Al igual que casi todas las webs, este sitio utiliza cookies. Al navegar aquí estás aceptando el uso de cookies. Más información en Política de cookies

Tarta de Manzana hecha dentro de una manzana, ¿cómoooo?

Publicidad google

Tarta manzana dentro manzana

Tres manzanas cambiaron el mundo. La de Adán y Eva, allá por el año nosecuantos antes de Jesusito, esta fruta sirvió para que Dios empezara a trollear a la humanidad por la eternidad. La manzana aporreadora de Newton y la de Steve Jobs, que es el tío que como todo el mundo sabe (menos mi abuela y la tuya), inventó el iPod, un engendro de control mental, que revolucionaría la manera de visionar porno, escuchar música y que contribuye a montarse uno su propia burbuja estés donde estés. ¿Qué puedes hacer tú para cambiar el mundo con manzana o sin manzana?, ¡pues hij@, a mí qué me cuentas, investiga!. Nosotros sabemos qué puedes hacer para cambiar la clásica tarta de manzana ¡hacer la tarta dentro de una manzana!, ahí rompiendo esquemas.

¡Basta de chachara, y al lío!. Como dijo Bill Gates, (el de Mocosoft”) hablando de la competencia ¡muerte a las manzanas!

Tinglado para 4 individu@s:

- 4 Manzanas grandecitas
- 4 Cucharadas de azúcar
- 2 Cucharadas de harina de trigo común(corriente y moliente)
- Una cucharadita de canela en polvo
- Dos pegotitos de mantequilla del tamaño de un guisante

Forma de torturar a las manzanas:

1 – Empezamos dándole un lavadito a las manzanas de la manera clásica, es decir: en el bidé y con agua fría para que no se se relajen, que no han venido aquí a darse un baño de relax.

2- Con un cuchillo bien afilado le vas rebanando la tapa de los sesos a cada manzana. Con el mismo cuchillo les arrancas el corazón una por una (sin perforar el fondo de las manzanas)

3 – Aunque te pidan clemencia, tú como si no las oyeses, sigue con el suplicio. Con ayuda de una cuchara y del arma blanca, las dejas huecas. Corta la carne sacada de la manzana en pedacitos pequeños y los pones en un bol. Si quieres le puedes echar un chorrito de limón para evitar que la pulpa de la manzana se oscurezca por la oxidación.

4- Añade al bol el azúcar, la harina, la mantequilla derretida y la canela en polvo, si quieres esnifar un poco, tú mism@. (luego nos envías la foto del momentazo).Mezcla muy bien todo el asunto para que la harina no te quede con demasiados grumos.

Con todo este tinglado de vísceras manzanoides” rellena 3/4 cada manzana (si las llenas a tope se derrama cuando las horneas)

Ahora tienes dos opciones para seguir martirizando a las pobres manzanitas que no te han hecho “ná”. O las arrojas (con cuidad) a los infiernos del horno durante unos 30-40 minutos o las das una sesión de ondas con el “minioondas” de 7 a 9 minutejos a 600W o temperatura media.

La “tapa”que se ve en la foto es opcional.Si quieres ver la receta foto a foto, vete a Wikihow, que es de donde es la foto de arriba.

Si te has picado con esto de hacer pasteles dentro de recipientes raros, aquí tienes Bizcocho hecho dentro de un huevo






Ocho productos alimenticios que no son lo que parecen

Publicidad google

tomate-orlando
Tomate frito Orlando 0,0… pero, ¿0.0 qué?…

Muchísimos consumidores ni se molestan en leer el etiquetado de los productos alimenticios, con lo que difícilmente pueden realizar compras informadas. Si a eso le añadimos las dificultades para comprender los tecnicismos utilizados en dichos etiquetados, así como la picaresca practicada por ciertas empresas del sector, el asunto se complica para el sufrido cliente.

Respecto a la mencionada picaresca de estas compañías, estamos hablando de argucias que en muchos casos cumplen con la Ley, pero que no son nada éticas (en la medida que su objetivo es confundir al comprador). Un clarísimo ejemplo lo tenemos en el archiconocido Actimel.

Y tenemos unos cuantos ejemplos más… desde el blog de gominolasdepetroleo nos avisan de 8 alimentos de consumo masivo que responden a lo anterior… esto es, 8 alimentos engañosos que parecían otra cosa, a juzgar por lo que leemos en el envase, pero que no son lo que parecen. ¿Queréis saber cuáles son? Pues aquí los tenéis: 8 alimentos que no son lo que parecen.





Cómo hacer un huevo en una patata (¡¡sorpresa final barbacoa!!)

Publicidad google

patata-huevo

He aquí una idea muy maja para quedaros con la peña en uno de esos días camperos con barbacoa: aprovechando las ascuas que queden de la misma barbacoa, podemos sorprender al personal preparando un delicioso huevo a la “pataté” (o huevo “enpatatao”, para los menos finos). Eso sí, tomadlo con calma, pues requiere un par de horas de espera (¿qué tal una siesta durante ese tiempo?).

Por cierto, en los comentarios del vídeo sugieren envolver la patata en papel de aluminio, para evitar que la ceniza se meta dentro. Quizá no sea mala idea…

El vídeo de la receta:





Gnocchi como los de tu restaurante italiano: ¡¡ostris, que se pueden hacer caseros!!

Publicidad google

Gnocchis       Ghocchis caseros

 

 

Sí, camaradas mierdaeuristas, esos ghocchis por los que os clavan cuando vais a algún restaurante italiano (los que todavía tienen pasta para esos menesteres) se pueden hacer en casa con unos ingredientes de lo más básicos; patatas, harina y huevo. De los gnocchis de gomaespuma que venden por lo general en los supermercados mejor ni hablamos.

 

 

Ingredienti para unos autentis gnocchis caseris:

* 1 kg patatas
* 200gr  harina, más algo de harina extra para espolvorear los gnocchis
* Sal
* Un huevo (de gallina) grande (el huevo, no la gallina)

 

Modo di fare: 

1 – Cueci las patate en agui hirviendo con un poco de sal.  Sabrás que están ya tiernas pinchándolas con un cuchillo o algo afilado. Deja enfriar y peli las patate.

 

2 – “Descachifolla”  (bello palabro) las patate, y si tienes algún pasa purés olvidado por la cucina, es hora de desempolvarlo. Si  no tienes pasa purés directamente pasamos del artefacto y con el “descachifollado”  a tenedor o a mano será suficiente.

3 – Añade un huevi y una pizzico de sal a la masi. Agrega la harina poqui a poqui.  El caso es obtener una mezcla algo pegajosi pero homogénea y sin grumos.

4 – Espolvori esas manazis sin manicuri que luces ¡y al lío, coñé que es para hoy! (pronunciar en italiani igual que en españoli). Soba un poco la masi y divídela en porzioni, estiri sobre una base (también enharinada porque ¡coñe, cómo se pega a todo lo que toca! ). Una vez estirada la masa, enrolla en forma de cilindro. Con un cuchillo enharinado hasta las cejas, corta porzioni de uno 1.5 cm o 2 cm. Espolvori con harina los pegotitos y si te mola el detalle de las rallitas que tienen algunos ghocchis comercializados, pues hala, tenedor en mano y hazzi muescas.

Cuando quieras utilizare los gnocchis sólo tienes que cocerlos durante unos poco minutos en abundante agua bullante. Cuando el gnocchi flote en la superficie, ya los estás sacando y escurriéndolos muy bien. Añadi alguna salsa, de tomate y albahaca, a los 4 quesos…

 

Salsa de Tomate y Albahaca

Ingredientes:
* Una cebolla pequeña  picada

*Un diente de ajo aplastado

* Un chorro de aceite de oliva

* Una lata de tomate triturado de 1Kg

* Un chorrito de vino blanco

* Un pizca de azúcar

* Sal al gusto

* Un puñado de albahaca

Tira a la sartén la cebolla con sal y el chorro de aceite para que se fría. Añade el ajo machacado y el tomate triturado. Deja cocer a fuego bajo y remueve de vez en cuando. Cuando el tomate esté frito agrega el chorro de vino blanco y deja que se evapore (es el tiempo oportuno para hacer vahos de alcohol descongestionantes). Por último añade la pizca de azúcar y el puñado de albahaca. Unos minutos, chup-chup , apaga y retira.

 

 





Lentejas al Guitarrero : humildes y sencillas pero cojonudas

Publicidad google

Recetas-Guitarreras

Ya está aquí  la tercera receta por “fascinaculos” del hit gastronómico del Otoño, ” Recetas Guitarreras: humildes y sencillas pero cojonudas”  por el afamado cocinero disidente Guitarrero Rock.
Hoy, su receta “Lentejas al Guitarrero: cojonudas y humildes pero cojonudas”.

Pausa publi-filosófica:

Otro afamado disidente con las convenciones de la vida social y la civilización establecida fue el filósofo Diógenes de Sínope “el Cínico”, que vivía en una tinaja y no le daba valor alguno a la propiedad privada.  Un tío que la iba liando por donde iba. Y ahora diréis, y qué pinta Diogénes con las lentejas

Un soleado día estaba Diógenes zampándose un plato de lentejas. En eso que  llegó Aristipo, otro filósofo de la época Aristotélica. Este menda (al contrario que Diógenes), vivía en el lujo por ser un gran adulador del rey Alejandro Magno. El caso es que Aristipo le espetó a Diógenes:

- Mira chaval, si fueras sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas.

A lo que Diógenes le contestó:

-Tío, si tú aprendieras a comer lentejas, no tendrías  que degradarte adulando al rey.

 

Venga, y tras esta pausa filosófica, ahí va la receta de las lentejas,  si quieres las comes y sino las cenas.

 
Lentejas al guitarrero

Receta Guitarrera:

Notita antes de empezar. Yo le voy quitando la grasa que suelta con un cazo, y para cuando están hechas no les queda nada de grasuña. Claro que yo apenas le echo muerto.

 

1- Pongo un cacerolo grande, pa hacerme lo menos tres platos, con un poquilloaceite del bueno.

 

2- Le echo una cebolla picada, y unos dientes de ajo enteros, con la piel lavá, y un poco machacaos.

 

3- Truco: le echo sal a la cebolla, enseguida, y lo mismo haré con el pimiento que añada en cuanto lo corte, porque sé que eso le ayuda a perder el agua, y evita que se queme.

 

4- Le echo el pimiento que te dije, y además un apio, incluida la hoja, muy picao. Con su sal.

 

5- Cachito de chorizo, pequeño, también picao. Más que nada pa darle sabor, sin sentirme demasiao hijoputa por seguir sin hacerme vegano.

 

6- Me espero unos minutillos, no mucho, y le echo unos 300 gramos de lentejas, suelo usar de las pardinas, chiquitajas, así, sobre el sofrito. Lo remuevo todo bien, hasta que yo vea cada lenteja brillante, impregnada del aceitillo del sofrito.

 

7- Ahora le echo el agua, a ojo, ya tendré tiempo de ir viendo.

 

8- Echo sal, y un par de hojas de laurel, troceado. No conozco a nadie que se lo coma, luego lo retira uno del plato, pero da mucho sabor.

 

9- Lo tapo y me corto un puerro, muy picado, y lo reservo.

 

10- Después de un rato cociendo, yo habré haraganeao alrededor del cacerolo, le habré echao agua, le habré desespumao (quitao la grasa y la espumilla con el cazo que te dije), y para cuando calcule que le deben faltar unos 25 minutos, es cuando le echo el puerro, o si me da el punto, unas pocas judías verdes congelás, o guisantes. Me salen ricas, creo, y también las congelo, pero no las cuelo. Me he dao cuenta de que si las congelas nada más templarse, no les da mucho tiempo a absorber el caldo. Y en cualquier caso, siempre hay agua pa añadirle.

 
Si os habéis perdido los “fasninaculos” anteriores, aquí tenéis una segunda oportunidad para haceros con ellos. Espachurra la tecla del “click” en los siguientes enlaces:

Patatas a lo Guitarrero: humildes y sencillas pero cojonudas

Culines de verduras al guitarrero: humildes y sencillas pero cojonudas.
 





Page 5 of 109« First...34567...102030...Last »

Sidebar3 : Please add some widgets here.