“Des-Ikea” tu mente: Hacer los Rollitos de Canela del Ikea… ¡pero caseros!





instruccciones ikea

Compré una pala en Ikea para cavar mi tumba… lara lara,lala,laralaaaaaaa!!

El enorme impacto que tiene en nuestras vidas el fenómeno de Ikea es innegable. Actualmente, una gran mayoría de visitantes del Ikea intentan convertir su visita en una terapia emocional. Pero la verdad es que del laberinto serpenteante “Ikeniano” se sale con la sensación de estar a punto de sufrir un accidente cerebrovascular, “úsease”, turulato perdido.

Lo que se esconde detrás de La República independiente del hombre más rico de Europa:

* Explotación laboral a la que son sometidos las personas que trabajan para esta multinacional en India, Vietnam, Bulgaría… (carencia de sindicatos, sueldos míseros, jornadas extenuantes, trabajo infantil…).

El ecologismo de pandereta que nos vende su catálogo no nos cuenta nada de la otra realidad de Ikea. La Ikea que contribuye a la destrucción del medio ambiente (deforestación, toneladas de emisiones de CO2, la insostenibilidad de la extracción del aceite de palma, la presencia de sustancias tóxicas en sus productos)… compré una pala en Ikea para cavar mi tumba…

* Ikea fomenta un modelo de consumo desenfrenado y la redecoración de tu vida estilo “usar y tirar” en cada temporada.

Aparte de lo antes comentado, además Ikea es un caldo de cultivo para los malos “rollitos” entre parejas (debe de ser el efecto aturdidor del laberinto que como bien indica su deficnición en la “Wiki.wiki”, es un lugar formado por calles y encrucijadas, intencionadamente complejo para confundir a quien se adentre en él).

Rollitos canela ikea caseros2

Aquí van algunos de los momentazos de las parejas de “tontolitos” desorientados en el laberinto “Ikeniano” cuando alcanzan los índices de máxima apoplejía.

1 – El momentazo “no cabe, cariño, ¡no cabe!”. Que sí, “cari”, en el catálogo pone que esta habitación tiene 10m cuadrados y la nuestra tiene 12m cuadrados, luego ya si eso comparamos un calzador en la sección de las chorradas plásticas…

2 -No doy un paso más. Es cuando un miembro de la pareja se deja caer sobre una silla o sofá y dice: “!Aclárate!, haz lo que quieras que yo te espero aquí.” Y para qué quieres más…”

3 -Dile a tu madre que no opine o se vuelve en bus. Y se monta…

4- Quien usa la cocina soy yo, así que déjame a mí decidir. De ahí se pasa rápidamente al tema de roles y quién hace qué en casa. Y se lía…

5- ¿Y dónde piensas poner eso? Que es cuando sólo a uno de los dos le da el frenesí moderno y le apetece darle un aire nuevo a la casa. Y se monta una buena sobre el gusto de cada uno.

6- Se sale por ahí, que es un atajo. Mucho ojo con esto. Es como la casilla “de puente a puente y tiro porque me lleva la corriente”, que puedes ir para adelante pero también para atrás. Y se te cae el pelo.

7- Te van a oír. “Mira esos las cortinas que están cogiendo, cómo tiene que ser su casa. Mira los pantalones que lleva, no me extraña… anda coge un lapicito de madera”.

8- “Déjame que yo puedo”, que suele acabar con escandalera al caer la “GINKLF” a plomo sobre el carro desde la estantería. “Te lo había avisado”. “!Y tú, solo tenías que sujetar el carro!”. Y se vuelve a montar…

9- En caja: teníamos que habernos puesto en esa fila, teníamos que habernos puesto en esa fila, teníamos que habernos puesto en esa fila. Los de las cortinas ya han salido y se van a comprar todas las galletas.

10- “No caben 2”. En el parking cuando la JRANFKL, como decía la contraparte, no cabe ni de broma y fuerzas por orgullo. Estás dispuesto a conducir con la nariz pegada al cristal, te cargas el embellecedor del asiento, salta el cenicero lateral y al desistir, ya sin fuerzas, te cae en el pié al apoyarlo en el suelo. “ !Ves, eso por lo del talón de antes!”

11- ( Ya en casa) ¡Sobran piezas! Estos cachondos se han equivocado. (De eso nada. Solo se conoce de un caso en la historia, en Oslo, en que a una mesilla le sobraba uno de los plásticos que se ponen bajo las patas para que no raye el suelo, e IKEA les amuebló la casa entera gratis y a casi medio Oslo). Más vale empezar de nuevo, luego no llores cuando tu armario se caiga a pedazos.

Hala venga, que tanto ajetreo da mucha hambre…

Rollitos de Canela de Ikea caseros

Caracolas canela Ikea caseras kanelbullar

Los Rollitos de canela que se venden como “rosquillas” para los desayunos y las meriendas en el Ikea, son Kanelbullar suecos y aquí tienes la receta para hacerlos en casa sin tener que pasar por el suplicio de ir a Ikea a comprarlos.

Te salen unos 20 Rollitos aprox

Ingredientes

La Masa

* Dos cucharadas colmadas de mantequilla (aprox 100g)
* 250 ml leche
* 25g levadura fresca o de panadero
* Una pizca de sal
* Medio (vaso de los de agua) de azúcar (aprox 120g)
* 500 g de Harina de fuerza
* Opcional un “flush” de cardamomo en polvo

1 – Pilla una olla (o un “miniondas”), templa (a unos 37º, sin dejar que llegue a hervir) en ella la mantequilla y la leche.

2 – Diluye la levadura fresca en un cuenco con algo de la leche que has templado. Mezcla a manubrio (que mola más sobar la masa) o a batidora, la leche tibia, la sal, el azúcar y la harina. Amasa-que-te-aremasa-

3 – Mete el pegote en un cuenco y tapa con un paño limpio. Deja que medite durante media hora en un sitio cálido (pj un radiador). La masa crecerá como los Gremlings si les das de cenar después de las 12pm.

El relleno

* Dos cucharadas colmadas de mantequilla blanda (aprox 100g)
* Cuatro cucharadas de azúcar blanquilla o moreno (aprox 80g)
* 1 1/2 cucharada rasa de canela molida
* Una cucharada de agua

4- Aplana la masa con un rodillo o una botella de cristal. Mezcla la mantequilla blanda con la canela, el agua y el azúcar. Unta la mezcla mantequillo-canelada encima de la masa. Enrolla la masa y corta en tiras de 2cm.

El Glaseado

* Un huevo batido
* Media cucharadita de agua
* Una pizca de sal
* Azúcar granulado (lo puedes hacer tu mism@ formando bolitas con una mezcla de azúcar glass con un poco de agua, paso a paso aquí)

5 – Deja en paz durante 30 minutos más. Al finalizar este tiempo, pinturrejea las caracolas con el huevo batido mezclado con la cucharada de agua y la pizca de sal. Añade por encima de los rollitos pegotitos del azúcar granuladoLas pones en una bandeja de horno, sobre papel de hornear, moldes grandes de magdalenas o espolvorea la bandeja con algo de harina para que no se peguen. Mientras, para que tengas algo que hacer, precalienta el horno a 250ºC

6 – ¡Al horno! de 5 a 10 minutos a 250°C .

Aquí os dejo unas instrucciones para montar un bebé, que es mucho más divertido que ir a perderse por los laberintos del Ikea.

Instrucciones Ikea Rollitos canela Ikea caseros

Fuentes:

Rebelión.org libro “IKEA, un modelo desmontable”, escrito por Olivier Baily, Denis Lambert y Jean-Marc Caudron

Yorokobu

Mikesacks




Tags:

5 comentarios sobre ““Des-Ikea” tu mente: Hacer los Rollitos de Canela del Ikea… ¡pero caseros!”

  1. Amparo Vázquez dice:

    Pues me he reído porque yo ya hará unos 4 años que dejé de pisar Ikea ( y eso que me sabía los trucos para recortar caminos); pero me di cuenta que todo es siempre igual aunque la decoración sea diferente, así que les dije “Adiós”. Lo mismo en el Corte Inglés donde todavía hace más años que no lo piso, aunque he de reconocer que tienen, al menos, variedad; pero es Sierra Morena.
    Odio las aglomeraciones, debe ser que me hago vieja.

  2. Amparo Vázquez dice:

    ¡Ah! y se me ha olvidado comentar que los rollitos, que no los he probado, con tanta mantequilla deben ser una bomba de colesterol. Mucho mejor una ensaimada mallorquina de sobrasada o de cabello de ángel.

  3. Bego dice:

    Anda que la sobrasada y el colesterol…! (Sin acritud) ;) jijijiji

  4. bako dice:

    aiii que risaaaa marialuisa!! totalemnte cierto! y graciias por ponerle nombre a ese mareo, angustia q se siente tras tanto tiempo en un sitio viendo cosas i mas cosas i mas cosas sin encontrar la salida, i con miedo a coger un pasillo que puede q sea un atajo o nooooo..no hai atajoos q horroor! i mucha gentee perdida, caras desganadas i otras entusiastas q no entiendes!y por otra parte, la mania de renovar muebles y decoración comprando cosas inutiles, con lo facil q es cambiar las q ya tenemos….buenisimoo me reido muchoo!

  5. Irene Sotos Erce dice:

    A mi me encanta ir a los traperos de Emaús.

Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.