Al igual que casi todas las webs, este sitio utiliza cookies. Al navegar aquí estás aceptando el uso de cookies. Más información en Política de cookies

Currently browsing jijijajaja

Torrijas alcoholizadas con Baileys y “descuaresmadas”

Pedazo foto de jugandoalascocinitas por si no la veis bien después de la torrija que vais a coger.

Nos toca los “webos” que esta dulce tentación llamada torrijas, esté relacionada con la Semana Santa. Los santos pecadores epicúreos de este blog olvidado del Señor, negamos el dogma que dice que las torrijas sólo se comen en Semana Santa. Dentro de los cánones establecidos de la vida disoluta de los aquí presentes, se halla el placer de “descuaresmar” las santurronas torrijas. ¡Allá vamos!…esperamos no producir con estas infames torrijas otro cisma eclesiástico como el que se produjo en el siglo XI.

Implicados en el descuaresmamiento torrijero:

4 Sobaos pasiegos (que deben de ser los habitantes de Pasiega, en Cantabria y que,  una de dos, o han sido manoseados por unas mancebas o es que están durmiendo como angelotes, con o sin mancebas).

Un vasito de Baileys para la receta y otro para la “torrija” personal del cocinilla. El plan principal es acabar con una buena “torrija”, lo de hacer las torrijas descuaresmadas es la excusa.

Nata líquida (cantidad a ojo de buen cubero, elegid si queréis una torrija al uso o una buena “torrija” de cabeza).
– Un” flush” de huevo,  err,  de huevo es uno, de lo que es un “flush” es de canela, a este paso os descuajaringo la receta en vez de descuaresmarla.

¡¡ A descuaresmar las torrijas y a por la torrija personal e intransferible!!

1 – ¡¡¡Lo más importante de esta receta!!:  pon a mano tu vasito de Baileys y los cantos gregorianos para darle ambiente y presenciar la creación divina del espíritu de las torrijas.

2 – Mezcla en una fuente o pila bautismal el otro vasito de Baileys con la nata líquida y el “flush” de canela. No desearíamos que acabaras tú también con un “flush” (con la torrija que vas a pillar ya tienes bastante), así que quítate de esa cabeza de corcho que peinas con tanto esmero, la idea de experimentar esnifando una rayita de canela. Este blog es un oráculo de saber, que como bien dice su nombre ora por el culo. ¿Qué tiene que ver esta chorrada con la canela?…Para los poco entendidos en “canela”…prepararos para recibir un conocimiento vital en vuestra existencia, creáis o no en Dios todopoderoso… La “rayita de canela” (o churrete) es un fenómeno extendido por todo el  universo. Consiste en la aparición de unas extrañas manchas de color marrón en la ropa interior de las personas que muy a menudo son varones. Surgen habitualmente tras cagar “gruesa-mente” o defecar “fisnamente”, hacer una cierta actividad fisiológica y no limpiarse bien. En los casos extremos, surge incluso después de haberse limpiado, debido al tamaño del mojón o a la inexperiencia del sujeto en cuanto a tareas limpiativas.

Tras esta relevante inutilidad, seguimos con…la “torrija”…¡otro vasito de Baileyus, hip!…¿Queeeeé no tienes Baileys?, pués te haces Baileys casero monodosis en un santiamén, exactamente en un minuto y siete segundos.

Se arrojan con amor o coraje (según lo católicos que seáis) los sobaos en el “líquidus activus” que hemos hecho con el Baileys. Se permite que los sobaos naden de espaldas o a braza por el Baileys unos minutos, no más, que se quedan sobaos y luego no hay quien los despierte.

-Los sobaos se bautizan en huevo (si os acordáis antes y batís  el huevo, os facilitará el bautismo cristiano de los sobaos). ¡¡Te has olvidado de rellenar tu vaso personal de Baileys!!, ¡¡así no hay quien haga una receta indecente, coño, que te despistas, cíñete al proceso “torrijero”, llena tu vaso de Baileys y empina el codo en un ángulo de 90º !!.

Una vez bautizados los sobaos en el agua bendecida de Baileys, ya están listos para “freírlos” a tabús religiosos, obligaciones cristianas y demás patrañas eclesiásticas en el aceite hirviente del infierno (sácalos rápidamente del aceite hirviente , que se les encoge los huevos si los dejas demasiado).

-Se rescatan del castigo dívino en forma de aceite infernal y se escurre el exceso de aceite en un papel, mejor de cocina que higiénico, más que nada porque ¡dios!, nada sienta peor que echar mano del rollo de papel después del evacuado y que se haya acabado, ¡que mal rollo le da a uno!.

Me voy a por otro vasito de Baileys, hip…ahora vuelvo,  hip, no te vayas a “sobar”, que te veo…mientras tanto, puedes comprobar si has conseguido realizar la receta de la “torrija” con éxito mirando este enlace.

“Pos” tú te lo pierdes.

Sidebar3 : Please add some widgets here.