Al igual que casi todas las webs, este sitio utiliza cookies. Al navegar aquí estás aceptando el uso de cookies. Más información en Política de cookies

20 secretos inconfesables de los restaurantes



Publicidad google

Yo confieso secretos inconfesables, tretas y demás “fechorías” que son realizados en una gran mayoría de restaurantes y vistos por mis propios ojos a lo largo de más de 20 años trabajando en el mundo de la restauración.

Yo confieso:

1 – Caca-huetes

Los cacahuetes pelados que te ponemos de acompañamiento junto a tu bebida, llevan un extra gratuito de bacterias coliformes. Así quedó demostrado en un análisis llevado a cabo en el 2003 por el Evening Standard de Londres. En el 70% de los casos los cacahuetes contenía enterobacterias, que también se encuentran en las heces. En el estudio se comprobó que sólo el 58% de la clientela que entra al baño en un restaurante, se lava las manos. Los cacahuetes pelados se reciclan al igual que otros frutos secos pelados que se ponen como aperitivo, ahí tenéis la clave.

2 – El limón de “Magia” Bórax.

Si algunos productos empiezan a perder su frescura, se les añade zumo de limón para que neutralice ese sabor enrarecido de la comida que está comenzando a estropearse. Además el limón mata muchas bacterias.

3 – ¡Camarero, mi copa tiene tropezones!

Los lavavajillas de las copas de muchos restaurantes, necesitan que les vacíen y les llenen de agua limpia varias veces a lo largo de la jornada. Si hay mucho ajetreo en el restaurante, ese cambio de agua sucia nos lo pasamos por los “webs”, y te lavamos las copas con el agua sucia de haber lavado las decenas de copas anteriores a la tuya.

4 – Limones con todo su “sabor”.

Los limones que te ponemos en forma de rodajitas en las bebidas, no los lavamos ni de coña. Se les quita la pegatina (algunas veces hasta eso se nos olvida), se cortan y los manoseamos (los camareros no usan guantes) para depositarlos en un recipiente hasta que llegan a tu vaso de bebida. Lo siento por los que comen todo ecológico.

5 – ¡¡Corred, corred malditos, que hay prisas!!.

Los peores días para ir a un restaurante son los días de fiesta, (día de la madre, día de todos los santos, día del borrego, días en el que todo el mundo sale, etc….). Con tanto ajetreo, todo el proceso, desde que haces tu pedido, hasta que la comida llega a tu mesa, se desbarata.
Por ejemplo, si al camarero se le cae algo de comida desde tu plato, muy seguramente, lo recogerá y volverá a ponerlo en el plato y ¡¡hala, para la mesa, que hay prisa!!. Las copas y vasos ni siquiera se meten en el lavavajillas, se les enjuaga debajo del grifo y santas pascuas.

6 – Ahora que están tan de moda esos contrastes de texturas en los platos

Si nos caes mal, tardamos un poco más de la cuenta para servirte, es nuestra venganza por ser como eres. Los más retorcidos te escupirán en la comida. Al fin y al cabo un gapo (o un moco en los casos más repelentes) es muy difícil de detectar entre la multitud de texturas y colores de tu plato. Así que intenta ser un poco más amable con nosotros (por la cuenta que te trae).

7 – ¡Uy, que majos, por cortesía de la casa!

El pan con aceite que te ponemos en la mesa, los pinchos, aperitivos o los platitos de aceitunas denominados “por cortesía de la casa” se recicla de una mesa a otra. Estos aperitivos sirven para estimular tu apetito y sed, por eso estamos aleccionados para endiñártelos antes de que mires la carta y pidas.

8 – Señor, le recomiendo estos percebes que están a punto de perecer, están “de muerte”, oíga.

Las recomendaciones del maitre que aparecen en la carta, por lo general abarcan desde el plato que se les esta quedando retrasado, al plato en el que ganan más pasta.

9 – ¡¡Zorra, putón desorejado, puto roñoso, tacaño sin escaño, piiiiii!!…)

Si no nos dejas propina, antes de que estés saliendo por la puerta del restaurante te estaremos poniendo de usurero (y otros “cariñosos” apelativos) para arriba, por muy tía buenorra que seas o tío más enrollado. Si vuelves a ese restaurante, la próxima vez muy posiblemente no te tratarán tan bien.

10 – Ains, por fin voy a poner en práctica lo aprendido en mi cursillo de cata de vino.

Si el restaurante, no es un restaurante de lujo (incluso en éstos sucede), comienzas a realizar toda la parafernalia en torno a una copa de vino recién servida (oler, comprobación de rastro en paredes de la copa, mirar el color del vino al contraluz), nosotros, los camareros, estaremos pensando delante de tus narices que eres un oligofrénico petulante y pretencioso. Pondremos en conocimiento de nuestros compañeros nuestro hallazgo con un “¡¡ya tenemos al “gilipolli” de turno, en la mesa tal!!”. Te mirarán de reojo como a un mono de feria.

11 – ¡¡Uy, hemos llegado por los pelos!!

Si llegas 15 minutos antes del cierre de cocina, nos “cagaremos en tus muertos y en los de tus vecinos y en los hijos de tus otros vecinos” con una forzosa sonrisita dibujada en nuestras caras demacradas después del curro de 10 horas.

12 – Por favor camarero, para mí, un café cortado, descafeinado, corto de café, con la leche desnatada y en taza de desayuno.

Si eres una de esas mesas grandes que piden los cafés de uno en uno y cada café distinto (cortado, con la leche fría pero con espuma, con leche corto de café, descafeinado-que-tengo-los-nervios de-punta-por-la-comunión-de-manolito!, café solo, pero con tres goticas de leche…) lo más seguro es que todos acabéis tomando el mismo tipo de café, creyendo que cada uno toma el café que ha pedido.

13 – Suicidios inexplicables, reanimación bajo el agua.

¡Uy, que al cocinero se le ha “suicidado” el entrecotte, tirándose en caída libre desde la parrilla hasta el suelo!. No pasa na de na, el calor mata todos los “bichitos”, se pasa el entrecotte por debajo del grifo de agua y vuelta a la parrilla. Que-asco-por-favor.

14 – Polis buenos, polis cagones.

Si eres un agente de la ley en servicio, no se te ocurra olvidarte la pistola en la cisterna del wc después de desalojar tu vientre. Algún camarero lo recogerá como si de un juguete se tratara y puede acaecer una desgracia en la que aparecerá tu número de licencia. Surrealista, pero real, te lo digo yo que lo he vivido.

15 – Nuestra tarta casera, “de la casa”, hecha en esta casa está de lujo, señora.

En muchos restaurantes, los postres, tartas caseros y demás equis caseros, no son hechos en el propio restaurante. Se los proporcionan pastelerías diariamente. En algunos casos, siguen siendo caseros (pero de la pastelería), lo malo es que muchos restaurantes alardean de que son postres caseros propios. Ni que decir del incremento de precio, al no hacerse el postre casero en el propio restaurante.

16 – Camarero, por favor, los espaguetis del niño sin azúcar

Para que a los niños les guste la comida del restaurante, añadimos un extra de azúcar a la mayoría de los platos que piden.

17 – Por favor camarero, quite ese iceberg de mi copa.

Por deseo expreso del jefe, te pondremos hielos a “tutti pleni” en los whiskys y bebidas caras. Mayor cantidad de hielo, menor cantidad de bebida. Por los mismos deseos vendedores del jefe te obsequiaremos con aperitivos saladísimos, para que inviertas en bebidas para calmar tu sed.

18 – ¡Comida recién hecha!

La mayoría de los platos son preparados en cocina horas antes de que tú los pidas. Se mantienen calientes en recipientes puestos al baño maría. Cuando pidas tu plato, el cocinero le dará el toque final.

19 – ¡Que niños más ricos!… para meterlos directamente en el horno.

La verdad es que se nos llevan los demonios cuando nos toca servir una mesa con muchos mocoso, perdón niños angelicales, entre los comensales. Lo disimulamos diciendo ¡¡qué ricos!!, cuando en verdad queremos decir… ¡¡qué cochinos, como han dejado la mesa!!.

20 – Jarra de agua que cae como un jarro de agua fría cuando te la niegan.

Por deseo expreso de la directiva, no te pondremos una jarra de agua en la mesa, aunque vengas de atravesar el desierto del Gobi. El agua de botella quita más la sed, según un jefe mío muy de marketing. Tan sólo tienes que levantarte y pedir un vaso de agua tras otro en la barra (aunque sólo sea a modo de queja). Hasta ahora no he visto negar un vaso de agua en la barra en ningún bar.

Nota para no dar la nota: todas estas actividades “clandestinas” son llevadas a cabo en una gran mayoría de restaurantes, lo que no significa que muchos establecimientos no sean completamente dignos de toda nuestra confianza. Por otro lado, estas actuaciones se dan en restaurantes de todas las categorías.




Tags:

19 comentarios sobre “20 secretos inconfesables de los restaurantes”

  1. Loreamar dice:

    No te olvides del rellenado de las gaseosas, agua, etc. También en licores.
    Salsas que al día siguiente se convierten en otras. Reciclar es bueno dicen. XDDD
    El caso más grave que he conocido de reciclaje es del reciclaje de la paella que es muy popular, se puede convertir en sopa por ejemplo.

  2. Hastaloscojones dice:

    Me he reido a cohones, jajajajaes. Todo es verdad …

  3. Javier dice:

    jajajaj!!! Yo trabajé en un restaurante hace unos años y doy fé!!

  4. angel dice:

    y EN LAS FERIAS NO OS DIGO NA´´ENCIMA QUE SON CARISIMOS,TE PONEN MIERDA.¿PERO QUE HACEMOS?TENDREMOS QUE SALIR CON LA MUJER Y LOS NIÑOS.NO PODEMOS ESTAR SIEMPRE COMIENDO EN CASA.POR ESO EN ESTE PLANETA SE HA DICHO´´lo que no mata engorda´´

  5. cam dice:

    Todo verdad. Todo verdadísimo. Lo del limon, lo del cafe… todo. Mi experiencia fue excesivamente pija, con el gilipollas que te pide que le eches el vino en decantador cuando tienes mil clientes, la famosa fiesta de año nuevo en la que rellenamos las botellas de agua pija de los pirineos chuliguays de 30 pavos la unidad con agua del grifo…

  6. AURELIO dice:

    Es para temblar,pero esta bien conocer para estar prevenidos.Aurelio

  7. miguel angel dice:

    bueno,yo soy cocinero y me encanto el articulo,me jarte de reir….
    pero decir que depende siempre de la etica de las personas y que no todos hacen este tipo de cosas,lo malo es que cada vez se hace mas,ya que tienes que reducir costes,de todas formas,chapo por el que plasmo desde dentro los entresijos de este gran trabajo llamado hosteleria.

  8. Surmano dice:

    Genial, 20 motivos más para no dejar propina NUNCA. Y yo que tenía remordimiento…..

    Ahí os jodan.

  9. kreaten dice:

    Cierto, sin trabajar en uno lo deducia todo, siempre como en casa, no pago por algo que pueda hacer yo o por parecer rico.

  10. Gutem dice:

    Ya lo decia mi abuela, como lo que tu te guises nadie te guisara.

  11. mothz dice:

    pues… no se en que restaurantes trabajais… xo en el mio no

  12. teeny dice:

    Lo que no mata engorda y nos hace mas resistentes jajajajajaaaa
    ¿que solamente un 58% se lavan las manos después de usar el baño? No me lo creo, que hagan otro estudio y seguramente se quedarán muy por debajo de esa cifra. A lo mejor lo confundieron con el porcentaje de los que abandonan el baño dejando suciedad….

  13. Creades dice:

    umm… yo tambien trabajé mucho tiempo mientras estudiaba… y luego despúes de esturiar xD

    Y desde la última vez… he decidido que prefiero ir a repartir publicidad que volver de camarera a ningún sitio.

    Las razones son:

    1 todas las porquerias que se hacen, 2 lo que se hace de caja a diario, 3 lo que se les paga a los trabajadores, 3 el trato que se nos da, tanto dentro del negocio, como por parte de los clientes, 4 que en ved de darte los pinchos que sobren se tire la comida a la basura …

  14. Radha dice:

    Doy fé de lo descrito y yo viví muchas circunstancias peores en la cocina de un restaurante en el Valle de Arán, todos los guisados de carne de caza se guardaban en la càmera incluso con el cucharón que la cocinera no retiraba, como se guisaban con vino tinto ó vinagre nunca olian mal aunque llevaran semanas guisados, los chuletones los descongelaban en la pica de la cocina sumergidos en agua caliente para ir más rápido, etc…menos mal que era vegetariana, si no lo hubiera sido hubiera decidido serlo. Mucho major los restaurantes ó cafeterias con la cocina a la vista.

  15. guerrillerosglobales | 20 secretos inconfesables de los restaurantes dice:

    […] http://www.recetasmierdaeuristas.com/50-cosas-que-te-cuentan-los-camareros/ […]

  16. Eye dice:

    Yo nunca he sido camarero pero sí bebedor habitual de vino, y los fantasmas que ensayan “la cata del vino”, dejándolo en la copa para que “se oxigene”, oliéndolo como si fuera colonia y demás…, me tocan un poco la moral, sí. Además, a muchos les servirías tintorro cabezón y no notarían la diferencia.

    El caso es que el vino que más a gusto me he bebido era una cosa indescriptible que salía de una bota durante la cosecha de la aceituna. No ganaría ningún concurso pero a los jornaleros que estábamos allí nos levantaba el alma :).

  17. xevi dice:

    Todos aquellos que sois camareros y dáis fe de todo eso porque lo habéis visto y habéis callado como perros, así os entre una ulcera

  18. quillo dice:

    jajajajajajaja, que risa me he dado. eso si, como camarero, he de decir, que entre el jefe pinchandote por un lado, y el cliente (hay clientes y clientes, y algunos son para darles de comer aparte… y no hablo solo de las propinas, por cierto invito a que se haga tambien un listado de los clientes aqui) estas cosas se hacen con mas frecuencia de la que se deberia (la ley de los 30 segundos es basica).

    por cierto, xevi, a quien le va a entarr la ulcera va a ser a ti, mira primero las trastadas que haces en un trabajo, y despues opina de el de los demas

  19. la cocinera dice:

    Buenisimos todos los comentarios pero se quedan cortos , para entenderlo debes trabajar en hora punta y a un ritmo imposible se te olvidan todas las normas de hosteleria solo son eso normas . Lo que mas me gusta es esa super carta que tenemos todo al vacio cocinado ya hace varias semanas y reconstituido en el baño maria cuanta ignorancia!!!! Y encima cuesta el triple q el menu diario . Un buen consejo tomad el plato q todavia le faltan unos minutos por terminar es el mas rico y fresco .Sentimos haber dañado vuestra sensibilidad pero en todos los trabajos se cuecen habas!!!! Y sino q algun valiente medico nos cuente los entresijos de su profesion .

Deja un comentario

Sidebar3 : Please add some widgets here.