Tarta de zanahoria “adelgazante” : “operación tri-bikini de azotea”



Operación tribikini en marcha con esta Tarta “adelgazante” para  la “operación tribikini”

 

Foto vista en:  cocinarecetas

Receta dedicada además de a la camarada Marta Lo Que Sea, a los que tienen como rutina en el gimnasio : cinco minutos de bici, vomitar, desmayarse, llorar un rato y a la ducha, Y luego una cervecita o un trozo de tarta,  que para eso me lo he ganado.

Con la excusa de que la tarta lleva verdura y fruta podemos alegar que esta golosa tarta no alimenta las malditas lorzas.

Las fotos y la receta original (antes de ser escachifollada por nosotros) son de la camarada del blog “El taller de Sil“, un blog de estilo naif, íntimo y muy hogareño.

Ayudantes de la “operación tribikini” para la azotea.

* Un kilo y medio de zanahorias crudas
* Bizcochitos, soletilla, sobaos o magdalenas largas
* Tres cucharadas de azúcar u otro tipo de endulzante natural, stevia, miel, azúcar integral…
* Amaretto u otro licor que te guste
* Coco rallado
* Chocolate en polvo

¡¡A quemar esas grasas acumuladas en invierno en las lorzas!!:

1 – Raspa y trocea las zanahorias. Si haces este paso efusivamente quemarás media kilocaloría, “usease”, una miaja de la lorza derecha.

2 – Pon a hervir en agua a fuego lento hasta que estén tiernas para poder espachurrarlas con un tenedor. Antes de que el agua se consuma añade el azúcar (o endulzante natural) y el Amaretto o cualquier licor que te ponga a tono. Con este esfuerzo quemarás una kilocaloría, traducción, un “flush” del flotador de barriga (echa a las zanahorias agua sólo hasta cubrirlas).

3 – Escurre las zanahorias y las trituras con la batidora o con un martillo percutor y si padeces chocolatefilia, añade chocolate en polvo o chocolate derretido a la mezcla de zanahorias. Con este mega esfuerzo, quemarás 1 kilocaloría y 3 kilocalorías respectivamente. El mareo que estás sintiendo se debe a tanto sobresfuerzo, métete un chocolate con porras para el cuerpo, a ver si te nos vas a desmayar en plena receta.

4 – En un molde para horno,¡¡pero que horno ni que niña muerta, esta receta no necesita horno, es de las apropiadas para impúberes catetazos culinarios!!, simplemente alterna capas de los bizcochos y de la pasta de las zanahorias (ya que están ahí cómete tres bizcochuelos, con la excusa de comprobar si están rancios). Ya me he perdido con la cuenta de las kilocalorías, ya no sé si con este esfuerzo sumas o restas calorías. Como menos es más, diremos que resta un kilocaloría, una loncha de la lorza inferior izquierda.

foto de : canecositas

5 – Espolvorea con coco rallado haciendo las filigranas que te den la real gana.

* IMPORTANTE : Cuanto más fría esté la tarta, más rica. Lo ideal es que pase al menos una noche en la nevera, eso hace que el bizcocho se empape con el almíbar que suelta la zanahoria y al mismo tiempo la crema de zanahoria se compacta para poderse partir bien.

Como último paso, pésate después de tanto desgaste. Si en vez de escurrir peso lo has ganado haciendo esta receta “adelgazante” no te preocupes, que mañana te zampas la tarta de zanahorias y todo el mundo sabe que las zanahorias adelgazan y ayudan al bronceado. Podrás imbuirte en el tri-bikini (tri-bikini porque por tamaño parece que es para tres personas) y subir a tomar el sol a la azotea, donde nunca hay nadie… (por aquello de que las lorzas seguirán ahí con o sin tarta de zanahorias).






Puding “aliviaojetes” : receta para las hemorroides



El mejor tratamiento hasta ahora inventado contra ese monstruo mitológico llamado “Hemorroides”.

Las hemorroides son esos monstruos mitológicos que “nadie” padece. El temita da para un estudio de negación de uno mismo y sus cuerpos “anexos”.  Estas varices cojoneras y que dan tanto por culo entre las piernas son sufridas en silencio monacal por el 45 % de la población y se reproducen por varias razones.

La razón más común es al pasar de las meras flatulencias a los megatruños.  A unos les florece una hemorroide por cada cinco años trabajados en una empresa de alto standing y tras años de sufrir otra de las enfermedades más “cool” del momento, el estrés. Y para otros  las almorranas son la acojonante herencia genética de la abuela…

Para todos los desafortunados sufridores silenciosos y los afortunados que hasta ahora se han librado de este incordio que da tanto por el ojal trasero,  os traemos una receta de fácil y rápida elaboración que puede ayudarte a mantener a raya a las  hemorroides.

“Pudín “antihemorroidal” de pan integral, té verde, pasas y ciruelas

Si es de alguien esta foto que la reclame, educadamente por fa, porque no he sido capaz de averiguar de quién es.

Ingredientes para el pudín, además de un kilo de Hemoal y una radial como la de la foto: 

* 3 Cucharadas de azúcar o un endulzante natural como la stevia

* 3 Huevos

* 3 Tazas de leche

* 2 Cucharadas de mantequilla sin sal

* 4 Rebanadas de pan integral (con semillas, aun está mejor)

* 2 Cucharada de té verde infusionado en media taza de leche caliente

* 1/2  taza de pasas sin pepitas

* ¼ de taza de germen de trigo

* La punta de una cucharada de nuez moscada (si no tienes te la perdonamos)

* 1/2 taza de ciruelas secas sin hueso remojadas la noche anterior en agua

* Esencia de vainilla y agua de azahar (opcional)

¡¡Por dios,  deja de rascarte por un segundo la almorrana e intenta hacer algo de provecho con los ingredientes :

1 – Pringas las rebanadas de pan integral con la mantequilla por los dos lados y las destrozas con virulencia como cuando te rascas tu querida anexa de “chicha” palpitante! cuando le da por picar.

2 – Tiras  la mitad del pan en un molde engrasado con mantequilla y le añades las  pasas, ciruelas sin hueso y remojadas, azúcar (o stevia u otro tipo de endulzante natural) y la nuez moscada. ¿Dónde está la otra mitad del pan que has hecho polvo?. ¡¡Buah, si no te lo han birlado los gorriones del patio, ya lo estás incorporando antes de rascarte por duodécima vez entre las piernas!!.

3 -Apáñatelas para mezclar los tres huevos sin cáscara, la leche sin vaca y la esencia de vainilla sin orquidea y el té infusionado durante tres minutos el media taza de leche caliente. Y ahora, a hacer con esta crema lo mismo que haces con el  puñetero Hemoal. La untas en el tinglado del molde y la dejas reposar cinco minutos para que se impregne bien de la crema curativa.

4 . Trascurrido este tiempo, añades el germen de trigo y horneamos durante 50 minutos a 180 grados.

5 . Ya puedes irte al baño a aliviarte las hemorroides con agua fría y el kilo de Hemoal…la utilización de la radial la dejaremos para después de la degustación del pudín.


foto vista en : cocinaconsilvia





Torta de “camaronejillones” para pobres (secadas en tendedero)



Lo sé, las fotos son una mierda acorde con este blog de mierda-euristas,  y consecuencia de mi cámara de mierdaeurista empedernido. Eso sí, no os quejaréis del tamaño, burro grande ande o no ande. A ver si me toca una cámara mejor en una tómbola.

* Un calabacín mediano
* 12 Mejillones (sólo el bicho, con las cáscaras puedes hacerte un collar, o unas castañuelas, o una peineta…)
* Media cebolla o una cebolla entera pero pequeña, o una cebolla de tamaño mmm…el caso es que necesitas un puñado de la mano llena de cebolla picada fisnamente.
* Un ajo, sin vampiro.
* Un huevo
* Sal (no se te olvide, que sino se te quemará fácilmente la cebolla cuando la frías)
* Especias a tu gusto (con la mezcla de especias marroquís Ras el Hanout, está de vicio).

Empezamos que tengo que irme a hacer la permanente en los pelos de las piernas…

1 – Abres los mejillones, mejor que a la fuerza como habías pensado, los abres al vapor, que traducido para los imberbes culinarios, es que los echas en una olla ¡SIN NADA DE AGUA, ni sal!, tapas la olla, y los dejas a fuego mínimo hasta que veas que han abierto las conchas. El bicho mejillonero de dentro de la concha lo descuartizas sin sadismos gratuitos a trocitos con unas tijeras que no sean de jardinero.

2 – Rallas el calabacín y junto con todos los demás ingredientes lo salteas con un poco de aceite.

 

3 – Escurres el aceite y mezclas todo este tinglado con harina y un huevo hasta que seas capaz de hacer bolas sin que se te queden pegadas a la mano como si fueran mocos de dinosaurio.

 

4 – Haces bolas del tamaño de una pelota de ping pong, y las espachurras dándoles tortas para conseguir las tortas.

 

Ya sé que tengo el wok hecho una pena. A ver si alguien le da el jamacuco y me regala uno, aunque sea uno de esos baratuchos de IKEA monstruos SA.

5 – Fríes las tortas en abundante aceite y caliente. Ya sé que tengo el wok destrozado. A ver si alguien se estira y me regala uno, aunque sea uno de esos de IKEA baratuchos

6 – Las sacas del abundante aceite y las tiendes en el tendedero con unas pinzas de madera para que escurran el aceite. La foto de la tortita secándose en el tendedero no me dio tiempo a hacerla, se la comío el gato mientras que fui a por la cámara. Joer, pues era la que más molaba…para la próxima.





Empanadillas anti Testículos de Jehová



Todo el mundo sabe lo que hay que hacer para mantener lejos a los vampiros. Pero, cómo mantener a un testigo de Jehová alejado de tu timbre y evitar que practique la forma más antigua de spam a unas horas muy indecentes (normalmente en domingo) para el resto de los pecadores.

Con estas empanadillas harás pecar a los Testículos de Jehová. En cuanto se corran las voces de que les endiñas taimadamente sangre camuflada dejarán de darte la brasa.

Dadle las gracias a la camarada del blog La Mybrococina, de donde hemos cogido prestada la receta de las “Empanadillas de morcilla, manzana y queso”,  que la verdad,  la hemos escachifollado un poco la receta, pero creo que nos lo perdonará si no da la puñetera casualidad de que es testigo de Jehová. Rezaremos por ello.

Ingredientes para 16 empanadillas:

* Una Morcilla de sangre (sino no surte el efecto deseado)
* Un Paquete de obleas pequeñas
* Una manzana
* 2 Cucharadas de miel
* Queso blanco de untar tipo Philadelphia
* Mantequilla
* Aceite
* Sal
* 1 Huevo (para pinturrejear las empanadillas por fuera)

La” fotito” para que vayáis abriendo boca

 

¡¡Hala, venga que llega el domingo testiculero y todavía estamos aquí!!, vamos a ello…

Descuajaringamos la morcilla, cada uno con la herramienta que se apañe; son admitidos destornillador, radial, el pica hielo de instinto básico… el caso es que hay que conseguir sacar de alguna manera la “carne” de la morcilla.

1 – Saltear la “carne” de la morcilla desmorcillada en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, mejor de oliva que el de coches, que “pá” el caso te va a salir al mismo precio y no te va a sacar de pobre.

2 – Salteamos con un pegote de mantequilla la manzana cortada en láminas pequeñas y un “flush” de sal. Añadimos la miel en el último momento. Incorporamos la morcilla, ya irreconocible, y lo mezclamos todo (mejor con una cuchara de madera, que con la escobilla del wc, que ya nos vamos conociendo).

3 – Calentamos el horno a 200 grados y nos paramos para unos momentos de profunda reflexión.

4 – Sobre cada oblea arrojamos con arrojo una cucharadita de queso de untar y sobre éste una cucharadita de la mezcla de morcilla y manzana. Cerramos cada oblea sobre sí misma formando medio círculo y sellamos los bordes presionándolos con los dientes de un tenedor aunque éste tenga alguna caries que otra.

Pincharemos cada empanadilla un par de veces con el tenedor para que puedan aliviarse con pedorretas de aire.

5 – Las pinturrejeamos con huevo batido y al horno 12 minutos y 7 segundos (los 7 segundos por tocaros las gónadas).

Ya tienes tu bomba psicológica anti testigos de Jehová.

* Si aún así no te da resultado queda queda el plan B. Diles que eres un expulsado. Según sus preceptos tienen prohibido hablar con un expulsado si no quieren correr el mismo destino.

* plan C  anti testículos de Jehová





La primera aparición del monstruo de las galletas en tv (1966)



Para los nostálgicos…que ahora no aguantan a Dora la exploradora y sus puñeteros mapas.





Page 62 of 111« First...102030...6061626364...708090...Last »

Sidebar3 : Please add some widgets here.