Al igual que casi todas las webs, este sitio utiliza cookies. Al navegar aquí estás aceptando el uso de cookies. Más información en Política de cookies

¿De verdad necesitas el supermercado? Vivir sin supermercados es posible



Publicidad google

Vivir sin supermercados es posible. Cada vez más gente huye de sus largas colas y de su ambiente viciado. Una revolución lenta y silenciosa está siendo llevada a cabo por personas hartas del consumismo desenfrenado al que se nos quiere someter.

En general los supermercados son gigantescos mayoristas que nos cobran precios de minorista. Las visitas a los supermercados nos suponen fines de semana perdidos entre los interminables pasillos. Coger el coche, conducir e ir a la caza de un aparcamientoAcarrear el puñetero carrito entre los prominentes muros de las latas de conservas y las inacabables columnas de paquetes de cereales, intentando localizar lo que habitualmente compramos y ahora ha sido cambiado por otro producto más “moderno”…¡¡menudo estrés!!. ¡¡Dios, que todavía nos falta la kilométrica cola para pagar!!, mejor dejo la compra y vuelvo otro día. ¿Hemos olvidado a Schumacher y su “Lo pequeño es hermoso“,  una colección de ensayos en los que se defiende lo pequeño en contraste con frases como “cuanto más grande mejor”.

Librarse de los supermercados y de los dolores de cabeza que producen es posible. No dones tu sueldo a los supermercados. La alternativa no es una vida cara y abnegada dejándote una pastón en tiendas on line ecológicas con precios hiper inflados. Se trata de una vida más relajada y sin marearnos de dar tantas vueltas.

Si quieres vivir sin supermercados puedes hacer lo siguiente :

* Compra al por mayor.

Trata de unirte con varias familias y haced una compra conjunta al por mayor una vez al mes. Compra al por mayor harina, arroz, pastas, latas, detergentes y productos de limpieza, rollos de papel higiénico…etc,etc. Incluso te lo pueden llevar a casa. ¡Sin tener que guardar largas colas!,¡ni conducir!, ¡ni aparcar!,¡ni tener que acarrear con el armatoste del carrito por pasillos interminables!,¡con más tiempo para gandulear!.

* Compra en las tiendas de tu barrio. Compra en las carnicería, las pescadería y la frutería del barrio. Notarás la diferencia en un trato cercano, más amable y personal.

 

* Alquila un huerto y cultiva tus propias verduras. Disfruta de las ventajas y placeres de los cada vez más numerosos huertos urbanos.

Más información de los huertos urbanos en :
Red huertos urbanos Barcelona

Red de huertos urbanos Madrid

* ¡Haz tu propio pan!. Cogiéndole el tranquillo, no es tan difícil como pueda parecer “a priori”. 1 – Pon un poco más de un litro de agua templada en una fuente.

2 – Añade un puñadito de levadura, otro de azúcar y un poco de sal.

3 – Agrega un kilo de harina. Déjalo durante unas cuantas horas.

4 – Espolvorea una mesa con harina. Si se pone pegajosa, añade algo más de harina y amasa. ¡No te laves las manos, disfruta del proceso!.

5 – Divide la masa en seis montones y llena por la mitad seis moldes de pan.

6 – ¡Al horno caliente durante de 20 minutos a media hora!. Y ahí tienes tus seis barras de pan artesanal que duran dos semanas en buen estado. Nada que ver con la mierda de pan bazofia comercializado.

Vídeo al canto para hacer el pan de otro modo también muy rápido y facilón.

* Fabrica tus productos productos de limpieza. Pincha en el enlace y apúntate al movimiento  “Made in Home”

Fuente : Cómo ser libre. (Tom Hodkinson)




Tags: ,

24 comentarios sobre “¿De verdad necesitas el supermercado? Vivir sin supermercados es posible”

  1. valentina dice:

    supermercado psragugr

  2. Eduardo dice:

    Prefiero hacer una cola kilométrica en la que pierdo 5 minutos a estar buscando gente para hacer compras conjuntas con los problemas que esto pueda ocasionar, perder el tiempo haciendo pan que me lleve 15 segundos en cogerlo a un supermercado o estar plantando, regando y cuidando las frutas o las verduras… Ir al súper es más fácil e inviertes menos tiempo que en cualquiera de las soluciones. No incluyo la del pequeño comercio porque si se trata de ahorrar.. donde yo vivo son todas mucho mas caras que una gran superficie.

  3. Littleone dice:

    Pues yo no. Me he decidido por un consumo responsable y sostenible. Por eso ya no consumo en supermercados, donde los puestos de trabajo son excesivamente precarios y mal pagados. Y la calidad de los productos deja mucho que desear. Compro alimentos ecológicos directamente al productor, y sí, hago pan en casa, y los productos de limpieza y de higiene. Es fácil, no lleva tanto tiempo realmente, no echo nada de menos ir a un supermercado y ¡oh sorpresa! mi basura se ha reducido al 20%. No es todo como nos gustaría, nos vamos acoplando paso a paso, pero lo estamos consiguiento. Es verdad, invierto más tiempo en hacer jabón casero reciclando aceite usado que en comprar en el supermercado… pero mi jabón usa algo que tiraría, el aceite, no tiene perfumes ni demás zarandajas contaminantes, no ha recorrido todo el país en un camión, contaminando el aire… y desde luego, no tiene envase. Y podría seguir. Me la suda la media hora que me lleva hacer jabón… porque en mediar hora puedo hacer jabón para medio año si quiero… Y con lo demás es igual. Que quieres que te diga..

  4. ¿De verdad necesitas el supermercado?. Vivir sin supermercados es posible dice:

    [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos ¿De verdad necesitas el supermercado?. Vivir sin supermercados es posible http://www.recetasmierdaeuristas.com/2751/de-verdad-necesitas-el…  por harlam hace [...]

  5. nazareth dice:

    graciasssssssssssss me ha encantado

  6. Grace dice:

    Efectivamente, en eso consiste el “Estado del bienestar”, es mucho más rápido y práctico, aunque no más ecológico, ni sostenible, ni gratificante, ni solidario, etc ir al supermercado y que te lo den todo hecho. Porque esto que tenemos ahora es “el estado del bienestar”…verdad?
    No puedo evitar pensar que el tiempo que ganamos “ahora”, lo perdemos en “futuro” y con tanto “Carpe Diem” nos estamos cargando el planeta, nosotros incluidos…

  7. anais dice:

    yo vivo sin pisar un super o un centro comercial desde hace mucho,puedo ir una vez o dos al año y la verdad nunca dejo de sorprenderme,no necesito nada de lo que hay ahi,todo es cuestion de adaptarse a otra forma de vida,considero que las visitas al super me roban tiempo y creatividad,cada uno que haga lo que quiera pero yo realmente ahora veo los super como cajas grandes de cosas inutiles

  8. teeny dice:

    Me agobian, me molestan los focos y la música que suelen tener, voy cada vez menos. Cuando tengo un ‘día tonto’ o gris y lluvioso voy para mirar zapatos, ropa, decoración para casa, cosas de papelería… me tomo una merienda y – de paso – me llevo un par de cosas de la parte supermercado. Caprichos tontos que no suelo encontrar en otras tiendas.
    Tengo la suerte de tener jardín donde cultivo mis aromáticas, algo de verdura y tengo algunos arboles frutales. Y los desechos van al compost casero para completar el ciclo.
    Basura poca pero demasiados envases y plástico. Como echo de menos las botellas de cristal que luego retornamos.
    Hace muchos años que para la limpieza uso vinagre, bicarbonato, sal gorda, limón y alcohol (en casos extremos algo de lejía o amoniaco)
    Para limpiar micro/horno: un bol con agua y ramitas de romero, dejar que hierva y su vapor limpia y desinfecta. Pasar un paño y ya está.

  9. Margarita dice:

    Me encanta ver como un montón de burgueses neo rurales con aires de grandeza se pasan la tarde dando conferencias gratuitas sobre consumo responsable a personas que a duras penas pueden consumir. Disculpad, pero.. dejareis de ir a comprar la ropa a esas tiendas de marca multinacionales? los que lleváis gafas, son de marca blanca? hechas en la óptica de tu barrio? utilizáis preservativos de comercio justo?
    (lo siento, no he podido resistirlo)

  10. chukurrucha dice:

    Fuera de un supermercado no es tan facil encontrar los mismos productos. Es muy agradable pasear por el barrio para bsucarlos pero mucha gente no tiene tantas horas libres.
    comprar el por mayor y guardarlo en un piso de 30m2… no lo veo factible. Eso si, tener un economato entre todos los vecinos y disponer de una habitacion para ese fin y de alguien que se encargue retribuido… seria un sueno
    Por el huerto urbano apuesto clarisimamente. Aunque no todos vivimos solo de lechugas..
    Tambien estan los envios a domicilio de asociaciones que tienen sus propios huertos.
    ???????????? Hace muchos años que para la limpieza uso vinagre, bicarbonato, sal gorda, limón y alcohol (en casos extremos algo de lejía o amoniaco)
    Para limpiar micro/horno: un bol con agua y ramitas de romero, dejar que hierva y su vapor limpia y desinfecta. Pasar un paño y ya está.???????????? Quiero saber mas!!

  11. naomagic dice:

    Nose creo que no hay que ser tan extremista .ni dejar de comprar en los supermercados ni dejar de poder hacer pan en casa .se puede ir perfectamente una vez al mes al supermercado y disfrutar de hacer un pan bizcocho o algo de jabón ,si eso te apetece .alguien decía que su jabón no venía envasado y que no lo transportaba un camión pues debes saber que son puestos de trabajo .todo está bien sin excesos y sin extremos.

  12. Fran dice:

    Lo siento no puedo resistir decir que es penoso, triste ver gente criticar y descalificar y pedir absoluta coherencia cuando se intentan dar pequeñas soluciones como esta a grandes problemas planetarios.
    Sois unos rompesperanzas!!!!!!!

  13. piti riti dice:

    si no te quieres preguntar porque suben los precios de los articulos de 1º necesidad,mientras los “lujos”ni pagan impuestos ,sigue pensando que eres “libre”de elegir y sigue comprando por “comodidad”a empresas que cometen injusticias y atrocidades,pero no nos jodas si no das alternativas .
    este planeta es de todxs o consumiremos consumidorxs
    con la rabia se me olvido felicitar este post,es que los irresponsables consumidores me consumen
    consume con sumo cuidado

  14. teeny dice:

    Justo lo que yo iba a escribir! Con menos frutales pero sitio para lechugas, coles y aromáticas entre rosales y margaritas.
    Mi peluquería está en un Centro Comercial, suelo ir en horarios poco comerciales y aprovecho para llevar el café soluble y un par de caprichos. Un gran supermercado no me hace falta para nada y menos para las fechas navideñas que se avecinan.
    A lo largo del año compro regalos en ferias de artesanía y tiendas que liquidan por cierre, así sé que serán detalles originales (odio las cosas hechas en serie, del montón)
    Me encanta haberme vuelto ecológica. A veces hago memoria de como era antes, de niña no recuerdo tanta basura. La tragaron entre compost y fuego de leña. En la cesta de la compra estaba la huevera, fiambreras, bolsa para el pan y al lado la lechera.
    En mi bolsa está de nuevo la huevera y unos tupper para el embutido y el queso.
    Os deseo una buena y ecológica semana

  15. mara jade dice:

    Yo paso de ir al súper porque me parece un co-azo insufrible. Gente por todas partes que se te cruza apartando la mirada, que lo mismo te empuja con carrito del súper o de niño, sin siquiera mirarte ni a la cara. Todos a gritos por la acústica nefasta, cuando no es por la música machacona. (¿Comodidad?)
    Compro el pan en la panadería, la carne en la carnicería, el pescado en la pescadería y la verdura en la frutería. Y gasto bastante menos que cuando iba al súper como los demás.
    Para empezar me ahorro la gasolina.
    En la tienda compro lo que tengo que comprar y nada más. Si necesito un pimiento y una patata compro un pimiento y una patata y se acabó y sólo por esto ya me ahorro una burrada de dinero, porque no tengo que comprar un pack o una cantidad establecida que al final se acaba estropeando. Además la costumbre consiste en que ya que se va al súper se compra de todo, se llena el frigo, sin pensar, o engañándose uno mismo pensando que se va a llegar a cocinar todo eso antes de que se estropee.
    Por no hablar de los productos gancho y los caprichitos que te colocan estratégicamente para que acabes comprando cosas que no necesitas.
    En la tienda me fían sin intereses ni hacerme una tarjeta de cliente con mi nómina y número de cuenta, así que tampoco tengo que ir a primeros de mes a hacer “la compra”.
    Los precocinados y congelados ya no entran en mi casa.
    Hay muchísimas cosas en la lista de la compra que a estas alturas ya me parecen incluso estúpidas como el pan y el queso rallados, la pastilla o brick de caldo, gel de baño, suavizante para la ropa, zumos, limón exprimido embotellado, perejil!! Por Dios! El perejil de toda la vida te lo regalan en la pescadería, toneladas de pan seco que se van a la basura no cuesta nada tener un trozo por la cocina para rallarlo en un momento, un caldo de pollo se hace en 15 minutos en una olla rápida y no tiene ni comparación con el que te dan hecho…en fin que lo que parece muy cómodo es caro, mancha y engorda.

  16. Hury dice:

    Fantástico, Mara. Y suscribo todo lo q dices.

    … Debo confesar q la semana pasada fui a un hiper. Pero salí tan asqueada q creo q tardaré meses en volverlo a pisar. (Ya hacía más de un año q no iba a ninguno). En efecto lo q en ellos encuentras es difícil de encontrar en el barrio (por no decir imposible). Pero es q todas esas cosas no son más q caprichos q encarecen vertiginosamente la cesta de la compra.

  17. daniel bravo dice:

    vamos al nudo de la nota?.. los supermecados son caros.. compran a precio bajo extorsionando a los productores.. pagan miseria a los empleados (compararados con sus ganancias).. destruyen empleos y te llenan de cosas que realmente no necesitas.. sin ser –burgues neo rural–con la actual destruccion de empleos. los super aportan mas dolor de cabeza que soluciones..

  18. madremiamadremia dice:

    A mi que me digan lo que quieran, pero cada vez que escucho lo de comprar en las tiendas de tu barrio me toca la moral, si compro la fruta en el super me sale a mitad de precio, en esta época en la que no tengo curro lo menos que quiero hacer es pagar 6 euros en la tienda de mi barrio, si puedo pagar dos en el supermercado.

    QUE BAJEN LOS PRECIOS LAS TIENDAS DE MI BARRIO Y ENTONCES EMPEZARÉ A COMPRAR ALLÍ.

  19. mara jade dice:

    ¿Cual es tu barrio, la moraleja?

  20. Leire dice:

    Es curioso como los que no están por la labor de colaborar en un consumo más responsable, además de no aportar ninguna idea, se permiten el lujo de criticar a los que lo intentan. Eso sí que me parece hipócrita y de “burgués neoliberal”. Un enorme abrazo para todos aquellos que ponen su granito de arena.

  21. fulanita dice:

    Yo voy al super y me gusta mas. Cuando voy no cojo cosas de mas sin control. Puedo coger cosillas que me apetecen que las cogeria en tienda de barrio pero wn el super lo tengo todo ahi y doy menos vueltas. Me parece excesivo no ir al super por no gastar mas. Dado que el error o defecto proviene del que compra. Si no sabe controlarse en un super pues que no vaya. Pero yo si se controlarme y ademas tampoco me incomoda la gente ni las colas. Quien no soporta esto tampoco soportara otros lugares donde sucede lo mismo. Porque estamos en planeta tierra y convivimos muchos seres humanos. No podemos evitarnos a tal punto. Y respecto a los malos sueldos, el super no es ni el primero ni el ultimo que comete esta injusticia. El mundo es como es y hay que evitar,alejarse y saber escoger bien pero sin extremismos.

  22. german dice:

    No es mio pero es lo mejor que he leido y quiero compartirlo:
    ” Un consejo para ir al supermercado es despues de comer, ya sea desayuno, almuerzo o cena, ya que asi uno no está tentado a comprar comida que no necesita, como pasteles, galletas o golosinas
    y otro consejo: ir con el dinero justo, para no sobrepasarse del presupuesto con “ofertas” o tentaciones de ultimo minuto.”

    Y añado de mi propia cosecha: lleva un listado de lo que has ido a comprar y no compres nada más. Ah y no ir con niños.

  23. armando dice:

    Es cuestion de cada persona hacer algo con lo que el marketin y este mundo capiutalalisado hizo de ellos pero estas corporaciones dañan el ambiente y no enagenan todos somo un mundo aparate pero vivimos en el mismo planeta

  24. Giselle dice:

    Me gusta la propuesta. Ahora vivo en Chile pero también viví varios años en Barcelona, y en ambos lugares hay mercados donde la fruta y la verdura es más barata que las tiendas barriales… y no se puede comparar el comprar un par de piezas en bandejas de poliestireno y nylon que comprar un montón de hermosas frutas en un mercado, con el contacto humano que eso conlleva. Nunca he gozado de buena situación económica, si viajé de Latinoamérica a Europa no fue por tener dinero, sino porque me tocó, por eso siempre tuve que buscármelas para poder vivir bien gastando menos. Así que el argumentito ese de que la ecología y el consumo responsable es para los burgueses, sé por experiencia que no es cierto. Obviamente que actualmente no se puede aplicar en todo, pero en los productos de primera necesidad, que son los que más se consumen en el mundo, sí.

    Ahora, también es verdad que cada cual ve lo que le acomoda más. Yo quisiera que todos fueramos super responsables con el planeta en el que vivimos y que no les siguiéramos haciendo el juego a las grandes empresas, pero tampoco puedo exigirle al resto que les guste cultivar una huerta igual que a mí, o que les parezca entretenido dedicar un rato a hacer pan. Obviamente para ellos ese tiempo sí existe, auqnue digan que no… basta con mirar los bares, que siempre tienen gente tomándose una cerveza, por mucha crisis y falta de tiempo que se alegue… pero cada cual verá cuales son sus prioridades.

    Saludos a los que dedican su tiempo a sembrar estas iniciativas.

Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.