Mermelada de Albaricoque casera al perfume de Rosas, Canela y Anís



Mermelada de Albaricoques al perfume de Rosas, Canela y Anís.

Mermelada-Albaricoques-perfumada-a-las-Rosas-Canela-y-Anís

Garantizado, dejarás de consumir las simplonas, artificiales y empalagosas mermeladas comercializadas.

A ver cómo te suena esta delicia aromatizada que se hace fácilmente en casa… Mermelada de Albaricoques al perfume de Rosas, Canela y Anís Estrellado… pues si suena bien, ¡mejor sabrá, ¡ al lío!.

Involucrados en la evolución de la receta:

* Un kilo de Albaricoques frescos (los orejones aquí no valen). Puedes cambiar los albaricoques por melocotones, paraguayas…

* 750 grms de Azúcar aprox (aprox no es la marca del azúcar sino la abreviatura de aprox, que ya os voy conociendo y miedito me da de imaginaros perdidos por los pasillos de un super).

* Zumo de medio Limón. ¿Qué leches hace un limón en una mermelada?, pues ayudar a que la fruta libere la pectina y así la mermelada quede más espesa y texturada.

* Cinco cucharadas de Agua de Rosas (pasa de la de la farmacia y píllala en algún establecimiento marroquí o súper en la sección de alimentación).

* 2 Clavos de olor (no los busques con diferentes aromas que sólo los hay de uno).

Anís estrellado que no significa que los pilles por banda y los estrelles contra el suelo (herbolarios y algunos supermercados) si te parecen caros puedes hacer una infusión con anís verde, más económico y que también le dará un buen aroma y sabor a la mermelada.

* Un palote de canela

* Una paleta de madera

* Un palito de los oídos y haces uso de él como mejor te plazca, (joer, he caído en una espiral palotera, ¡palotera, no pajotera!, sabía yo que necesitabas el palito para la cera de los oídos).

Al lío, que no es ningún lío!

1 – Todos los ingredientes, albaricoques con hueso incluido, a una olla, ¡¡poing, poing…plash-cataplash… clin, clin!.

2 – Cueces a fuego medio de 20 a 30 minutos o hasta que presientas con el corazón en la mano que el tinglado aromático que tienes delante de tus napias tiene pinta y textura de mermelada. Cuidadín casi al final del tiempo de cocción, que se incrementan por tres las posibilidades de que la “sublime e incomparable mermelada aromática” se te pegue a la cacerola y se te chafe el invento.

3 – Retiras la olla del fuego ¡ a ver qué va a ser si no!, retiras los clavos, el anís estrellado y los palitroques de canela, retiras la mermelada del interior de la olla y la metes (todavía caliente) en un bote esterilizado y cerrar boca abajo. Te retiras hasta cuando sean requeridas sin posible escaqueo tus dotes culinarias, por hoy ya has “currao” bastante.

Y ahora dirás… y qué hago con los huesos de los albaricoquesa mitad de la cocción los huesos de los albaricoques se desprenderán de los frutos, sólo tienes que “pescarlos” y si eres manitas te haces un collar étnico con ellos. Esta forma de deshuesar los albaricoques es mas práctica y rápida que deshuesarlos frescos.

* Cómo esterilizar los botes de cristal fácilmente en el microondas

1 – Moja los botes de cristal y mételos en el microondas a máxima potencia durante 2-3 minutos.
2 – Las tapas las cueces en agua en una olla durante cinco minutos.

Si te has picado con esto de las mermeladas artesanales, aquí tienes otra también muy molona, Cómo hacer Mermelada de Berenjenas a la Vainilla y Canela.

Me retiro a mis aposentos… a lechucear






Queso con Vinagreta de Lavanda y Miel



Queso con Vinagreta de Lavanda y Miel


La receta y las fotos se las hemos robado con premeditación y alevosía a la vecinita del quinto, Can Colette, que tiene un cálido e íntimo blog en que podréis encontrar platos tradicionales pero con un punto añadido de originalidad y sin necesidad de utilizar ingredientes pretenciosos o prohibitivos.
Si os pasáis por allí, no olvidéis darle leche y chucherías a su gata tricolor.

Ya os estoy oyendo… ¿Y de dónde carajo compro yo flores frescas de lavanda?. ¡Quieto, “parao”, entre los meses de Mayo y Junio es muy fácil toparse con flores de lavanda en los parques públicos y en la decoración vegetal urbana. No vais a dejar el arbusto pelado, con tres o cuatro ramitas que cojáis será suficiente para esta receta.


Queso (puede ser Queso Vegano curado al Pimentón y hecho en casa fácilmente) con Vinagreta de Lavanda y Miel.

Pon a enfriar las cervecitas o los tintos de verano… que esto está en marcha…

* Tres cucharadas de aceite de girasol
* Tres cucharadas de aceite de oliva
* Una cucharada de vinagre que no sea un mataratas
* Una cucharada pequeña de flores frescas de lavanda
Una cucharada de miel
Sal
Pimienta (opcional)

Nada más fácil que batir todos los ingredientes y rociar con el perfumado líquido el queso. Si lo acompañáis con uvas y vino blanco, está de muerte.





Cómo hacer Sal Ahumada Casera



En la mayoría de los casos, si queremos poner un toque original a nuestros platos de siempre, nos supone pagar primadas. Esto nos sucede con la sal ahumada, catalogada como sal gourmet,la encontramos generalmente en la zona más sibarita de los supermercados. Por ejemplo, nos clavan por 250 grms de Sal Maldon ahumada, seis euricos de ná (presupuesto total diario de una familia perteneciente al afamado “club INEM”).

Integrantes del “Club Mierdaeuristas” os confesaré que no tenéis que prescindir del sibarismo en vuestra faceta culinaria. El Do it yourself (hazlo tú mismo) toma el poder…

Para hacer sal ahumada únicamente necesitas acordarte la próxima vez que hagas una barbacoa en el campo y aprovechar para hacer sal ahumada.

Además de una buena memoria, necesitarás:

* Una barbacoa o pasa directamente de ella y haz la fogata en el suelo .

* Carbón (aunque estés encaprichado de hacer una sal ahumada con un toque dulce, el de los reyes magos no sirve, ya te lo advierto).

* Cualquier tipo de sal, gruesa, fina de mesa “guarripey”, en escamas, …

* 2 Tazas de palitos y ramitas de leña
(de pino, de olivo, de viña, cualquiera sirve si la has recogido con el sudor de tu frente).

* Una bandeja desechable de aluminio
(de venta en los súper). Si no quieres gastarte la pasta en este tipo de bandejas, utiliza una de horno cualquier cacharro que aguante una fuente de calor fuerte cerca. Claro está, que luego te tocará frotar para quitar el tizne que deja el humo.

De aquí salimos todos ahumados:

1- Remoja durante una hora las ramitas y astillas de leña en agua. Mientras, aprovecha y tómate un tinto de verano.

2- Pon el carbón sólo en la mitad de la parrilla de la barbacoa y enciéndele. Si hay viento, te jodes y si no hay viento, te jodes igualmente porque no te vas a poder escaquear de quemarte los hocicos.

Si se te ha olvidado el mechero, existe la opción de encender la barbacoa con un condón y tu propia orina (seguramente iras “armado” con las dos cosas … vídeo al canto para el campo…

Cuando las llamas se apaguen y empiece a salir el humo, echa encima del carbón los palitos, astillas y ramitas de leña astillas de madera.

3- Ahora la sal, ¡¡zas!, en la bandeja de aluminio y ésta sobre la parrilla de la barbacoa ¡¡pero, ojo, NO encima del carbón y las ramitas, sino al lado!!. El kit de la cuestión es que el humo proveniente de las ramas y el carbón ahúme la sal.

4 – Déjala ahumándose durante dos horas. El resultado será una sal grisácea y ahumada que podrás utilizar para dar un toque personal en multitud de platos… carnes, pescados a la plancha, cremas, estofados… ¡¡Coño, que soso y formalito que me ha “quedao” este post, ni hay sexo, ni improperios ni exabruptos hacía los políticos, ni cachondeo, ni dobles lecturas… Espero que el próximo me quede más “salao”.

La barbacoa, mejor de leña que de gas butano, porfa…





Horchata de semillas de melón ¡toma reciclaje!



horchata-de-semillas-de-melón
De quien sea la foto que la reclame (con educación porfa), que no tengo ni zorra de dónde la he visto.

¡¡ Quieto, “parao”!!, ¿dónde te crees que vas con esas semillas que acabas de retirar del melón que has abierto?. Espero que ni se te haya pasado por el melón que ostentas, arrojar esa “delicatessen” al cubo de la basura. En ese caso estarás tirando el ingrediente principal para hacer la rica y refrescante horchata de semillas de melón.
¡¡Dios, pero que melón que eres!!. ¡Anda pon la oreja que te decimos cómo hacer horchata de semillas de melón en un plis-plas!.

¡Al melonar a melonear!

* 1/2 taza de semillas de melón (normalmente es la cantidad que tiene un melón)
* 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
* 120 g de azúcar o miel de agave al gusto
* Un litro de agua corriente y moliente

horchata-semillas-de-melón

1 – En una batidora o en lo que te apañes en casa, tritura las semillas de melón en dos tazas de agua y cuela.

2- ¡No tires todavía las semillas trituradas, que vamos a sacarles más el jugo, (esto es como la reforma laboral y los recortes, que cuando parece que ya no tienes jugo que sacarte, ¡todavía te pueden exprimir un poco más!).

Las semillas trituradas, ¡otra vez a la batidora, licuadora, thurmix o como leches la denomines!, y añade otras dos tazas de agua. Repite esta misma acción hasta usar los dos litros de agua y dejar las semillas de melón sin pulpa.

3 – Añade el azúcar o la miel y el extracto de vainilla. Mueve hasta disolver completamente el azúcar. Enfría en la nevera o si estas despepitado por probarla échale unos hielos.

¡Qué te ha parecido so melón!

Os quería aleccionar de cómo probar (catar) un melón, pero no hay tu tía. Al escribir en el buscador “probar melones”, salen “inclasificables” varios como ésto, ¡que se le va hacer!…

… el antiguo arte de “catar” un melón que practicaban las mujeres en el mercado, sacando del moño una aguja, y perforando con ella el melón para probarle ha sido actualmente relegada al olvido.





Polos de limón y menta hechos en casuki



La foto y la receta (aunque se la hemos “descachifollado” un poco) son de : dulcesbocados, un blog de donde no saldrás ileso si eres goloso.

¡¡Al rico polo para el niño y la niña!!

Agentes implicados para hacer 4 polos:

* Una taza de agua
* Una taza de zumo de limón ( si te gusta con un sabor menos ácido, usa sólo media taza de zumo de limón)
* Azúcar a tu gusto
* 8 hojas de menta (de venta en fruterías marroquís y supermercados de grandes superficies)
* 4 rodajas de limón cortadas muy finas.
* Si quieres el polo cremoso añade a la mezcla unas cucharadas de leche condensada y pasa directamente del azúcar.


¡¡Al lío que no es nada lío!!

1 – Mezcla el agua, el zumo de limón y el azúcar.

2 – Cuando el azúcar se disuelva, añade las hojas de menta previamente lavadas y deja infusionar 30 min. Si no quieres esperar tanto, calienta el agua sin que llegue a hervir e infusiona únicamente durante cinco minutos. Ademas, de esta manera se disolverá mejor el azúcar. Como usted guste.

3 – Cuela y coloca una hoja de menta nueva y una rodaja de limón en los moldes para el frigorífico.
Reparte el líquido, métele un palito de madera y congela. Cómete las uñas de las manos y los pies porque la puñeta es que tienes que esperar unas cuatro horas para poder meterlos mano.

Por si hay algún extraterrestre entre la audiencia, “asín” se comen los polos, aquí, en el planeta tierra, que a todo hay que enseñaros.





Page 49 of 111« First...102030...4748495051...607080...Last »

Sidebar3 : Please add some widgets here.