Cómo hacer Sal Ahumada Casera





En la mayoría de los casos, si queremos poner un toque original a nuestros platos de siempre, nos supone pagar primadas. Esto nos sucede con la sal ahumada, catalogada como sal gourmet,la encontramos generalmente en la zona más sibarita de los supermercados. Por ejemplo, nos clavan por 250 grms de Sal Maldon ahumada, seis euricos de ná (presupuesto total diario de una familia perteneciente al afamado “club INEM”).

Integrantes del “Club Mierdaeuristas” os confesaré que no tenéis que prescindir del sibarismo en vuestra faceta culinaria. El Do it yourself (hazlo tú mismo) toma el poder…

Para hacer sal ahumada únicamente necesitas acordarte la próxima vez que hagas una barbacoa en el campo y aprovechar para hacer sal ahumada.

Además de una buena memoria, necesitarás:

* Una barbacoa o pasa directamente de ella y haz la fogata en el suelo .

* Carbón (aunque estés encaprichado de hacer una sal ahumada con un toque dulce, el de los reyes magos no sirve, ya te lo advierto).

* Cualquier tipo de sal, gruesa, fina de mesa “guarripey”, en escamas, …

* 2 Tazas de palitos y ramitas de leña
(de pino, de olivo, de viña, cualquiera sirve si la has recogido con el sudor de tu frente).

* Una bandeja desechable de aluminio
(de venta en los súper). Si no quieres gastarte la pasta en este tipo de bandejas, utiliza una de horno cualquier cacharro que aguante una fuente de calor fuerte cerca. Claro está, que luego te tocará frotar para quitar el tizne que deja el humo.

De aquí salimos todos ahumados:

1- Remoja durante una hora las ramitas y astillas de leña en agua. Mientras, aprovecha y tómate un tinto de verano.

2- Pon el carbón sólo en la mitad de la parrilla de la barbacoa y enciéndele. Si hay viento, te jodes y si no hay viento, te jodes igualmente porque no te vas a poder escaquear de quemarte los hocicos.

Si se te ha olvidado el mechero, existe la opción de encender la barbacoa con un condón y tu propia orina (seguramente iras “armado” con las dos cosas … vídeo al canto para el campo…

Cuando las llamas se apaguen y empiece a salir el humo, echa encima del carbón los palitos, astillas y ramitas de leña astillas de madera.

3- Ahora la sal, ¡¡zas!, en la bandeja de aluminio y ésta sobre la parrilla de la barbacoa ¡¡pero, ojo, NO encima del carbón y las ramitas, sino al lado!!. El kit de la cuestión es que el humo proveniente de las ramas y el carbón ahúme la sal.

4 – Déjala ahumándose durante dos horas. El resultado será una sal grisácea y ahumada que podrás utilizar para dar un toque personal en multitud de platos… carnes, pescados a la plancha, cremas, estofados… ¡¡Coño, que soso y formalito que me ha “quedao” este post, ni hay sexo, ni improperios ni exabruptos hacía los políticos, ni cachondeo, ni dobles lecturas… Espero que el próximo me quede más “salao”.

La barbacoa, mejor de leña que de gas butano, porfa…




4 comentarios sobre “Cómo hacer Sal Ahumada Casera”

  1. Siempreviva dice:

    Sería genial un post con la receta de sal de hierbas… de esas que venden carísimas pero son simples de preparar.Con una proporción de sal y otra de polvo de ajo, cebolla, puerro, perejil, …

  2. karmen dice:

    me encanto el estilo desenfadado de la receta jajjajaajaja

  3. razgriz dice:

    Buena receta! Para ahumados os recomiendo que no useis maderas con mucha resina, como pino o aveto, pues dejan un mal sabor de fondo. Mejor frutales como nogal, cerezo, manzano…

    Saludoos

  4. Gatral dice:

    Pragmatismo y desenfado, gracias

Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.