Currently browsing bavaroise

Bavaroise de yogures salvados “in extremis”

Intervención a vida o muerte de los yogures a punto de pasar al mundo caduco

Al abrir la nevera un grotesca visión ha anegado mis retinas al descubrir un trío de yogures agonizando y a punto de cruzar la frontera hacia el mundo caduco. Me dispongo a salvarles “in extremis” y a renacerlos con otra apariencia más deseable. En la intervencion a vida o muerte se nos unirán unas galletas y magdalenas que estaban “defenestradas” por ir de duras como piedras por la vida.

El nuevo aspecto de los yogures salvados “in extremis. “Bavaroise de chocolate y palomitas

Doctores implicados en la reanimación de los “yogurines”.

* Un sobre del cirujano flan chino mandarino

* 2 Vasos de leche (para la anestesia general)

* 3 cucharadas de azúcar (para el control de la glucosa en la intervención)

* 3 yogures (al borde de la caducidad)

* 2 Petit suisse de plátano (si os encontráis alguno en estado de shock por la nevera, si no, no salgas corriendo a comprarlos)

* Doctor Paladín (o similar) instantáneo

* Enfermeras doña Galletitas y señorita Magdalena (duras)

* Estudiantes de medicina en prácticas. Don Jengibre y señorita Canela

* Anestesista. Doña Palomitas (o gusanitos) de chocolate

 

Desarrollo de la Intervención

1 – Desinfectar vuestras manos.

2 – Haced uso de la leche, el azúcar y el sobre de flan según las instrucciones del paquete de flan chino mandarino.

3 – Cuando tengáis el tinglado de hacer el flan terminado, añadidle 8 cucharadas de paladín y los yogures. Si dejáis algún grumo del paladín sin disolver, mejor, así el bavaroise tendrá tropezones de chocolate.

4 – Mezclad las galletas, magdalenas o similar que están en casa desde el pleistoceno. Las aplastáis y mezclad con mantequilla derretida, el jengibre y la canela.

5 – Untad un bol o molde con mantequilla, haced una base con las galletas deconstruidas con mantequilla, y añadid la mezcla que hemos conseguido tan fácilmente del flan chocolateado y “enyogurizado”.

6 – Al frigo unas cuantas horas, a desmoldad y decorad con las palomitas (o los gusanitos) de chocolate machacados por encima del bavaroise.

PD.  Confesión. El  bavaroise que tenemos entre manos, según los puristas gastronómicos no es un bavaroise . Pero da caché a  tu currículum culinario  decir que has hecho un rimbombante bavaroise.  Así me gusta veros, sin tabús en terminología culinaria.  Las reglas fueron creadas para saltárselas.

Sidebar3 : Please add some widgets here.