Rosquillas esponjosas y facilonas en 10 minutos




Rosquillas esponjosas y facilonas aromatizadas al jengibre, anís y canela

No señor, estas rosquillas no son unas rosquillas del montón (aunque os las comeréis a montones). Son rosquillas esponjosas y facilonas de hacer (no hay que dejar reposar la masa, ni son esas rosquillas secas y terrosas que se te quedan pegadas en el gaznate cuando las engulles. Esponjosas, facilonas y aromatizadas al jengibre y canela, y hechas en tiempo record, mientras tenéis a los invitados-okupa en el sofá esperando la merendola.

Pilla los ingredientes de a continuación y a la batidora o thermomix con ellos, a darles cuatro meneos bien dados:

* Un huevo

* 4 o 6 cucharadas de azúcar (según el grado goloso del equipo practicante de la receta)

* Medio sobre de levadura en polvo tipo Royal (el medio paquete que te sobra, esnífale por las napias si quieres tener una experiencia psicotrópica con levitación incluida).

* Un chorrito de anís tipo del mono, castellana… (yo le he metido un chorreón de whisky y no ha habido quejas)

* Dos cucharadas de semillas de anís verde, salteadas antes en una cucharada de aceite de girasol. Si este ingrediente te incordia en sobremanera y no tienes a mano, con el chorreón de licor que le eches te sobra y te basta.

* Zumo de una naranja

* Medio brick de nata líquida de cocinar (opcional, ¡esto es opcional!, que luego “me ponéis verde” por incluir nada más y nada menos que nata líquida en una receta mierdaeurista.

* 1/4 de cucharadita de jengibre en polvo (puedes pasar del “jengi” si no te pone su peculiar toque de sabor y aroma).


Ahora toca amasar a mano, no sufras que
son dos meneos y listo.

* Harina de repostería o de la normal de trigo que tengas por casa. La cantidad es la que admita el “gua-gua-rreteo” que tenemos entre manos. La cantidad necesaria es la que necesites hasta que consigas una masa que justo no se te pegue a los dedos-porra que ostentas. (1/2 kg más o menos para que te orientes).

Con la ayuda visual de la foto se supone que sabréis que hacer con la masa que habéis tenido entre manos. Sólo avisaros de que NO moldéis las rosquillas muy regordetas, que se fríen enseguida por fuera y no da tiempo a que se cocinen bien por dentro.

* Aceite de girasol para freír las “rosquis”. Importante: fríe las rosquillas con el aceite a temperatura media, sin que llegue a humear, que se achicharran por fuera y se quedan crudas en el interior.

* Azúcar glass (pulveriza con la batidora azúcar normal), la mezclas con la canela y santas pascuas. Espolvorear con la mezcla “azucarcanelistica” las rosquillas nada más freírlas.






Ensaladas, más molonas en tarros de cristal



Muchas veces para aportar un toque de originalidad y frescura a nuestros platos no hay que devanarse los sesos consiguiendo ingredientes exóticos y marcianos.
Tan sólo hay que cambiar la forma de presentación de nuestras creaciones culinarias de siempre. ¡Llegan las recetas de primavera!

El “truco” visual de estás ensaladas en tarro es colocar los ingredientes por capas e ir jugando con los contrastes de colores. El aliño o salsa añadidle en el momento de servir. Después agita al ritmo de las maracas de Machín.


foto vista en Southernliving

Esta forma de presentación de las ensaladas es perfecta para ir de excursión al campo, a las manifas, o a la oficina (si es que todavía conservas tu puesto de trabajo), o a la montaña como hicieron los vecinos del quinto de findepista con la siguiente ensalada.





Reutilizar cachivaches de cocina como originales tiestos



Llegando la primavera, empiezan las ganas de “cacharrear” con las plantas en el jardín, patio, terraza o simplemente en el alféizar de la ventana.
Los cachivaches deteriorados, cascados o en desuso nos pueden servir como originales tiestos sin gastarnos un euro en ellos. Date una vuelta por los armarios de tu cocina y échale imaginación para realizar estas ““recetas” de primavera“.

Si tienes un poco de tiempo y una taladradora, no vendrá mal que practiques unos agujeros en la base del recipiente (en los que haya posibilidad) elegido, para que la planta pueda drenar el exceso de agua. Otra buena opción es plantar plantas medio acuáticas para que soporten tanta humedad en la tierra, o por el contrario plantar cactus y regar únicamente con un pulverizador.





“Plato” original para presentar la comida a los peques



Una propuesta original y al alcance de todo hijo de vecino para ver si los mocosos, errr digo los dulces reyes de la casa comen de una puñetera vez.

recetas-niños

Pilla una bandeja de hacer hielos, mezcla con gracia y salero, frutas, galletitas, frutos secos, cereales, taquitos de queso y de jamón… intenta conseguir una buena paleta de multicolores y mezclarlos para que contrasten y sean atractivos visualmente.

recetas-niños1
Sí, ya sé que el “floripondio” de la cabeza es horrible, qué se le va a hacer…





Mermelada de rosas al cava para mierdaeuristas sibaritas



Que los mierdaeuristas no tenemos acceso a exquisiteces como ésta…¡ja!. Pon el oído que verás que bien te sabe… ¡¡mermelada de pétalos de rosas al champange, digo, al cava (el rollito de la denominación de origen)!!. Si vais muy apurados, también os valdrá sidra, aunque la mermelada de rosas quede un poquito menos “glamurosa”).

Mira que he estado buscando cava de marca blanca, pero coñe, al parecer todavía no lo han inventado. En Mercadonna el año pasado había un pack de tres botellas de cava tipo tamaño benjamín, que cada una te salía por 0,90 euros, supongo que también las venderán sueltas por un precio similar.

¡¡ A la rosaleda!!

* 300 gramos de pétalos de rosa robadas, eerrr, digo podadas de cualquier parque público (con el calor que está haciendo de todas maneras no aguantan dos días en el rosal, así que vamos a ahorrarle al jardinero tener que retirarlas por afear el rosal). En cuanto a los pesticidas… por lo general en estas fechas todavía no han fumigado los rosales.

Las mejores para esta mermelada son las rosas rojas con perfume intenso.

* El zumo de un limón (pélale y pon la cáscara a secar al sol para aromatizar otras recetas, así le estiramos más.

* Un botellín tamaño benjamín de cava (20 cl)

* 200 cl de agua del grifo corriente y moliente o de rosas

* 250 gramos de azúcar blanquilla y sin dejarnos la “pastilla” en azúcar integral de caña ecológica que es la caña de cara

* Dos o tres gotas de esencia de vainilla (si te rascas un poco más el bolsillo, pero es opcional)


Foto vista en micocinaparati

1 – Deshoja y corta la parte blanca de los pétalos.

2 – Lava los pétalos con agua fría y rocíalos con el jugo de limón.

3 – Pon el agua, el cava (o sidra) y los pétalos de rosas a hervir a fuego lento durante diez minutos.


Ya sé que “Zannuti” no disfruta del halo misterioso del mierdaeurismo, pero no he encontrado otra foto.

4 – Añade el azúcar y deja hervir a fuego lento, cuidando de remover de vez en cuando. En unos 15 minutos verás que empieza a espesar. Si te percatas, de que te quedas sin agua y todavía no tiene pinta de mermelada, sin soltar peroratas, añade un poco de agua normal o de rosas.

5- Retira del fuego y mete la mermelada de rosas al cava en frascos calientes y previamente lavados. Cierra inmediatamente y ponlos boca abajo para que cierren al vacío.





Page 51 of 111« First...102030...4950515253...607080...Last »

Sidebar3 : Please add some widgets here.