Currently browsing autosuficiencia

Horchata de la de verdad casera: fácil de hacer en sólo cuatro pasos

Las aguas petrificadas blanquecinas que parecen meado de extraterrestre anémico y que venden como horchatas en los universos de estilo “Chuti” no tienen ni punto de comparación con la auténtica horchata de chufa. Esa agua guarra des-chufi-nada ni es horchata ni es ná. Prepararos para saborear una auténtica horchata. Fácil de hacer en cuatro pasos; lavar, remojar, triturar y filtrar.

Las chufas las podéis encontrar fácilmente  en tiendas donde se venden chucherías para los niños, y en establecimientos donde vendan frutos secos.

Horchata non-extraterrestre para 4-6 terrícolas, valencianos o no
.

* 250 gr de chufas

* 250 gr de azúcar si la vas a granizar o 150 si te la vas a  tomar líquida.

* 1 litro de agua (sí señore/as, la horchata se hace con agua y no con leche como muchos creen).

* Corteza de limón y canela en rama (opcional)

1 – Lavas las chufas con agua (no hace falta detergente, que os conozco, únicamente decir que la mayoría de la gente chufera le añade al agua de lavado una gotita de lejía para desinfectar las chufas, ¡¡acláralas muy bien!!)

2 -Repudia adoptando expresiones de asco las chufas defectuosas (no es que seamos unos fashion victim del físico “perfecto”, es que esas chufas feas, normalmente amargan).


3 – Ponlas en (sin lejía) remojo con agua durante 12 horas. Enjuágalas 2 veces.

4 – Tritúralas junto con dos vasos de agua en la batidora, “termineitormix”, o con algún robot manos tijeras que tengas por casa.


5 – Pásalas a un recipiente y déjalas tranquilas durante 2 horas.

Foto vista en erinnaenlacocina

6 – Filtra tu horchata con una tela fina o una gasa. Añade el agua restante, el azúcar y si te han molado los opcionales de la cáscara de limón y una rama de canela, ahora ya sabes cuando los tienes que añadir. Graniza, o sirve muy, pero que muy fría. No volverás a comprar el agua guarra esa de la “Chuti”.

Soja texturizada casera : más “carne” vegana en tu cocina

Soja texturi…¿qué?, ¡pero si yo pensaba que con la soja sólo se hacía leche de soja y el tofu…pero ¿qué coñe es y para qué se utiliza la soja texturizada?… Tranquis mierdaeuristas en pañales en temas de alimentación vegetariana y vegana, que aquí estamos nosotros para que encontréis la iluminación gastronómica-gourmet, comáis sanito y no os arruinéis en el intento.

La soja texturizada o carne de soja, se utiliza habitualmente como sustituto de la carne animal. Muy similar en textura, jugosidad y proteínas a la “carne tradicional” pero sin el aporte de grasas de la carne animal.

En el proceso industrial para conseguir soja texturizada  se utiliza una extrusadora…vamos a ver qué podemos hacer para descomplicar y pasar de la extrusadora, que es un nombrecito feo de coxones.
Puedes hacer soja texturizada en casa aunque no tengas la dichosa extrusadora. Quedará bastante “igualica”de sabor y textura  a la comprada.

La revelación del día : cómo hacer soja texturizada fácilmente directamente del tofu y no morir en el intento.

1 – Pillas el tofu

2 – Congelas el tofu que has pillado

3 – Lo “olvidas” en el congelador y con cuidado de que el tofu no te pille te vas a divertirte durante 48 horas seguidas.

4 – Te tomas un analgésico después de las 48 horas seguidas de juerga.

5 – De repente te acuerdas de que has “olvidado” el tofu en el congelador. Lo vuelves a pillar, esta vez para rescatarlo del congelador.

6 – Escurres el tofu para desahogarlo del mal rato que ha pasado el pobre  al pillarte y saber que te has ido  de juerga sin él.

7- Para reconciliarte con él, te prestas a darle una masaje a dos manos desmenuzándolo y lo metes al horno para que el pobre abandonado entre en calor a una temperatura muy baja (de 100 a 150 grados) durante  unas horas hasta que veas que esta seco, duro y de color doradito.

¡¡Ya podéis hacer las paces!!, por esta vez te perdona que le hayas dejado tirado en el congelador y te hayas ido de juerga de 48 horas .

Seitán, la “carne” vegana : cómo hacerlo fácilmente (vídeo-receta)

Visto en gastronomiaycia

Muchos ya lo conoceréis y lo estaréis consumiendo (y muchos estaréis pagando una suma nada desdeñable por el seitán en los herbolarios o en tiendas de dietética). Para los inexpertos en la cocina sana y vegetariana, ahí va la explicación de qué narices es el seitán. El seitán es utilizado como sustitución de la carne animal en dietas veganas y vegetarianas (no es indispensable ser vegetariano para disfrutar de un plato con seitán). De gran valor nutricional y con una alta cantidad de aporte de proteínas se hace principalmente con gluten de trigo. Su textura es similar a la carne animal. Su composición permite que absorba muy bien los sabores de los condimentos e ingredientes en los que se cocina. Se puede emplear perfectamente en cualquier receta como sustitutivo vegano de la carne animal.

La preparación en casa es mucho más fácil de lo que pensáis.

Cómo hacer leche de soja casera cagando leches (con vídeo-tutorial)

Una leche de soja casera que es la leche de sencilla de hacer en casa.

¡¡ La leche!, que pocos ingredientes necesito!!

* 1/2 kilo de soja blanca De venta en herbolarios y en muchos supermercados.

* 4 litros de agua ( 3 litros si quieres la leche de soja más concentrada).

La preparación es la leche de sencilla.

Visto en taringa

1 –Remojar la soja en agua durante 24 horas. Cantidad de agua que cubra la soja y dos dedos más. Espero que algún zoquete no se corte dos dedos para añadirlos a la receta (cosas más raras he visto).

2 – Triturar la soja junto a algo de agua durante cinco minutos. Si te dan ganas  de hacer de vientre (como diría mi abuela), estadísticamente está comprobado que es lo que suele pasar cuando te dicen que tienes que estar dando caña 5 minutos al botón de la batidora. Tienes nuestro beneplácito para dejarlo en 4 minutos y 12 segundos, ¡ni uno menos!).


Visto en latiamaruja

Colar el lantescente líquido lechoso (joer, que poético suena, hoy estoy que me salgo, ejem) resultante por una tela fina o colador fino (“fisnura” ante todo, señorxs, que se note que “semos” mierdaeuristas “fisnos”. Si pones algún recipiente debajo de la tela (o colador fino) llegarás más fácilmente a tu objetivo de hacer tu leche de soja “made in home”. Vete preparando la fregona si no me haces caso (¡la leche, hay que avisaros de todo!, que me la liáis en cuanto miro hacia otro lado, ¡la leche que os “daó” a mamar!).

En el vídeo-güía-visual que os he colado  no lo mencionan, pero si una vez colada la leche de soja la cocéis, vuestra oronda tripita la digerirá mejor. La soja contiene un “principio antitrípsico que impide que la tripsina, enzima proteolítico, pueda actuar a nivel de duodeno (traducción para los mortales, un buen retortijón de tripas). Tan sólo tenéis que hervirla durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando y a fuego lento.. Y ahora por tocarme los webs, diréis muy listillos vosotros… y cuando la germinas y la tomas cruda ¿qué, ya no nos duelen las tripas?. Con la germinación este poder antitripsico disminuye, ¡chúpate esa!.

Mientras que cocéis la leche podéis ver lo adictiva que puede llegar a ser esta leche casera y lo que le ha pasado a uno de los infieles seguidores de recetas mierdaeuristas. El tío desde que probó a hacerse la leche de soja en “casuki” no puede salir sin ella, lo cual puede derivar en algún despiporrante problemilla lechero.

Conservar en el frigorífico. Solo dura un par de días, así que calcula si no quieres quedarte con cara de “cula” si te la bebes estropeada.

Y ahora diréis ¡¡que pena, que desperdicio de habas de soja cocidas!!. Quieto todo el mundo con la soja en la mano de camino al cubo de la basura. Esa pulpa residual que son las habas de soja son okara.  Este “desperdicio” puedes usarle como espesante de sopas y cremas, añadirlas a tus bizcochos y pasteles, o incluir en cientos de recetas más, como por ejemplo en ésta que te dan en forovegetariano

Con canela y cáscara de limón, con cacao, con miel, con café, para recetas de arroz con leche de soja…infinitos usos con la leche de soja.

Y por fin el vídeo de la leche en cuestión, ¡¡con todos ustedes cómo leches se hace la leche de soja con etiqueta “made in home”!!

Pan rallado japonés Panko: cómo hacer tú mismo en casa el pan rallado de moda

Visto en: recetin.com

Has visto una receta con ese empanado de copos dorados tan apetecible, de aspecto crocante, grueso y texturizado . Te preguntas qué pan rallado extraterrestre habrán empleado para conseguir esa apariencia tan deseable. Para tu “info” ese atrayente pan rallado es una especialidad japonesa de pan rallado, el Panko japonés. La diferencia de empanar con el pan rallado Panko y el pan rallado “ejpañolito” de toda la vida de nuestra patria es que el resultado es mucho mas crocante, texturizado, a la vez que mucho más ligero. Y para remate el Panko queda más sibarita y”cool”. Mierdaeuristas sí, pero mierdaeuristas sibaritas, que coxones.

Espárragos empanados con pan japonés Panko

Visto en : recetin.com

Hala venga, deja de vendernos lo “bonicas” que quedan las recetas con el Panko y vamos a lo que nos interesa… cómo podemos hacer nosotros mismos pan Panko.

 

“Pankoneando” un humilde pan:

El pan rallado Panko se prepara sin la corteza del pan de molde, de ahí su color blanco, desmigando el pan tierno y dejándolo secar posteriormente. Además no se pulverizará, los trozos tienen que quedar más grandes que el pan rallado tradicional.

1 – Pillas pan Bimbo (pan de molde para los amantes de las marcas blancas) sin corteza o pan de leche (acuérdate de retirar la corteza si utilizas pan de leche).

2 – Dejas que se ponga duro como una piedra fuera de la bolsa. Si eres un “cagaprisas” lo puedes secar en el horno a temperatura baja.

Visto en Gastronomíaycía

3 – Cuando esté completamente duro y no le puedas hincar el diente de lo duro que está, lo trituras en copos grandes con thermomix o batidora (no te pases y lo dejes hecho polvo porque si no, se nos joroba el invento).

4 – Guarda tu sucedáneo de pan rallado japonés Panko herméticamente para que no se humedezca. Si coge humedad perderá su dureza y el rebozado no te quedará tan crocante y chachi-piruli-de-la-muerte. ¡Pero que pedazo de sucedáneo de pijos culinarios somos en este blog!.

Sidebar3 : Please add some widgets here.