Currently browsing activismo

Ser Mierdaeuristas sin comer “mierda”. “Despanganízate”

Nuestro camarada Jorganes nos ha mandado está interesante y “despanganizante receta“. “Ser mierdaeuristas sin comer mierda”.

Los ingredientes son :

Un kilo de antiesclavitud.

Dos kilos de ética medioambiental

550 grms de derechos humanos

Y dos piezas de activismo

Y aquí, el”modus operandis” de la receta del camarada Jordanes:

Antes de comprar la económica panga…entre otras muchas consideraciones hay que tener en cuenta las pésimas condiciones laborales de las personas que trabajan en las jaulas flotantes donde se “fabrican” y de las mujeres que limpian el pescado.

Sosteniendo la “esclavitud” en Asia, contribuyes a alimentar el paro en tu país y por tanto al mierdaeurismo.
Consume pescado salvaje de pescaderías artesanales (aunque tengan alguna espinita).

Al igual que con la panga, sucede con la perca del Nilo,  a la que hacen referencia en el documental “La pesadilla de Darwin“. Un interesante documental sobre los efectos sociales y medioambientales de la industria pesquera en el lago Victoria en Tanzania. A partir de entrevistas con los pilotos, los dueños de las factorías, guardias, prostitutas, pescadores y habitantes, el film abre un debate sobre los efectos de la introducción de la perca del Nilo en el lago, con la dicotomía entre la ayuda europea que se le da a África, por una parte, y la extracción de sus recursos a cambio de munición y armamento por otra.

Insurgente.org. Consumir panga es una mierda. Seremos mierdauristas , pero podemos considerar otras opciones a la panga  para no comer “mierda”. La panga es “fabricada” en China y Vietnam en unas condiciones nada saludables, y por eso es tan barata.

 

El maltrato de ocas para la obtención de paté y foie gras

En Navidad suben las ventas de paté y de foie de oca. ¿Sabes como se obtiene este “manjar tan de moda”?  (al que por suerte muchos “mierdaeuristas” no podemos tener acceso)Desgraciadamente, aún hay mucha gente que no tiene ni la menor idea del proceso al que son sometidas las ocas para obtener el famoso foie.

Para ilustraros, os voy a recomendar un vídeo suavecito, que muestran el bestial maltrato que se inflige a las ocas y a los gansos para la elaboración de paté, consistente en su alimentación forzada a través de largos tubos que les son introducidos por la boca, y que llegan directamente a su estómago. Con ello se consigue que los hígados de estas aves multipliquen por diez su tamaño normal, provocando la muerte del animal después de meses de tortura. Este vídeo es uno de los utilizados por la organización internacional PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) para la denuncia de esta actividad.

Comparación entre el tamaño del hígado de una oca alimentada forzosamente, y de otra normal.

Si hay alguien a quien lo que acaba de ver le parece normal, está tardando en dejar de leer este artículo. Al resto, supongo que la mala leche, la pena o la frustración, os habrán hinchado las venas del cogote, y estaréis pensando en si esto es real, si sucede así en todos los casos, si no se puede hacer nada… Trataré de responderos.

Que esto es real es algo que siento profundamente tener que decir. Lo siento porque me demuestra una vez más la baja condición de los de mi especie, y porque mientras yo lanzo al aire mi particular denuncia, hay miles de granjas en el mundo con millones de gansos y ocas que estarán sufriendo lo que no está en los escritos, y a éstas ya no les salva nadie de su mísero paso por la vida. En cuanto a si es siempre así, la respuesta es no, y aquí reside la esperanza de quienes deseamos poner fin a este tipo de prácticas. Es una excepción, pero en mi propia región -Extremadura- existe una patería llamada la Patería de Sousa, que produce patés de ocas y gansos criados en libertad, sin alimentación forzada. Pero estos patés o foie gras, claro está, se producen con hígados de un tamaño normal y son, porque ellos lo valen, más caros que los otros. Ni que decir tiene que la calidad también es infinitamente mayor. Es el precio del respeto y del buen hacer que recae tanto en el productor, como en el comprador. Pero es lo justo.

Por lo tanto, aparte de difundir y de denunciar esta práctica como buenamente podamos, lo que deberíamos hacer todos es informarnos de la procedencia del paté y el foie gras que compremos, y rechazarlo en caso de duda. El conocimiento debería desembocar en militancia y en compromiso, pero también son minoría los que rechazan un bocado de paté cuando se les pone por delante. En esos casos, lo más fácil es hundir la cabeza bajo el ala y dejarse llevar por el instinto. Quienes no han hecho esto son los 15 países que han ilegalizado las granjas de ocas con alimentación forzada: República Checa, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Israel, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza y Gran Bretaña. Esto está muy bien, pero pensad que nosotros, los consumidores, somos los únicos que decidimos lo que queremos comer, y lo que no.

Fotos obtenidas del vídeo de PETA “Kate Winslet Exposes Foie Gras Cruelty” y del blog de cocina.es

Sidebar3 : Please add some widgets here.