Curso gratuito : “Protocolo indecente de modales a la mesa”



Huelga decir que ser educado no cuesta una mierda y ser mierdaeurista no está reñido con los buenos modales. Aun así, nuestra vocación (frustrada) de pedagogos culinarios nos invade y desde este cochambroso blog nos disponemos a alfabetizaros en un curso acelerado y descerebrado de etiqueta, formulismo y ceremonia en torno a la mesa.

Tradicionalmente en una mesa “ética” te van a endiñar las comidas en este orden :

Entremés, entrada fría, crema o sopa, pescado, pièce de resistence, y por último postre, quesos, fruta, y porro, canuto y marimba. Si inviertes el orden, lo más seguro es que te quedes sin probar bocado (de comida).

Las célebres normas… las damas primero y los caballeros después y servir por la izquierda y retirar por la derecha nos las saltamos directamente y vamos a por conocimientos más pragmáticos. Dato a tener en cuenta para los mangantes de cubiertos de plata. Antes de que te sirvan los postres, arrearan con todos los cubiertos utilizados y en su lugar serán puestos los cubiertos para los postres. Más pequeños, menos peso en plata.

Si estás en proceso de rehabilitación de tu adicción al “cleptomismo” , al terminar el plato pon los cubiertos en la posicón de las 5:20 (guiarse por un reloj de manecillas, para los más obtusos).

En cuanto a la ubicación de los comensales a la mesa :

* Los eclesiásticos lejos de los comensales jovencitos

* Las mujeres vestidas de rojo con escotes generosos, sentadlas enfrente de los hombres (ellas lo piden a golpe de vestido y pechera)

* Reprimir los bostezos producidos por la escucha de conversaciones anodinas tipo “los árboles sonverde” y el cielo “azul”. Morirse en plena comida queda muy poco glamuroso, mejor esperar a la salida.

* La excusa de buscar la servilleta “perdida”  debajo de la mesa para “ojear y adivinar ” si las féminas llevan ropa interior y la talla que calzan los varones está “out”. Ahora lo “in” , es entretenerse en escrutar si entre los comensales hay “sirenitas”,( leáse esos delicados seres que son cintura para arriba mujer con tejido mamario “plasticodeforme” y de cintura para abajo hombre “testiculado”).

*Para un tranquilo proceso de engullición de alimentos, evitar anatemas como : usos y costumbres de la física cuántica en nuestra vida cotidiana, putas sí, putas no, zoofilia, BDSM (Bondage, Dominación, Sadismo y Masoquismo), el número “Wua” versus número “pi”, homeopatía placebo o cebo farmaceutico. cortes de manga a los recortes, el ecumenismo para fortalecer a la iglesia católica… Si deseáis ardientemente animar y aderezar las soporíferas conversaciones en la mesa tan sólo tenéis que rozar uno de estos temas.

Uso de herramientas y demás inventos infernales: Atacaremos a los mariscos y crustáceos armados con “alicates” especiales. Serpientes marinas, monstruo del lago Ness y peces “vampiro” se comen con tritones. La sopa se come con la “cuchara peine” que sirve para deshacerse de los pelos que inoportunamente caigan en la sopa. Para las carnes y pastas se usará el tenedor euroasiático. Uno de los dientes ha sido sustituido por palillos de madera, unir protocolos del lejano oriente y el cercano occidentales ahora es posible.

Este blog ya ha cubierto su cupo de chorradas por día,  si queréis un curso gratis de protocolo decente (o indecente si eres de la filosofía Rousseau), lo podéis encontrar en este enlace : aulafacil.com

Salu2 y que os sea de provecho.






“Trirreceta” de Vino especiado caliente para hibernar



Trireceta de “Vino especiado caliente para hibernar”


foto vista en : noema

Podéis personalizar los ingredientes , y quitar o poner a vuestra conveniencia por cuenta y riesgo. En realidad la “trireceta” que os damos es una mezcla de recetas de vino caliente alemán, vino especiado de Navidad y vino típico de Nuremberg.

Antiguamente, el vino caliente se servía durante el invierno como una forma de aprovechar el vino que había sido de muy baja calidad o estaba medio agriado. Al mezclarlo con especias y miel y pimplarserlo caliente se mermaban las posiblidades de “disfrutar” de unos buenos retortijones de tripa.

Este tipo de vinos especiados va muy bien para acompañar con quesos.

Enseres para el achispamiento y el calientamiento corporal :

* Vino baratucho si os atrae una resaca de cabezón. Tradicionalmente se utiliza vino tinto, pero también puedes usar rosado.  Elección del vino según el bolsillo.

* 4 Clavos de olor

* 2 Ramas de canela.

* Cáscara de limón o/y de naranja o/y mandarina. ¡Coña!, cáscaras de algún cítrico  que me lío a poner o/y y no acabo

* Dos cucharadas de miel

* Aroma de vainilla

* Un flush de jengibre en polvo

* Azúcar (id probando, es a gusto del “borrachuzo”)

¡A sus puestos, mis dipsómanos!!

1 – Mezcla el vino con 1 vaso de agua y todo el “tinglao” de ingredientes. 

2 – Ponlos al fuego y mínimo durante unos 10 minutejos removiendo e intentando que no llegue a hervir si no quieres que todo el alcohol del vino se evapore.

3 – Colad y servir caliente.

 





“Piscina” de patatas fritas : fusión entre arte y comida



Si visitas el El Museum für Moderne Kunst de Frankfurt, en Alemania, descubrirás en una de sus salas una “pieza artística” comestible, una “piscina” de patatas fritas. Su autor es el artista alemán Thomas Rentmeinter , un escultor que vive y trabaja en Berlín y que emplea asiduamente  materiales cotidianos y alimentos para crear sus obras artística. Su  exposición “Objects. Food. Rooms”, se inauguró el 19 de octubre en el KunstMuseum de Bonn, y viajará al Perth Institute of Contemporary Arts (PICA) en el verano de 2012.

 

 





Ranking de las 10 mejores patatas fritas de bolsa



¿Uno de los grandes misterios del Mundo es por qué leches no podemos comer sólo una patata cuando empezamos una bolsa de patatas fritas?

Según recientes estudios presentados en‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ la culpa la tienen los endocannabinoides, sustancias que nuestro propio organismo genera y cuyas características bioquímicas son similares al componente activo de la marihuana cuando le expones a alimentos ricos en grasas.

El proceso químico que despierta nuestra gula “patateril”comienza en la lengua, que detecta las grasas y envía una señal al cerebro. Desde ahí, y a través del nervio vago, llega al tracto digestivo, donde se estimula la producción de cannabinoides. Estos neurotransmisores incrementan la señalización entre células de tal forma que despiertan un apetito voraz, según explican los autores del estudio. Y bla, bla, bla…

Y ahora sí, os dejo con el ranking de las mejores patatas fritas de bolsa:

Tyrrels. Patatas inglesas «de granja», con un corte bastante más pequeño que cualquiera de las españolas. Sin gluten, ni grasas transgénicas. ¿Lo mejor?, sus sabores: vinagre de sidra, sal marina, jamón dulce… Precio: 2,20 euros, 150 grs.

Vicente Vidal Gran Selección. Proceden de un negocio familiar, desde 1931. Piezas enteras en un envase que las protege de los golpes. Corte grueso y extra crujientes. Están elaboradas con aceite de girasol 100 por 100. Precio: 1,47 euros, 160 grs.

Lays Gourmet. Más gruesas que las clásicas de esta firma, dobladas y, también, más crujientes. Resultan poco aceitosas, están elaboradas con aceite de girasol y tienen un aroma delicioso, menos potente que el de las patatas que se fríen en aceite de oliva. Las versiones «corte fino» y «sabor a Jamón ibérico» también están exquisitas. Precio: 1,90 euros, 190 grs.

The Snack Company Extra Crujientes. Se fríen en grandes sartenes, al estilo tradicional, y a fuego muy lento. El corte es algo más grueso que la media y tienen forma retorcida. Envasadas con aire para que no se rompan. Con aceite de girasol y «un toque justo de sal», que se queda algo corto. Precio: 2,40 euros, 170 grs.

Sarriegui. Con o sin sal. Fritas en aceite de oliva virgen extra, del que un 80 por 100 es de la variedad picual, que les da un toque picante. Por eso no se nota la falta de sal. Son un producto gourmet crujiente. Precio: 2,55 euros, 150 grs.

La Azucena. Forman parte de la cultura «patatera» madrileña desde 1943 y son de formas irregulares, medianas y nada quemadas. Están fritas en aceite de girasol y tienen un punto de sal más bien bajo. Precio: 1,75 euros, 250 grs.

Rolls. Elaboradas por patateros madrileños, fritas con una gran parte de aceite de oliva virgen, tienen un sabor y un aroma muy potentes. ¿Un plus?, el envase incluye dos bolsas. Precio: 2,50 euros, dos bolsas.

San Nicasio. Ganadoras de varios premios, estas patatas son un lujo. Están elaboradas con aceite de oliva virgen extra (de una de las mejores cooperativas del mundo, que está en Priego, Cordoba) y con un toque se sal rosa del Himalaya, que no aporta mucho en cuanto a sabor, pero queda muy chic. Precio: 2,95 euros, 190 grs.

Meléndez Chips. Tienen la mejor relación calidad-precio. Estos maestros patateros, los mismos que las famosas Patatas del Abuelo (de venta en El Corte Inglés e Hipercor) han hecho una versión más económica para los centros Alcampo. Las tienen en aceite de oliva extra… Precio: 0,90 euros, 130 grs.

Añavieja Soria. En aceite de Oliva, como reza en el envase. Estas patatas están elaboradas según el método artesanal. Su crujido, su color, su punto de fritura (nada quemadas)… Tienen un punto adictivo. Precio: 1,80, 150 grs.

Fuente : ABC

Yo por mi parte, me quedo con las patatas fritas de churreria…





Vídeo “Bebés al limón”: echar unas risas viendo a bebés comiendo limón por primera vez



¡¡Toma estimulación temprana del gusto!!.

Un vídeo para echar unas risas viendo los caretos de los bebés cuando les dan a probar por primera vez el limón.





Page 76 of 111« First...102030...7475767778...90100110...Last »

Sidebar3 : Please add some widgets here.