Archivo para la ‘miscelánea’ Categoría

Cómo hacer leche de almendras, leche de alpiste, de coco, de arroz, leche de avena…etc



Los sencillos pasos principales casi siempre son los mismos :

* Remojar en agua durante 24 horas las semillas, frutos secos o nueces.

* Mezclar con agua fría o cocer en agua hirviendo, según la leche vegetal que desees hacer.

* Triturar y filtrar con un paño o gasa fina.

* Añadir, si quieres tener cubiertas tus necesidades de calcio diarias el alga roja Lithothamnion Calcareum (búscala en herbolarios y establecimientos de dietética). Agregando un 4% de esta alga roja en un litro de leche vegetal, obtendrías en una ración de 250 ml de leche, el 37,5 % del calcio recomendado al día.

* Para hacerlas más grasas, agregar aceites vegetales prensados en frío (soja, de colza, lino, girasol, sésamo).

* El deshecho que se produce elaborar estas leches, lo puedes emplear como enriquecedor para masas de bizcochos, pan y rellenos salados o dulces.

Estas leches se conservan máximo 48 horas en la nevera.

visto en : monitouillle

LECHE DE ALMENDRAS

* 15 almendras peladas
* Medio litro de agua

1- Remojar las almendras peladas durante 24 horas
2 – Triturar, filtrar y endulzar.




LECHE DE ARROZ
* Una taza de arroz integral
* Ocho tazas de agua
* 1/4 de una cucharadita de sal

* Lavar y tostar el arroz a fuego mínimo sin nada de aceite hasta que se dore.

* Agregar el agua y cocer 2 horas tapado y a fuego lento.

* Triturar, filtrar y si es necesario endulzar.

La almendra es una de las semillas oleaginosas más nutritivas y es altamente alcalina. Contiene proteínas de alto valor biológico, minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Aporta más calcio que la leche vacuna: 100g de leche de almendras aportan 252mg de calcio. Esta leche es ideal para el sistema nervioso y muy digestiva (no produce fermentaciones). Se aconseja para los niños, deportistas, embarazadas y madres en lactancia.

LECHE DE ALPISTE

Es importante que sea alpiste para consumo humano (libre de otras semillas o aditivos) Lo ideal es comprarlo en herbolarios.

1 – Ponemos a remojo cinco cucharadas soperas de alpiste durante toda la noche.
2 -Por la mañana le quitamos el agua y licuamos las semillas.
3 – Añadiremos a las semillas licuadas, un litro de agua hervida y fría, a continuación lo colaremos y ya tenemos lista la leche de alpiste.

Es un potente antioxidante con un alto contenido en proteínas vegetales.Ayuda a reducir el colesterol

LECHE DE COCO

* Un coco, no loco

* 1/2 litro de agua

Rompes el coco con un martillo o con tu coco como se ha hecho toda la vida.  Pon algún recipiente debajo del coco antes de proceder al reventeamiento del coco, así recogerás el agua del interior del coco y te harás la vital pregunta de cómo leches meten ese agua en el intirior del coco (mi hipotesis es que lo hacen los monos con unas jeringuilla).

2 – Dejas de pensar en tontunas y trituras el coco con su propia agua (ya que está haremos algo con ella) y con el medio litro de agua que pilles del grifo.

3 – Cuelas la ya nombrada leche de coco con un paño o gasa fina.

visto en : latiamaruja

LECHE DE QUINOA
* Dos cucharadas de quinoa
* una taza y media de agua caliente

1 – Remojar el grano durante 24 horas. Llevar a hervor y cocinar a fuego mínimo 10 minutos minutos.

2 – Triturar, colar y endulzar si es necesario.

Esta leche es utilizada en los países andinos para alimentar a los bebes. No resulta alergénica y es muy alcalina y proteica.

LECHE DE SÉSAMO
* Media taza de semillas de sésamo integral
* Medio litro de agua

1 – Moler las semillas en un molinillo si es posible y sino . Agregarles el agua y licuar bien ambos ingredientes. Dejar macerar 24 horas.

2 – Triturar, filtrar y endulzar.

Las semillas de sésamo son muy ricas en ácidos grasos esenciales, lecitina, minerales y vitaminas. La lecitina es una grasa fosforada y un nutriente de las células cerebrales. La leche de sésamo tiene más calcio que la leche vacuna: 100g de semillas de sésamo sin tostar contienen 1.125mg de calcio, mientras que dos vasos de leche vacuna contienen sólo 500mg.

LECHE DE LINO
* Una taza de semillas de lino
* Un litro de agua

Triturar las semillas y dejar reposando en agua reposar 24 horas

Volver a triturar, filtrar y endulzar.

LECHE DE AVENA

* Media taza de copos de avena
* Un litro de agua
* 80 grms de azúcar o el endulzante que prefieras, stevia, azúcar integral…
* Un flush de sal
* Una cucharada pequeña de aceite de girasol
* Si tienes por casa esencia de vainilla, prueba a añadir unas gotitas, le va de miedo.

¡Vamos a ello, que esto se hace en un abrir y cerrar de fuegos!!

1 – Mezcla la avena con el agua, el aceite de girasol, el azúcar y el flush de sal.
2 – Sube el fuego hasta que llegue a hervir y luego baja el fuego al mínimo.
3 – Deja cocinando al fuego 4 o 5 minutos. Apaga el fuego, añade la esencia de vainilla y déjala reposar durante 10 minutos.

4 – Filtra la leche de avena con un paño fino o gasa.

3 – Triturar, filtrar y endulzar.

Esta leche favorece el peristaltismo intestinal y actúa como un gel que suaviza las mucosas intestinales. La avena es sedante y relajante del sistema nervioso.

LECHE DE SOJA

Ingredientes y cómo hacerla fácilmente en este enlace a un vídeo.

Fuente : alimentaciónsana.com

Tosta de anchoas “amelocotonadas” al estilo de los filósofos cínicos



Échale dos “melocotones” y prepárate esta deliciosa tosta (ésta misma no, que es la que me he jalao yo esta mañana bajo el solecito primaveral) en 1 minuto y 13 segundos.

P1070813

Déjate sorprender por el contraste de sabores y  disfrútala bajo el sol primaveral al más puro estilo de un filósofo de la  escuela de los cínicos de  la antigua Grecia.

El más famosos de los cínicos  fue Diógenes,  el cual se dice que vivía en un tonel y no poseía más bienes que su capa, un bastón y una bolsa de pan.  Una vez en que estaba sentado tomando el sol delante de su tonel, le visitó Alejandro Magno, el cual se colocó delante del sabio Diógenes y le dijo si deseaba alguna cosa, él se la podía conceder. A lo cual Diógenes contesto: “Sí, que te apartes un poco y no me tapes el sol”.

Los cínicos enseñaron que la verdadera felicidad no depende de cosas externas tales como el lujo, el poder político o el status social.

“Carpe diem” porque “memento mori”.

Goza de este día porque rcuerda que vas a morir

Simplemente unta mayonesa en una tosta de pan, añade melocotón en almibar y anchoas en aceite…las sémillas de sésamo se las echas de propina.

Cómo cocinar un Cristo : ingredientes y “modus operandi”



Supongo que ya habréis intuido que la religión no es santo de nuestra devoción…

El Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid juzgará el próximo 28 de marzo al cantautor Javier Krahe y a la productora Motserrat Fernández por un delito de ofensas a los sentimientos religiosos por el corto ‘Cómo cocinar un crucifijo’.

El CJTM acusa al cantautor y a la productora de un delito contra los sentimientos religiosos en virtud del artículo 521.1 del Código Penal. A Krahe y a Fernández se les impuso fianzas de 192.000 y de 144.000 respectivamente.

 

Cinco estrategias para no pagar en los restaurantes



Acabo de ver un artículo muy interesante en yorokobu. Copio y pego que hoy hay prisa.


Técnica 1: Haciendo alarde de indignación

Dónde: En un restaurante de Cerdeña (Italia).

Quién: Flavio Briatore.

Cómo: Flavio Briatore’, aquella noche el playboy salió de un restaurante de Cerdeña cuya cuenta le pareció excesiva gritando al dueño “no pienso pagarte la cuenta, prefiero dar 1.000 euros de propina a cada camarera”… amenaza que no llegó a cumplir.

Y la cuenta ascendía a: 2.086 euros, que no es dinero (para él, se entiende).

Técnica 2: Caminando hacia atrás y alegando perdida de memoria por golpe en la cabeza

Dónde: En El Bulli (España).

Quién: Pascal Henry, reputado bon vivant suizo.

Cómo: Pascal Henry sólo era un mensajero con ínfulas de ricachón ocioso. En 2008 decidió hacer una ronda por los 68 restaurantes que cuentan con tres estrellas en la famosa guía Michelín. El restaurante que por aquel entonces regentaba Ferrá Adriá en la Costa Brava hacía el número 40 de la lista Henry, pero por alguna razón (tal vez se le atragantó la nieve de pepino), el gourmet se fue sin pasar por caja. Tardaron dos meses (y algún helicóptero) en localizarlo y, para entonces, no se acordaba de nada, se justificó el gachó.

Y la cuenta ascendía a: Lo que venía siendo el menú degustación (40 platos): entre 200 y 350 euros.

Técnica 3: Saliendo a echar un pitillo

Dónde: En prácticamente todos los bares chic de Londres (Reino Unido).

Quién: Janis Nords, tunante letón.

Cómo: Nords se ganó el apodo de “emperador del simpa” gracias a su desparpajo para cenar en los restaurantes más in de Londres e irse sin pagar, diciendo que salía afuera para echar un cigarrillo (cuántos simpas ha fomentado la ley antitabaco). Un juez de Londres condenó en 2010 a Nords a ser expulsado de los seis distritos más chic de la ciudad, en un esfuerzo para mantenerlo fuera de los más exclusivos restaurantes de la capital.
Y la cuenta ascendía a: 18.000 euros, entre pitos y flautas.

Técnica 4: Saltando desde el rascacielos

Dónde: En el bar de la azotea un rascacielos de Melbourne (Australia).

Quién: Cuatro tíos como salidos de Reservoir Dogs.

Cómo: “La operación simpa del Bar Lui tuvo una ejecución digna de ‘Ocean’s Eleven’”, según relata el blog República Insólita: Cuatro tipos encorbatados entraron en el local con otras tantas mochilas, se tomaron un par de rondas de cócteles, se pusieron las mochilas con los paracaídas y se dirigieron a la terraza desde donde saltaron al vacío. En la calle, les esperaba un coche para culminar la huida por las calles de Melbourne.

Y la cuenta ascendía a: Poca cosa: unos 140 dólares australianos (estimación propia).

Técnica 5: Pasándole la minuta al capitán

Dónde: En la discoteca Billionaire, del billonario Flavio Briatore, en Cerdeña (Italia).

Quién: Seis rusos, tres chicos y tres chicas, que tenían aparcado el yate enfrente del garito.

Cómo: En animada francachela, los seis rusos pidieron no una ni dos, sino 90 (noventa) botellas de champán Cristal, a casi 1.000 euros la unidad. A la hora del cierre le dijeron al camarero que la cuenta la pagaba en patrón del yate, que estaba aparcado “justo enfrente”. Pero el patrón del yate no debía de tener a mano los 86.000 euros de la minuta y nunca pasó por caja. Briatore, que será playboy pero no un pusilánime procedió a denunciar a los rusos.

Y la cuenta ascendía a: 86.000 euros.

Fuente:

Leche de avena: cómo hacer en casa este cóctel molotov de salud



Tras el interés suscitado con el post sobre cómo hacer leche de soja cagando leches y respondiendo a las demandas de camaradas ávidos de averiguar cómo leches pueden hacer otros tipos de leches vegetales fácilmente en sus hogares…espera que cojo aire…¡¡ssssniiiffff!!…los condecorados escribas de este nefasto blog dictaminamos que :

¡¡Leches, vamos a darles a esta peña lo que desea no vaya a a ser que se pongan de mala leche y nos metan una leche entre oreja y oreja!!.

Así que en consecuencia nos vemos obligados a emitir varios documentos acreditativos de lo chupao que es hacer las leches vegetales en casa y sus recetas anexas.

Comenzaremos por la LECHE DE AVENA

Al parecer esta leche es la leche. Las fibras solubles que contiene la leche de avena son geniales, totales y mega-guay-del-abiguays, que traducido a efectos prácticos quiere decir que te ayuda a reducir los niveles de colesterol malo, regordete y aceitoso que corre por tus venas y colaboran a que el colesterol rebueno aumente. Es ricachona en proteínas, ya que contiene seis aminoácidos de los ocho que se consideran esenciales. En el kit de salud también se incluyen hidratos de carbono (no, no te pondrás como una vaca), grasas (de las buenas) y un porrillo de vitaminas y minerales.”To” esto que suena tan saludable te lo proporciona la leche de avena.

Para hacer leche de avena en casa sólo tienes que seguir estos sencillotes y rápidos pasos.

* Media taza de copos de avena
* Un litro de agua
* 80 grms de azúcar o el endulzante que prefieras, stevia, azúcar integral…
* Un flush de sal
* Una cucharada pequeña de aceite de girasol
* Si tienes por casa esencia de vainilla, prueba a añadir unas gotitas, le va de miedo.

¡Vamos a ello, que esto se hace en un abrir y cerrar de fuegos!!

1 – Mezcla la avena con el agua, el aceite de girasol, el azúcar y el flush de sal.
2 – Sube el fuego hasta que llegue a hervir y luego baja el fuego al mínimo.
3 – Deja cocinando al fuego 4 o 5 minutos. Apaga el fuego, añade la esencia de vainilla y déjala reposar durante 10 minutos.

4 – Filtra la leche de avena con un paño fino o gasa.

Se conservan máximo 48 horas en la nevera.

Sidebar3 : Please add some widgets here.