Convierte el delantal de la abuela en unas cortinas vintage para la cocina… ¡¡”des-Ikea” tu mente!



Delantales, mandiles y batas de las abuelas transformados en cortinas para la cocina. Tanta originalidad no la encuentras tú en Ikea ni de coña. ¡¡Des-ikea tu casa!!, ¡¡redecora tu mente, coñe!, ¡Enabuélate!.

Una mirada a antesdeayer:


Foto de x4duros

Erase una vez un delantal pegado a una abuela. Alguna vez he pensado si mi “agüela” no lo utilizaría hasta de camisón.

Antaño, el delantal desempeñaba múltiples funciones además de guardamanchas del vestido. Nunca un trozo de trapo ha dado tanto de sí.

Era una maravilla secando las lágrimas de los críos, y en ciertas ocasiones, limpiando caras sucias, las voceras o hasta incluso las legañas (lo sé, una completa cochinada). Yo hasta llegué a equivocarlo con un pañuelo suena mocos. Pero claro, los mocos de antes eran más sanos, no como los mocos multicolor de ahora, que son uno de los síntomas de “virus mutantes no identificados” habitantes de guardecríos y coles-criaderos y que ningún pediatra te puede presentar con nombre y apellidos.

El delantal servía para transportar los huevos desde el gallinero sin despachurrarse, las zarzamoras silvestres y el palodulce en otoño, las rosas en primavera, y las manzanas con “ojillos gusaneros”. El mandil era la camilla-hospital de los pollitos que necesitaban terapia intensiva, terapia basada en meterles las tiesas patitas en agua congelada, así, de golpe para sacarles de algún síncope o susto.

Cuando llegaban visitas, el delantal de la abuela servía para refugiarte en él si se te subía el “pavo” cuando las vecinas te echaban piropos diseñados para mocosos. Cuando hacía frío, la abuela se envolvía los brazos en él y así se quedaba dando cabezadas con la boca abierta. Aquel viejo delantal, agitado sobre el fuego, oficiaba de fuelle. Y él era el que cargaba con las patatas y sus peladuras, la leña hasta la cocina y las castañas asadas entre las cenizas.

También servía de canasto para llevar las verduras desde la huerta. Los espárragos silvestres, esos desaparecidos olerosos tomates veraniegos, los maduros y dulces higos y brevas. Las calabazas ya no cabían ni de coña por mucho que yo insistiera.

Cuando alguien se presentaba de improviso, el delantal sufría una metamorfosis y ya se podía quitar con él, en un santiamén el polvo de la tele.

A la hora de comer la abuela salía a la puerta y agitaba el delantal, y entonces los hombres que estaban en los campos comprendían de inmediato que el almuerzo estaba listo.

Pasarán largos años antes de que alguien invente un objeto que pueda reemplazar aquel viejo delantal que tantas funciones cumplía

aunque quizás ya no hay abuelas…
que tengan que proteger el el hato (vestido), dado que hoy tenemos muchos, casi de usar y tirar y además disponemos de una maquinucha que nos los lave.

Nuestros hijos ya no lloran como los de antes y sus caritas sucias las lavamos con unas toallitas con crema y mil potingues más.

Ya no tenemos gallinero en casa, ni pollitos, ni terapia para ellos. Con las decenas de terapias diseñadas para nosotros (y desdiseñadas para nuestros bolsillos) ya estamos más que ocupados en “desocuparnos”.

Nuestros hijos ya no son tímidos, ni se les sube el pavo ante un piropo.

Ni necesitamos un delantal para el frío porque hasta venden mangas individuales, tan de moda el año pasado entre las quinceañeras.

EL fuego lo avivamos haciendo un juego de muñeca sobre los mandos de la “fría! vitro.

La leña de la chimenea (quien la tiene) se compra en la gasolinera o similar y son unas briquetas comprimidas ¡que eso no es leña ni dios que lo fundó!.

Y la verdura viene en tarros o congelada en bolsas.

No podemos recoger el fruto de los árboles, porque el árbol más cercano… no sé ni dónde queda.

Tenemos un producto y unas gamuzas ecológicas que repelen el polvo de la tele de plasma XXL.

No tenemos que agitarlo para llamar a comer a nuestros hombres, porque usamos el móvil o directamente comemos separados y solos.

Quizás no echemos de menos los delantales de la abuela, pero si a aquellas abuelas que eran capaces de hacer todo esto por nosotros, los nietos.

Fuente descachifollada: alquimia






Cómo secar tomates al sol “ejpañol” y congelarnos los mocos trabajando en Alemania



¡¡España es líder en energía termosolar, oh yeah!!… antes de que salgáis despepitados a uniros a un mar de gente armados con banderas gualdo-granas gritando ¡¡oe, oe, oe, semos” los mejores, oe, oe, lo “semos”, lo “semos”, argh que me atraganto!!… sigue leyendo.

Bruselas intervendrá en la política energética española si las renovables no reciben un trato “adecuado””. Las medidas retroactivas que padece el sector de las renovables son las culpables de este tirón de orejas. Y es que tiene bemoles la cosa, un crecimiento de las energías renovables hasta 2030 podría generar más de tres millones de puestos de trabajo, pero nada, mejor opción es la que nos da “Espeonza” Aguirre, “creemos que si Alemania necesita jóvenes bien formados, Madrid se los puede proporcionar“, ¡¡hala todos a Alemania a que se nos congelen los mocos y los cataplines!!.

No tiene ni pies ni cabeza perder está oportunidad que nos brinda uno de los pocos recursos naturales de los que dispone España.

Pero na, no os preocupéis, que somos lideres en otros sectores… “Españistán record mundial de paro, oh jeeeeahhh!, esas “pamplinas” de la energía solar se las dejamos para Arabia Saudí, Japón, Italia… nosotros mientras aprovecharemos para secar tomates al sol “ejpañol” pensando que siempre nos quedará Alemania y la posibilidad de encender la cocina a pedos.

Tomates secados al sol y macerados en aceite aromático de gastronomíaycia

0 – Corta los tomates por la mitad o en rodajas.

1 – Añade un “flush” de sal encima de ellos

3 – Pon a secar los tomates a pleno sol sobre una rejilla y cubiertos con una tela fina para protegerlos de insectos. En cuatro o cinco días estarán listos.

Si vivís en una zona húmeda, es aconsejable que por la noche los guardéis en el interior de la casa para resguárdarlos de la humedad. Al día siguiente volver a sacarlos al sol “ejpañol”.

Una vez secos podéis aromatizar los tomates con ajo, albahaca, guindilla, orégano, tomillo, eneldo, comino e incluso añadir unos dados de queso curado.

1 – Limpia y si quieres esteriliza los botes de cristal en el microondas. mójalos con agua por el interior y “cuécelos durante dos minutos a temperatura máxima en el micro.

2 – Seca bien los botes

3 – Introduce los tomates secos en el bote de cristal. Añade un diente de ajo y las hierbas aromáticas que más te atraigan.

Rellena con aceite de oliva cubriendo todos los tomates.

Cierra los botes y guarda en lugar fresco.

Los usos de los tomates deshidratados:

Picaditos sobre una tostada con queso fresco, feta o mozzarella, sobre un plato de pasta al dente, para incluir en distintas recetas de salsa, Tarta de Tomates de Tomates, tapenade de aceitunas y tomates secos

Receta de cocinillas.es





Cómo hacer Barritas Energéticas de Cereales



barritas energéticas

 

Cómo hacer Barritas Energéticas de Cereales

Nunca se sabe cuándo unas barrita energéticas te pueden venir de perlas… así que, qué mejor que hacer las barritas energéticas nosotros mismos (lo de los billetes para quemar es otro cantar).

Los ingredientes de las barritas energéticas son de los más variado, podéis escoger o mezclarlos a vuestro antojo entre:

* Avena, la encontraréis en muchos supermercados.

* Cereales como trigo, quinoa, cereales andinos, arroz inflado, mijo

* Miel, chocolate negro o blanco, yogurt, zumos de frutas….

* Frutas deshidratadas al sol, pasas, orejones, frutos secos, coco rallado, bayas de goyi…

* Cobertura de Chocolate blanco o Negro Fondant

Las medidas son personalizadas, un puñado por aquí, dos puñados de los ingredientes que más te gusten por allá.
De todas formas, en los links de debajo de cada foto encontraréis las medidas expecíficas para hacer las barritas energéticas.


El modo de proceder es siempre el mismo
.

* Forra un molde de horno con papel de horno. Pinturrejea el papel de horno con margarina o mantequilla.

* Haz una especie de almibar con 1/4 de taza de azúcar y 1/2 taza de miel en un cazo a fuego lento. Podéis aromatizarlo añadiendo un chorro de agua de rosas, té a la vainilla, zumo de frutas o con infusión de anís verde.

* Retira el cazo del fuego y añade el muesli, avena, pasas y fruta deshidratada. Remueve y mezcla todo muy bien.

Barritas-energéticas-caseras7

* Añade toda la mezcla en el molde y cuece en el horno durante 20-30 minutos a temperatura media (180 ºC)

* Enfría en el congelador durante dos o tres horas para que las barritas adquieran consistencia. Desmolda y corta en forma de barritas.

Barritas multifrutos secos y cereales de Pimientarosa

barritas-energétias-caseras
Barrita de Cereales con Manzana y Coco rallado

Barritas-energéticas-caseras4
>Foto de activiaalimentacion

Barrita de Dátiles y Cereales sin hornear

Barritas-energéticas-de-Cereales-caseras
Receta y foto de recetasdecocinainfo

* Una taza de Dátiles frescos o secos (si son secos, hidratarlos primero)
* 1/4 taza de Frutas deshidratadas
* 1/4 taza Harina de algarroba o cacao amargo
* 1/4 taza de Semillas de lino molidas
* 1/4 taza de Semillas de calabaza
* 2 cucharadas de Zumo de limón
* 1/4 taza de Proteína de cáñamo (de venta en tiendas de dietéticas herbolarios)

MODO DE PREPARACIÓN

1 – Todos los ingredientes ¡a triturarlos y mezclarlos en una batidora.

2 – Extender la mezcla en un recipiente bajo y alargado.

3 – Enfriar durante varias horas en el congelador. Cuando se endurezca, cortar en rectángulos

 





Hazte un original cuelga utensilios de cocina



¡Hazte un original cuelga utensilios de cocina con tazas y platos!!

Visto en : paneamoreecreativa





7 Formas de Reconvertir un Rallador de cocina



Contra esta sociedad yonki del consumo… 7 vidas tiene un rallador, marramiau, miau, miau, miau,
siete vidas tiene un rallador…

Imágenes pertenecientes a un blog muy inspirador : Inspiracionhechaamano





Page 41 of 111« First...102030...3940414243...506070...Last »

Sidebar3 : Please add some widgets here.