Currently browsing comidas bizarras

Kiviak, foca rellena de 500 pingüinos : apestosas delicatessen mongólicas

El Kiviak es un plato tradicional de los esquimales que viven en el norte de Groenlandia.  Esta delicatessen de la raza mongólica es consumida en invierno y está hecha básicamente con álcidos (un tipo de aves similares a los pingüinos), una foca y grasa. Se rellena la foca con los pingüinos y se deja macerar de 3 a 18 meses, incluso el tiempo de maduración puede llegar a los 2 años.

El olor de la mezcla es tan fuerte que la delicatessen no se puede comer dentro de casa. Imaginad 500 pájaros fermentándose en el interior de una foca durante tantos meses. Para los Groenlandeses es una delicia, tanto, que se comen hasta los huesos de los pajarillos que han estado en el interior de la foca.

La receta de cómo se hace Kiviak para quien se anime a hacer esta delicia de la raza mongólica :

1 – Se rellena una foca (destripada anteriormente) con unos 500 pingüinos crudos con sus correspondientes picos y patas, pero ¡ojo! sin las alas, ¡¡que asco por Dios, cómo se te ocurre pensar en meter los pingüinos con las alas!!.

2 –  Se cose la foca (y tu boca para no vomitar) y se sella con grasa.

3 – La difunta foca y los fallecidos 500 pingüinos acaban formando un fiambre compacto sobre el que se pone una piedra.

4 – La deliciosa mezcla se deja fermentar entre tres y dieciocho meses (está oscilación de tiempo supongo que dependerá de las agallas del pobre esquimal al que le toque ir a comprobar como va la maceración).

Mmmmm, ya me estoy relamiendo…(el vómito que acabo de echar)… mejor dejo el kiviak para paladares sin complejos.

Fuente : hestar.com

Comerás medio kilo de insectos a lo largo de tu vida, te guste o no


Entomofagia. Zampar insectos y arácnidos, o artrópodos. El pan nuestro de cada día, aunque no quieras.

Entomófagos somos todos, así que borra esa expresión de asco de tu cara. De manera inconsciente, TODOS comemos “sin querer” ( y otros queriendo) bichos.

Ojito al informe de la Administración Federal de Alimentos y Medicinas de EEUU :  “puede haber hasta 20 huevos de moscas de las frutas en un vaso de zumo de tomate, 75 trozos de insectos en 55 ml de chocolate, o 60 ácaros en una porción de brócoli“.

Siento darte la noticia, pero te guste o no, habrás comido a lo largo de tu vida más de medio kilo de insectos en tu vida: los insectos en el grano (gorgojos, por ejemplo) terminan molidos con la harina. Son esos obscuros puntos en tu pan, que nunca te has preguntado que son. Las pequeñas larvas en algunas frutas…y así un suma y sigue. ¡Que chollo, proteína extra por el mismo precio!.

 

Lo más “cool” en ciertos restaurantes de postín es ofrecer a la carta tarántulas en tempura, escarabajos en escabeche, saltamontes salteados en ajo y perejil, gusanos fritos, ensalada de capullos de gusano de seda, hormigas crujientes con sal y azafrán, tortilla de escorpiones, ceviche de gusanos, sushi de hormigas culonas, tortilla de ciempiés, mermelada de termitas, etc, etc. En el restaurante Typhoon  por un puñado de  gusanos fritos o unos cuantos grillos pagas 12 euros, (y no es de los más caros). ¡Que chollo, las cucarachas tamaño gato de mi antigua casa me salían gratis!.

Todo son ventajas:

* Emisiones de gas. Una dieta entomólogica ayudaría a la solución del problema de las emisiones de gas a la atmósfera, ya que el 18 % de las emisiones provienen de las granjas de pollos, vacas y cerdos.

* Ahorro económico.  Es más fácil y menos costoso criar insectos que, por ejemplo, vacas o cerdos.

*  Aporte nutricional. Los insectos acuáticos tienen cuatro veces más hierro que  un entrecotte. Cien gramos de gusanos contienen 28 gramos de proteínas, mucho más de las que existen en la misma cantidad de pollo.

* Variedad. ¡Hay más de 1.700 especies diferentes!. Así que, menú variado.

David George Gordon te muestra cómo empezar, historia y recetas en Entomofagia : a comer insectos


¡A disfrutar con el crujir de las patitas y la textura!

Los insectos como nunca antes los habías visto. Para que vayas abriendo apetito.

 

Tiburón podrido : el “jamón ibérico” de Islandia

La joya de la corona de Islandia en cuestiones culinarias es el Hákarl, carne de tiburón podrida.

tiburón-Islandia

Antiguamente, los ancestros de los hoy pobladores de Islandia enterraban los tiburones, dejándolos pudrirse durante varios meses. Luego los desenterraban y se los zampaban. Actualmente, sólo tres chefs islandeses son “honoris causa” en dominar la técnica de preparar este plato (uno de ellos debe de ser el “risitas profident” del vídeo). Por que amigos, esto de pudrir un marrajo tiene su técnica.  No vale dejar pudrir los tiburones como se nos pudren a nosotros los plátanos en el frutero. 

Primero los dejan pudrir en un hoyo alejado de donde habitan personas (debe de ser por el tufo. Aquí decimos que huele a gato muerto y allí dirán que huele a marajo muerto).  Y allí se entierra la carne durante mes y medio en verano o tres meses en invierno. Después dejan secar la carne de los escualos en un lugar fresco, seco, oscuro y aireado.

Los tiburones, contienen mucho amoniaco y urea en su cuerpo, en consecuencia si te comieses su carne fresca te sabría  la boca a orines. Un sabor perfecto para los parafílicos de la urolagnia o “lluvia dorada.

En Islandia son expertos en no tirar nada de comida. Aquí todo vale, con los testículos de carnero macerados en suero se hace “El hrútspungur” que es una especie de pastel. La cabeza de la oveja cocida con los ojos, lengua y dientes incluidos (debe de ser “total” chuparle los dientes a una oveja, creo que así se llega a alcanzar hasta el nirvana) que recibe el nombre de “svie”. “El slátur”que se prepara de una mezcla de despojos de oveja envueltos en el estómago. ¡¡Que nostalgia al recordar los sesitos de cordero fritos o las criadillas que me cocinaba mi abuela en mi niñez!!.

De Islandia me quedo con el salmón con  salsa de mostaza, miel y nata para quitarme el sabor pútrido de la boca con el dichoso tiburón podrido. De “Ejpaña”, no deseo relación carnal con algo que contenga el nombre cerdo en su carnet de identidad. Ni humano ni animal.

Comer tiburón podrido de Islandia, el vídeo de marras.

 


Una receta muy, pero que muy “placentera”

La cena de esta noche

Hoy “damos a luz” a una innovadora receta.  La más “placentera” que podáis degustar del mundo. Orgánica, natural e insólita. chavalitos…haced click en este enlace si queréis como mínimo quedar pasmados.

Aviso. La receta puede herir gravemente tu apetito.

Sidebar3 : Please add some widgets here.