Currently browsing frases célebres

“Notas de Cocina de Leonardo Da Vinci”. Un mito desmitificado.

Quien poco piensa, mucho yerra (Leonardo Da Vinci)

Lo más seguro es que desconozcas que el gran Leonardo Da Vinci, fue también un “gran chef”Leonardo fracasó como jefe de cocina de dos tabernas florentinas,una de ellas  Los tres Caracoles. No consiguió tampoco imponer sus teorías renovadoras cuando mereció el cargo de maestro de festejos y banquetes de Ludovico el Moro. Arbitrario, ingenuo, categórico, antojadizo…los desastres en torno a sus artes culinarias se sucedían y la iba liando por donde cocinaba.  En la celebración de la boda de Ludovico,  no se le ocurrió nada  mejor que de hacer que celebrar la fiesta dentro de una enorme tarta en el patio del palacio, de 60 metros de longitud hecha con pasteles, bloques de polenta reforzadas con nueces y uvas pasas y donde los invitados se sentarían en mesas y sillas de pastel. Pero como siempre, la falta de previsión del gran maestro no tiene en cuenta la atracción que tienen esos elementos para las ratas y las aves y la noche anterior miles de ellas llegan al banquete que se les ofrece y comienza la gran batalla, hombres contra animales, que termina con un amanecer nefasto donde montones de ratas muertas se mezclan con la estructura demolida y aves agonizantes, todo una gran ruina que hace que los comensales tengan que celebrar el evento en otro lugar; en la explanada frente a palacio, léase en mitad de la calle. Ludovico envió a Santa María delle Grazie donde pintaría una de sus obras maestras La última cena; eso sí, después de hacer sufrir hasta casi la locura al prior y dejar vacías las despensas del priorato y esquilmadas sus bodegas.

En el libro “Notas de Cocina de Leonardo Da Vinci” podrás ver que no todos sus inventos fueron tan revolucionarios como nos han hecho pensar, ni todas sus actuaciones en la vida fueron tan brillantes y solemnes como hemos imaginado. Sus notas culinarias reunidas en el llamado“Codex Romanoff” están incluidas en el libro “Notas de cocina de Leonardo da Vinci” (Podéis haceros con él en multitud de bibliotecas públicas). Su historia está plagada de anécdotas curiosas; algunas de ellas de un tinte tan cómico,  que difícilmente podremos evitar una carcajada cuando las leamos, como cuando inventó un cortador de berros gigante que por accidente mató a dieciséis servidores durante la demostración y que posteriormente utilizó Ludovico como arma de guerra…Ejem…

Para darse otra “pechá” a reír  son algunas de las pautas de conducta apuntadas por Leonardo en su Codex Romanoff , descubierto en 1981.

“No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa. No ha de hacer ruidos de bufidos ni dar codazos  no poner caras horribles ni lo ojos en blanco,  ni escupir ni prender fuego al compañero durante la comida. (supongo que habría que esperar a dar rienda suelta a los instintos pirómanos en  los postres o en el café), ni poner la cabeza en un plato,  ni sentarse bajo la mesa. Y ya para reatar la “faena” incluye la forma de sentar a un asesino a la mesa.  Si hay un asesinato “planeando” , lo más decoroso es que el asesino tome asiento junto a aquel que será el objeto de su arte y que se sitúe a la izquierda o a la derecha de esta persona dependerá del método del asesino, pues de esta forma no interrumpirá tanto la conversación si la realización de este hecho se limita a una zona pequeña. En verdad, la fama de Ambroglio Descarte, el principal asesino de mi señor Cesare Borgia, se debe en gran medida a su habilidad para realizar su tarea sin que lo advierta ninguno de los comensales y, menos aún, que sean importunados por sus acciones.. La educación a la mesa ante todo, vaya.

Y para los que habéis llegado hasta aquí leyendo…“Bienaventurados serán los lectores empedernidos,  porque conocerán LA VERDAD”.

ES  ASOMBROSO COMPROBAR  CÓMO A PARTIR DE UNA AVENTURA INVENTADA SE HA CREADO UN MITO.  EL LIBRO, “NOTAS DE COCINA DE LEONARDO DA VINCI”, casi un dogma en ciertas escuelas de cocina del que, según la editorial Temas de Hoy (Planeta), y que llevan vendidos 75.000 ejemplares. , que el supuesto manuscrito original de Da Vinci que se denominó “Codex Romanoff” no existe. Hablamos de un libro imaginado cuyo contenido ¡es completamente falso!. Lo escribieron  una pareja de historiadores, Shelagh y Jonathan Routh, sin otra intención que divertir a sus lectores. Tan claro había sido su propósito que en Londres se presentó a la prensa el día de los inocentes, “The fool´s day”, el 1 de abril. El libro de marras es fantasía pura. Sin embargo, el error se agiganta. Antes del verano se podía leer una reseña en el Diario de Noticias digital (www.diariodegastronomia.com) del 10/7/ 2011 en la que se aseguraba con desparpajo que Leonardo podría haber escrito el Codex Romanoff entre 1481 y 1500. Eso y muchas otras cosas de su vida sacadas del libro que el autor del comentario daba como ciertas.

Podéis disfrutar de la lectura de Notas de Cocina de Leonardo Da vinci, a condición de que los lectores sepan que su contenido es pura broma.

 

Sidebar3 : Please add some widgets here.