno para hacer vahos de alcohol descongestionantes). Por último añade la pizca de azúcar y el puñado de albahaca. Unos minutos, chup-chup , apaga y retira.

 

 

Lentejas al Guitarrero : humildes y sencillas pero cojonudas

Recetas-Guitarreras

Ya está aquí  la tercera receta por “fascinaculos” del hit gastronómico del Otoño, ” Recetas Guitarreras: humildes y sencillas pero cojonudas”  por el afamado cocinero disidente Guitarrero Rock.
Hoy, su receta “Lentejas al Guitarrero: cojonudas y humildes pero cojonudas”.

Pausa publi-filosófica:

Otro afamado disidente con las convenciones de la vida social y la civilización establecida fue el filósofo Diógenes de Sínope “el Cínico”, que vivía en una tinaja y no le daba valor alguno a la propiedad privada.  Un tío que la iba liando por donde iba. Y ahora diréis, y qué pinta Diogénes con las lentejas

Un soleado día estaba Diógenes zampándose un plato de lentejas. En eso que  llegó Aristipo, otro filósofo de la época Aristotélica. Este menda (al contrario que Diógenes), vivía en el lujo por ser un gran adulador del rey Alejandro Magno. El caso es que Aristipo le espetó a Diógenes:

– Mira chaval, si fueras sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas.

A lo que Diógenes le contestó:

-Tío, si tú aprendieras a comer lentejas, no tendrías  que degradarte adulando al rey.

 

Venga, y tras esta pausa filosófica, ahí va la receta de las lentejas,  si quieres las comes y sino las cenas.

 
Lentejas al guitarrero

Receta Guitarrera:

Notita antes de empezar. Yo le voy quitando la grasa que suelta con un cazo, y para cuando están hechas no les queda nada de grasuña. Claro que yo apenas le echo muerto.

 

1- Pongo un cacerolo grande, pa hacerme lo menos tres platos, con un poquilloaceite del bueno.

 

2- Le echo una cebolla picada, y unos dientes de ajo enteros, con la piel lavá, y un poco machacaos.

 

3- Truco: le echo sal a la cebolla, enseguida, y lo mismo haré con el pimiento que añada en cuanto lo corte, porque sé que eso le ayuda a perder el agua, y evita que se queme.

 

4- Le echo el pimiento que te dije, y además un apio, incluida la hoja, muy picao. Con su sal.

 

5- Cachito de chorizo, pequeño, también picao. Más que nada pa darle sabor, sin sentirme demasiao hijoputa por seguir sin hacerme vegano.

 

6- Me espero unos minutillos, no mucho, y le echo unos 300 gramos de lentejas, suelo usar de las pardinas, chiquitajas, así, sobre el sofrito. Lo remuevo todo bien, hasta que yo vea cada lenteja brillante, impregnada del aceitillo del sofrito.

 

7- Ahora le echo el agua, a ojo, ya tendré tiempo de ir viendo.

 

8- Echo sal, y un par de hojas de laurel, troceado. No conozco a nadie que se lo coma, luego lo retira uno del plato, pero da mucho sabor.

 

9- Lo tapo y me corto un puerro, muy picado, y lo reservo.

 

10- Después de un rato cociendo, yo habré haraganeao alrededor del cacerolo, le habré echao agua, le habré desespumao (quitao la grasa y la espumilla con el cazo que te dije), y para cuando calcule que le deben faltar unos 25 minutos, es cuando le echo el puerro, o si me da el punto, unas pocas judías verdes congelás, o guisantes. Me salen ricas, creo, y también las congelo, pero no las cuelo. Me he dao cuenta de que si las congelas nada más templarse, no les da mucho tiempo a absorber el caldo. Y en cualquier caso, siempre hay agua pa añadirle.

 
Si os habéis perdido los “fasninaculos” anteriores, aquí tenéis una segunda oportunidad para haceros con ellos. Espachurra la tecla del “click” en los siguientes enlaces:

Patatas a lo Guitarrero: humildes y sencillas pero cojonudas

Culines de verduras al guitarrero: humildes y sencillas pero cojonudas.
 

Patatas al Guitarrero : humildes y sencillas, pero cojonudas

PATATAS “AL GUITARRERO”

patatas a lo pobre
Foto de : newcookespaña

Hoy os traemos una receta de uno de los camaradas más cachondos y toca pelotas además de experto en sobrevivir sin curro, que pululan por el impresentable blog de Recetas Mierdaeuristas, el camarada… ¡Guitarrero Rock!. Los ingredientes de la receta son unas humildes patatas y ajos, pero que en su fusión dan como resultado unas patatas cojonudas.

Cuando el camarada Guitarreo está un poco quemado con nuestras idas de olla y desaguisados varios, nos rocía con sus prácticos consejos. Estos son algunos de sus sabios aportes culinarios.

Aló, Guitarrero Rock al habla…

* ¿La lechuga provoca gases?

– Guitarrero: Al contrario, calma las tripas, y la mente. Los romanos antiguos la usaban como tranquilizante, extrayendo el liquidillo blanco del tronco. Es perfecto para tener una digestión cómoda, y se recomienda acompañando comidas pesadas como el churrasco, o las manos de banquero.

* ¿Hay otra forma de hacer helado y que tenga un sabor original?.
– Guitarrero: Sí, uno con sabor “Tú mismo”: tan sólo hay que leer la factura de la luz.

comer sano
Receta para “comer” sano

* ¿De dónde puedo sacar proteínas baratas, si no me llega para carne?.

– Guitarrero: Nada más fácil, del semen (el humor no alimenta, pero recompone la esperanza. Y si no eres capaz de reírte de tus problemas, dudo que seas capaz de superarlos).
– Recetas mierdaeuristas: ¡totalmente de acuerdo!, nosotros ya hicimos referencia a este manjar blanco en nuestro post: ¡toma complejo vitamínico primaveral gratis!.

pollo al ayuntamiento

* ¿Desobediencia ecológica?,

– Guitarrero : Claro que sí. No permitas que te cobren el sol, o que te digan qué plantas puedes cultivar y cuáles no.
Haz bombas de semillas.

* ¿Cómo puedo descorchar una botella con un zapato?

– Guitarrero : Sí, muy chulo lo del zapato, pero yo envolvería la botella en una toalla, y me pondría guantes. Te puede reventar en las manos.

* Cómo puedo recrecer las verduras a partir de sus desperdicios vegetales.

* – GUitarrero : “Si, pero la luz mata las raíces. Yo forraría esas botellas con algo de color claro”. Segundo día, “repito, las raíces no crecen con luz solar”. Tercer día, estos no se enteran …”¡¡que el sol mata las raíces!!”…
– Recetas Mierdaeuristas: que sí hombre, que sí, pero somos unos procrastinadores consumados y no hemos cambiado lo de las dichosas raíces en el post, ¡ya voy hombre, ya voy! (con buen rollito)

Y sin mas dilación, aquí os dejamos la Receta Patatera y un vídeo “guitarrero” de Daniel Higiénico para que no andéis por ahí perdiendo la vida a chorros.

1- Pela y corta las patatas gruesas, de entre un centímetro y centímetro y medio. Moja la sartén más grande para la que tengas tapa con una cucharadita de aceite del bueno (del que te permita tu bolsillo). ¡Toda la sartén no, cuidao!, solo la parte de dentro.

2 – Puedes poner unos ajos machacaos con una cuchara ancha de madera sobre una tabla de cortar, vestido con un buen delantal, y mirando para otro lado, si eres muy sibarita y te molesta el olor a ajo. Yo puedo machacarlos incluso con el sobaco.

3 – Echas las papas, procurando utilizar toda la superficie de la sartén. Yo recorto algunos trozos para completar. Como soy muy bruto, le echo la sal y pizca de pimienta sobre la misma sartén, pero si eso no te gusta, haberlo hecho antes. Lo dejo a fuego suave, en mi placa es el dos, o incluso el uno. Les doy tres o cuatro vueltas siempre.

4 – Cuando ya tengo una parte de las papas completamente hecha, la adorno con perejil picado, en la misma sartén, porque soy muy bruto. Tú si quieres le puedes echar el perejil después de sacarlas, o si te apetece, en lugar de perejil le echas queso que pueda fundirse, aprovechando el calor que desprenderán las papas. En este caso, si lo tapas con otro plato, para que el calor rebote y se quede, fundes bien el queso, fijo. La cosa es que las patatas quedan que me recuerdan a cuando tenía una cocina completa con horno, y no una placa portátil de inducción con único fuego.

¡¡Dentro vídeo y fuera receta!!

Esperemos el camarada Guitarrero se pique y nos siga mandando recetones a mogollones. Salud!

Sopa de Invierno de “tu-ver-culos” con Corn Flakes de desayuno y palomitas de maíz

Sopa de Invierno de “tu-ver-culos” con Corn Flakes y palomitas de maíz

Si optáis por esta presentación en pan redondo para la sopa de Invierno de “tu-ver-culos” y bla bla bla, no nos hacemos responsables de las posibles “perdidas de orina” de la sopa al mantel. También podéis optar por servirla en una calabaza vaciada o en copas de cristal anchas.

Asimismo, no nos hacemos cargo de los efectos secundarios que pudierais sufrir, tales como distorsiones oftalmológicas. Es lo que tiene comer “tu-ver-culos”.

Hoy os traemos una receta de la camarada Yolanda Lucas, que es una de las más conocidas y audaces reporteras del National Geographic y experta en recetas humildes pero sabrosonas.

Advertidos como estáis, empezamos…

“Ingredienchulos”:

* Una bandeja de verduras “para cocido” (por lo general se compone de tubérculos). No llega al euro, no te quejarás.
* Agua del grifo de la cocina o de la bañera, no nos vamos a poner quisquillosos a estas alturas.
* Sal común
* Aceite, venga, que no se diga que de todas formas no vamos a llegar a fin de mes ni de coña.

* Un puñado de Corn Flakes de desayuno (mejor de los de sin azúcar)
* Un puñado de palomitas de maíz

———————————————————————————————————————————————————–

Paso… (os lo pongo en nepalí, para que os quede una sopa más exótica) एक (१) —Ek

1 – Pelas las verduras y “tu-ver-culos”  y las cortas a trocitos, el tamaño justo que te gustaría encontrarte en una sopa, cada cual a su gusto y sensibilidad. A mí, como me gusta mucho el puerro y en estas bandejas es más bien testimonial, yo le pongo uno más, que tampoco se me va a descuadrar el presupuesto por eso.

Paso दुई (२)—Dui

2 – Prepara una perola bien grande, por aquello de burro grande ande o no ande. Sofríes ligeramente las verduras y “tu-ver-culos” con un poco de aceite, salas y añades el agua suficiente para cubrir todas las verduras. Cueces, qué sé yo, como veinte minutos (yo tengo olla rápida y acorto a la mitad, soy “mierdaeurista casta superior”), y ¡tachán!, sopa invernal de tubérculos.

Paso तीन (३)—Tin

Si quieres enriquecer más la sopa de “tu-ver-culos”  le puedes añadir el anillo de casad@ quien lo esté o quien no lo hay empeñado aun o puedes endiñarle un par de cucharadas de copos de avena en los últimos cinco minutos de la cocción, y cuando esté servida, ya para terminar de tirar hoy la casa por la ventana, una cucharadita de salsa de soja por persona. No mola cocer la salsa al fuego, que pierde propiedades y tal, o eso es lo que dicen…

¿Y ahora diréis, y qué coñe hago entonces con el puñadejo de Corn Flakes y las palomitas de maíz?… pues o una de dos, o te los guardas para el desayuno de mañana o se los añades a la sopa de “tu-ver-culos”….

pocos momentos antes de zampártela, para que no se queden demasiado reblandecidos.

Sospecho que no te has librado de los efectos secundarios por estar en contacto con “tu-ver-culos”.

Pd. Se recomienda encarecidamente, que las palomitas se las añadáis a la sopa una vez infladas en “minioondas” o sartén, que los granos de maíz duros hacen el agosto de los dentistas.

Aquí tenéis las fotos oficiales del proceso de la sopa de “tu-ver-culos con Corn Flakes y palomitas de maíz.

Puches dulces en cortaditos (simulacro para la vuelta a las cartillas de racionamiento)

Hoy, os traemos una receta-simulacro para ir practicando de cara a la vuelta a las cartillas de racionamiento que ya se están empezando a usar en España. Ahora, en el Neolenguaje Orwelliano, “cupones de alimento”.

Actualmente Millones de estadounidenses están sobreviviendo gracias a las cartillas de racionamiento, a esta modalidad de acceder a las  “Raciones del hambre” se les ha unido recientemente España. Desde el 1 de Septiembre, han vuelto las cartillas de racionamiento a Extremadura, en la que 4.000 cacereños acuden a instituciones de la beneficiencia para poder comer. Señores, volvemos a los tiempos de la tía “Paca, la culona”.  Pero claro, los tiempos cambian, y de los míseros años de la posguerra hemos pasado al hambre sin posguerra. ¡Hay que ver cómo progresamos!.

 

Sólo hay que echar la mirada a los primeros años del franquismo y el manejo del lenguaje que se traían entre manos por medio de la propaganda política y la publicidad manipuladora. Hoy en día, como otrora, la miseria se disimula bajo una capa de neolenguaje . ¡Señores, disfruten lo votado!… siempre podemos ir a hacer terapia a Ikea o comprar allí una pala muy mona para cavar nuestra tumba.

Pequeña guía del Neolenguaje Orwelliano“.

De la “desaceleración acelerada” de Solbes desembocamos en un “crecimiento negativo”…. ¿y esto cómo se come, con cuchara o tenedor?… Sigamos en nuestro periplo por el neolenguaje. Como nos hemos pasado tres pueblos “viviendo por encima de nuestras posibilidades”, mientras que los verdaderos responsables de la situación económica se frotaban las manos desde los paraísos fiscales, nos castigan con un “cambio en la ponderación de los impuestos”, ¡ojo, no seáis mal pensados!, que el Gobierno no nos ha subido los impuestos, solo ha realizado un cambio en la ponderación de los mismos. Ahora, todos tenemos que arrimar el hombro y realizar un “esfuerzo colectivo”, hablando en roman paladino, vamos, que nos han endiñado por imposición vía orto unos recortes de derechos sociales y salariales, mientras que ellos se lo siguen llevando crudo.

Pero no os preocupéis que nuestros dirigentes, tan sesudos ellos, se han preocupado de “flexibilizar el mercado laboral“, “úsease”, que los trabajadores  pierden sus derechos para que a la clase empresarial les sea más fácil practicar el despido libre y no tenga irse con sus empresas a las  quintas chimbambas para contratar a trabajadores de los “güenos”, de los que no se quejan  por muy deplorable que sean sus condiciones laborables. ¡¡Tócate los bemoles!! (en neolenguaje, hablando en plata o en esperanto).

 

Mientras tanto, desde este infame e infumable blog de cocinillas que os tiene hasta la coronilla, habrá que ir afilando el ingenio para poder llevarnos algo apetitoso a la boca con ingredientes “basic” (como se dice ahora para ir de “cool” por la vida. De la teoría pasaremos a la praxis utilizando un poco de harina, agua, aceite, azúcar, y unos granillos de anís verde para convertirlos en unos “Cortaditos de Puches Dulces”, una receta de la posguerra que me dictó mi “agüela” mientras tejía unos calzoncillos de calceta calienta huevos para mi abuelo.

 

Cortaditos de Puches dulces al aroma de Semillas de Anís verde

* Tres o cuatro cucharadas de Aceite de girasol

* Una cucharada de Anís verde (facilísimo de encontrar y barato en cualquier súper)

* 5 cucharadas de Harina de trigo (al gusto de cómo quieres de espesas las puches, con estas 5 cucharadas de harina el resultado serán unas puches para cortar y comer con los dedos).

* Dos vasos de agua pelá y mondá

* Tres cucharadas de azúcar (la cantidad y el tipo de edulcorante es un poco al gusto, vaya)

* Opcional. Un puñado de nueces u otro fruto seco más económicos como los cacahuetes (si no te llega el bolsillo para nueces ni “nuezos” puedes echarle unos cuadritos de pan tostado, que es lo que se le echaba en época de posguerra)

¡Vamos a la praxis moviendo el coxis!

1 – Tuesta las semillas de anís verde y la harina con el aceite de girasol en una sartén de 10 a 20 segundos sin dejar de remover y con fuego al mínimo.

2- Añade el agua, las nueces o frutos secos y el azúcar y deja cocer durante un minuto aprox y sin dejar de remover.

3- Retira del fuego y vuelva en un recipiente no muy hondo, repartiendo la masa con una cuchara o espátula.

4 –¡Al frigo!, hasta que enfríe (aprox 1 horica). Corta y come con los dedos que saben más ricas.

 

La calidad de las fotos como veréis, van en consonancia con el “estilazo y glamour” de vida unido a las cartillas de racionamiento y mierdaeurismo. Pá que luego digáis que no somos coherentes,ea.

También te puede interesar: ” tortilla de patatas” sin huevo ni patata

Sidebar3 : Please add some widgets here.