Currently browsing paella valenciana

Paella genuina: ¡¡a la carga, mierdaeuristas!!

¡Menuda controversia que se ha formado con el post que colgamos hace pocos días con respecto a cómo leches es la paella genuina!. El camarada Marjaler (que no sabemos si es un talibán de las paella ,pero lo sospechamos) nos ha mandado muy amablemente información relevante para poder averiguar si ese plato de arroz que hacemos los domingos es paella verdadera o rissotto camuflado con “guarrerias”. Tenemos a los seguidores de recetas mierdaeuristas muy revolucionados y  divididos en talibanes y liberales paelleros. A  ver si con la ayuda del camarada Marjaler conseguimos que no llegue la sangre al río. Ya sabéis a quién agradecerle que haya menos bajas humanas en la contienda por la lucha del termino “paelleril”. Ahí va:

El afamado gastrónomo octogenario valenciano Juan B. Viñals Cebriá dejó éste extenso pero sabio escrito.-“La Paella valenciana o paella de la Parreta se debe de comportarse como un alimento para los sentidos que se funde lentamente –para prolongar el gozo- en la lengua e impregna el paladar. La sola acción de llevarse a la boca la paella supone para los que gusta saborear las –exquisiteces- casi una experiencia mística (joer, ¡menuda descripción sexuá”, cuidadín a ver si a alguno en pleno orgasmo paellero nos deja el blog hecho una pena)…ah, pero si aquí no acaban las alabanzas… -La paella ha sido y es, para los más exigentes un alimento más divino que humano,tienta, deleita, reconforta, y su ancestral receta se inscribe dentro de los más puros cánones de la acreditada dieta valenciana o mediterránea, nadie puede alcanzar eminencia de buen sibarita, si antes no ha experimentado el placer de saborear la paella con cuchara de madera-.

Resumiendo, orgasmo garantizado sin sexo carnal de por medio y la paella se come con cuchara de madera. Seguimos…

Aunque solamente sea para dejar constancia del anacronismo que supone para el cocinero purista las llamadas paellas mixtas, al igual que otras, las que son un amasijo de demenciales ingredientes propios de cocineros inexpertos, Por lo tanto todas esas irreverentes muestras culinarias nada tienen que ver con aquellas paellas que antaño se cocinaban con tanta solemnidad, ceremonial, y boato siempre unidas a los grandes acontecimientos de índole santoral, o familiar de los señores de la huerta, después de la mano de la burguesía capitalina se integró en los círculos artísticos y culturales de Alicante, Castellón y Valencia”.

INGREDIENTES EXACTOS Y PRECISOS
(para 4 personas):
500 gr. de pollo
500 gr. de conejo
250 gr. de bajoca (judía verde ancha)
200 gr. de garrofó (judía blanca ancha)
100 gr. de tavella (judía blanca)
100 gr. de tomate natural maduro
400 gr. de arroz

100 CC. de aceite de oliva virgen
Azafrán o colorante alimentario amarillo
Sal
Pimentón colorado
Romero.

* Arroz: Son preferibles los arroces Denominación de Valencia, de las variedades Senia o Bomba, (grano medio o corto). Nunca utilice arroz de grano largo, porque absorbe menos caldo y no resulta tan gustoso

*Agua(queremos romper un mito, por los análisis realizados por personas experimentadas y de toda mi confianza estoy en condiciones de asegurar que todas las aguas potables son buenas para condimentar la paella valenciana).

* El fuego: debe de cubrir toda la base posterior de la paella. Se precisa un utensilio especial formado por varios aros concéntricos perforados para permitir la salida del gas y formar llamas pequeñas que calienten por igual la paella en toda su superficie posterior.

*Infusión de Romero. No coloquen tal cual la rama de romero en la Paella, hace vulgar y, sus briznas molestan al buen gourmet(hombre, no sólo es cuestión de ser más “fisno”,es que eso de encontrarte entre la lengua la textura de hierbajo seco y vasto te corta cualquier orgasmo paellero por muy genuina que sea la señora paella.

*Recomendaciones. El arroz, una vez repartido por la paella, debe removerse lo menos posible. De lo contrario, irá soltando su almidón y al final, el grano no quedará suelto. Mejor que meter una paleta o similar, mejor girar la paella cogiéndola del asa y darle unos meneos.

¡Y ahora prepararos que viene el atentado contra los talibanes paelleros!…¡la paella deconstruida de Ferra Adriá!. Llegados a este punto yo me quito de enmedio, no quiero que me salpique la sangre de los dos flancos paelleros enfrentados.


En la parte inferior paella deconstruida, en la taza se halla el caldo de la paella y el arroz inflado al lado. En la foto de la derech,a el pincho con la gamba y la cabeza de la gamba caramelizada, y una probeta con su jugo.

Trucos para hacer una auténtica paella

Hoy ha sido domingo, hoy tocaba paella. Los talibanes de la paella han estado vigilantes para que todo el proceso se desarrollara adecuadamente y no les dieran arroz caldoso o risotto camuflado por paella.

En cada una de las 34 comarcas de la Comunidad Valenciana se cocina de forma diferente, y en todas se le llama paella. Es más, fuera de la Comunidad Valenciana también se llama paella a todo aquel plato que lleve arroz y aspire a venderse al pobre turista. Cuánto hostelero desalmado.

La paella es una. Sólo una. Aquí van diez claves para ayudaros a entender qué es la paella y qué no es la paella. Para convertirse en un auténtico talibán de la paella.

1. La paella se cocina en domingo. El sábado se puede aceptar sólo en condiciones necesarias, cuando la reunión familiar o de amigos sólo pueda cuadrarse entonces por causas de fuerza mayor. Y se come de día. Comerla de noche sólo es aceptable si tu piel es roja como un tomate y vistes bermudas y chanclas con calcetines incluso en invierno.

2. La paella es un plato que antiguamente cocinaban los hombres que, al terminar de trabajar en el campo, mataban un pollo y un conejo, traían las cosas del campo, cogían un par de ramas (de naranjo) y se la comían tranquilamente. Hoy en día la cocina es cosa de dos, hombres y mujeres, pero la paella es uno de esos platos que en los pueblos y demás siguen cocinando más los hombres que las mujeres. Y es mucho decir para según qué zonas.

3. Como condimento se usa azafrán, pimentón dulce, a veces ñora, y romero. Y por supuesto, arroz. Preferiblemente bomba.

4. La paella se llama así por el recipiente en el que se cocina. Efectivamente, el recipiente se llama paella. Nada de ‘paellera’, ‘sartén’, ‘olla’ o derivados. Confundir el nombre os hace merecer un poco de desprecio.

5. La paella es de pollo y conejo. Nada de cerdo, costillas u otras carnes. Hacerla con esas cosas os hace merecer un poco de desprecio más.

6. Insisto, la paella es de pollo y conejo. Y la carne no se mezcla con marisco. Nunca, jamás. Hacerlo os hace merecedores de una indigestión, y de bastante desprecio (culinario)

7. Para hacer la paella se usa aceite, ajos para quemar, tomate, ‘fessols de trencar’ (habichuelas tiernas) y ‘garrofó’ (judión). Esa es toda la verdura. Usar col, alcachofa, cebolla o demás será fantástico, pero para hacer otra cosa. Paella no.

8. La paella se hace en una paella, preferentemente sobre fuego de leña o, en su defecto, sobre un serpentín con una bombona de butano o similar. No se hierve, ni se cuece, ni se fríe. Nada se hace al horno. Variar esto os hará merecedores de un desprecio importante.

9. Hay otros ingredientes aceptables, como el caracol. En otras zonas el ingrediente básico varía desde las pelotas de carne picada hasta el pimiento, pero eso no es paella. En otras zonas también hay arroces fantásticos: arròs negre, arròs del senyoret, arròs a banda, paellas variadas con alcachofas y bacalao y otras delicias. Todas buenísimas, en serio. Pero no son paellas valencianas. Son otra cosa.

10. Puede que en algún momento de vuestra existencia tengáis la mala fortuna de ver paellas con espárragos, guisantes o incluso huevos duros. Puede, incluso, que el sabor del arroz sea aceptable. Quizá incluso bueno. Pero repite conmigo, eso no es paella, es otra cosa. Es más, a eso yo lo suelo llamar ‘arroz con cosas o guarrerías’. Gráfico y aclaratorio, ¿no?

Vale, ahora es cuando me decís que estoy loco. Pero habla con cualquier valenciano de bien y verás que hasta el más tranquilo de todos esconde bajo la piel un talibán de la paella con ganas de manifestarse. Hasta ese tan tranquilo que tú conoces seguro que alguna vez se ha llevado una garrafa de agua detrás para hacer la paella ‘porque el punto que coge el arroz con el agua de valencia es imposible de repetir’. Será la cal.

Y ahora, para terminar, un vídeos que seguro que te abrirá los ojos ante los multiples sucedáneos de paellas, que crecen como hongos por doquier.

Fuente : yorokobu

Sidebar3 : Please add some widgets here.