Currently browsing autosuficiencia

Deshidratar Frutas, Vegetales y algunas “Delicias” mas, sin complicaciones

Deshidratar frutas y vegetales es una actividad muy facilona. Puedes secarlas al sol cuando el gran astro se digna a aparecer.  Si nuestra estrella más iluminada está algo holgazana puedes desecarlos en casa encima de los radiadores o en unos cuantos “minutejos” en el microondas.
Una vez que empiezas puede convertirse en una adicción.

Construye tu propio deshidratador de alimentos y ¡a desecar lo que pilles!

La lista a dejar seca como la mojama es ilimitada…manzanas, albaricoques, berenjenas, calabacines, fresas, uvas, piñas, papayas, melocotones, dátiles, ciruelas, pimientos, hongos, tomates, higos, algas, raíces como el jenjibre, medusas, sagus (gusanos), patas de gallinas, tripas de pescado, insectos varios… no, no se me está yendo la olla… existen otras culturas culinarias más allá de nuestro pequeño mundillo gastronómico circundante. En fin, un número interminable de opciones para utilizarlos en multitud de recetas o simplemente consumirlas como aperitivo o golosina.

Oiga, ¡los sagus (gusanos deshidratados) “de muerte”!. Un “sumiller” diría de esta “cata” … glup glup glup (en este caso,ñam ñam ñam), ejem. ” Ocre intenso con bordes amoratados a la vista. En nariz se percibe una fina madera que exhala notas ahumadas, toques de cedro y grafito, y fondos de nuez moscada. En boca destaca por la madurez de sus taninos, por el equilibrio y por la amplitud. Largo y polvoriento en retronasal, y empireumático fuerte. Señores, cata concluida de los gusanos sagu.

Y yo me pregunto ahora … ¿cómo leñe se denominará a la cata de insectos?. Tengo que buscarlo en la “wiki -wiki”. Lo que sí sé es que me quedo con los taninos a secas antes que con los “gusaninos”.

Y ahora los Pasos “pa dejar seco” al que se nos cruce por delante:

1 – Lavar la fruta y quitarle las semillas y las cáscara si es dura.

 Rebanar las frutas y vegetales lo más fino posible.

2 – Secarla con papel toalla si la fruta tiene mucho jugo.

3 – Colocarla en la bandeja de secado, en un radiador o en la ventana si luce el sol.

4 – Cotejar el secado 2 veces al día para evaluar su estado. Si la fruta no seca completamente, el agua que tenga la hará podrirse o coger hongos.

5 – En el caso de algunas frutas como los higos,  las puedes espolvorear con un poco de harina para mejorar la conservación.

6 – Para un almacenaje adecuado hay que asegurarse de que el alimento está bien seco, debe colocarlo en botes sellados, bolsas plásticas selladas o envases que mantengan el producto libre de humedad. Nunca los coloques en la nevera.

Los vegetales, antes de secarlos los puede rociar con salsa de soja, salsa picante, ahumada, sabores de limón, especies exóticas, aromas de anís, vainilla, licores…

Pasta casera: Hazla en tu propia casa fácilmente y sin máquina

Visto en : tierradegaviotas

Me apuesto mi peso en queso a que te gusta la pasta fresca pero te jode la pasta gansa que cuesta la pasta fresca comercializada ahora al parecer tan de moda. Errrr,  que me “trabalenguo”.

Pues ponte manos a la masa porque hacer pasta fresca es muy económico y es súper fácil de hacer. Por cada huevo mediano utiliza 100g de harina. Si no quieres hacer pasta al huevo, la medida es por cada 100g de harina le corresponde 60g de agua. Hay gente que además añade una pizca de sal, y otros sin embargo no utilizan sal para su pasta.

1 – Mezcla los ingredientes según tus gustos. Amasa hasta que tengas antes tus ojitos una masa homogénea y que no se te pegue a los dedos.

Si dejas reposar la masa unos 15 minutos mejor que mejor, sino puedes utilizar la masa directamente sin el tiempo de reposo.

2- Divide la masa en cuatro trozos. Con un rodillo (o botella) y sobre una superficie enharinada, estira cada porción. Deja la masa en un grosor fino, de menos de 1mm (cuando cuezas la masa, ésta “engordará”).

3 – Para hacer tallarines, enrolla la masa sobre sí misma y sin apretarla. Corta con un cuchillo en tiras del grosor que te guste. (1 mm para espaguetis, 1 cm para tallarines) Desenrolla las tirillas, enharínalas un poco para que sea más fácil manipularlas.

La pasta fresca casera se cuece en abundante agua hirviendo durante 3 ó 4 minutos.

Agrega a tus recién estrenados tallarines la salsa  (en el anterior enlace las tienes a porrillo) que te salga de los coxones si no te gusta el pesto del vídeo. Tienes nuestra bendición para cambiar la salsa por la que te dé la real gana.

Vídeo al canto como guía visual.

Con esta masa base además de hacer los tallarines del vídeo puedes crear raviolis, capelleti canelones,  lasaña, o  moldearla con la forma que se te antoje. Además puedes añadir a la masa de la pasta fresca tinta de calamar, hierbas aromáticas, espinacas hervidas y trituradas, juego de remolacha cocida, chocolate en polvo, puré de tomate y lo que tu imaginación te dicte para darle una nota de color y otro matiz en el sabor.

Si alguien le coge el gustillo a esto de guarrear con la masa aquí tenéis un vídeo para el segundo nivel de manoseadores.

Sidebar3 : Please add some widgets here.